QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Dirigir una orquesta en el Museu de la Música

Incorpora una experiencia interactiva y muestra más de 500 instrumentos

Fachada del Museu de la Música, junto al Auditori de Barcelona

Fachada del Museu de la Música, junto al Auditori de Barcelona / SARA GUASTEVÍ

El Auditori de Barcelona es una de las mejores salas de conciertos que tenemos y un recinto por el que han pasado grandes artistas. Pero hay gente que ignora que, justo al lado, se encuentra un interesante centro que permite repasar la historia de este arte. Se trata del Museu de la Música dedicado, básicamente, a los instrumentos de todo tipo. Tienen un archivo de más de 2.000 de los que tan solo exhiben una cuarta parte, pero es una muestra completísima desde los más conocidos o los más exóticos. Pongámosle un poco de ritmo a nuestra vida y démonos un paseo por sus instalaciones.

Anuncio promocional de esta nueva propuesta del Museu de la Música.

/ AJUNTAMENT DE BARCELONA

Convertirnos en director de orquesta

Para empezar, destacaremos la última novedad que se puede disfrutar al final de la visita. Se trata de una instalación interactiva titulada Dirige la orquesta, dirige la banda. Para ello debemos penetrar en una pequeña estancia frente a una pantalla envolvente y situarnos enfrente sobre un círculo que está marcado. Una vez allí se nos abrirán dos opciones: podemos dirigir a la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya interpretando Ode and die Freude, más conocida como el Himno de la Alegría de Beethoven o a la Banda Municipal de Barcelona con el preludio de Carmen. Podemos mover los brazos a nuestra manera para darle el tempo adecuado. En la parte inferior, hay un semicírculo que nos indicará si lo estamos haciendo bien (verde), regular (naranja) o fatal (rojo). Si cumplimos con nuestro cometido, la formación nos felicitará al final.

En la parte inferior de la imagen podemos ver si lo estamos haciendo bien, regular o fatal.

/ EPC

La historia y la evolución de la música

Repasemos ahora el museo propiamente dicho que se inicia con una serie de cilindros transparentes en los que podremos ver un montón de instrumentos que ejemplifican la evolución de la música con explicaciones sobre cada periodo: como fenómeno universal (del conocido violonchelo a piezas africanas como el mbe’i o el n’go), el lenguaje de los sonidos (con el saragi de Calcuta o los tambores del Nepal), el sonido del tiempo del pasado (sobre todo instrumentos de viento como flautas, el rossinyol, clarinete, oboe o saxofón) o la música como lenguaje (con objetos tan insólitos como el rebab marroquí, el kurtal de Calcuta o el palo de agua ecuatoriano). Algunos de ellos tienen formas muy originales.

A lo largo descubriremos instrumentos con las formas más exóticas.

/ EPC

Al llegar a la segunda estancia vemos a nuestra derecha como se dedica la parte lateral a ir explicando la historia de la música desde el inicio de los tiempos en La permanencia del sonido, de la tradición oral a la grabación digital. Estas informaciones nos irán acompañando durante todo el trayecto, así como vídeos cortos que nos permiten profundizar en los temas. Aquí, los instrumentos se suceden protegidos por unas vitrinas. Encontraremos la viola de arco o de rueda, el laúd o el arpa, los de grandes dimensiones (clavicordio del siglo XVIII, claviórganos y órganos) así como los más identificados con el barroco (violas, oboe o violonchelo) o el clasicismo (timbales, fagot o trompa).

Los órganos, claviórganos y clavicordios son algunos de los ejemplares históricos de la colección.

/ SARA GUASTEVÍ

Órganos, guitarras y sintetizadores

También hay un ejemplar histórico, se trata del piano de cola Pleyer construido en 1948 que regaló un melómano a Pau Casals y con el cual compuso muchas de sus obras en el exilio en Prada de Conflent. En el lateral izquierdo se encuentran los más espectaculares, grandes órganos o pianos con funciones también decorativas con forma de mesa, armario, escritorio o jirafa. Llegamos al siglo XIX con nuevas corrientes y el predominio de saxofones y los trombones, pero también la última moda, los primeros aparatos para grabar o reproducir música como el gramófono o el fonógrafo.

El histórico piano en el que Pau Casals compuso algunas de sus obras en el exilio.

/ EPC

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

El museo presume, y con razón, de tener una de las más importantes colecciones de guitarras clásicas, desde el siglo XVI a nuestros días con ejemplos como las construidas por Antonio de Torres, la guitarra Fender o la guitarra Francisco Pagés que perteneció a Victoria de los Ángeles. Ya hemos entrado en el siglo XX y, con él, la guitarra eléctrica, el bajo, la batería o el sintetizador que permiten nuevos sonidos. Paralelamente, el magnetófono, el ecualizador o el ordenador Atari y del gramófono pasamos a los tocadiscos y a los muebles compactos que combinan varios de estos elementos.

El Museu de la Música muestra una gran colección de guitarras clásicas

/ SARA GUASTEVÍ

Músicas exóticas y otras experiencias

El último tramo se dedica a las músicas más exóticas con el título Música als dits. La primera parte está dedicada a los instrumentos africanos, para luego seguir con los asiáticos y, más concretamente, los japoneses. Todo un mundo repleto de formas y sonidos diferentes. Cabe mencionar que también hay algunos espacios interactivos, que ofrecen una audio guía para recorrerlo, así como una sala específica donde se pueden tocar algunos instrumentos y que resulta especialmente atractiva para ir con niños. Un viaje fantástico, repleto de notas y colorido, por la historia de la música.

El último apartado está dedicado a los instrumentos de lugares exóticos.

/ SARA GUASTEVÍ

Noticias relacionadas

Museu de la Música

¿Dónde? Lepant, 150.

¿Cuándo? martes, miércoles y viernes (de 10 a 18 h.), jueves (de 10 a 21 h.), sábados y domingos (de 10 a 19 horas).

Precio: 6 euros, aunque es gratuito en algunos días y horas.

Más información: Museu de la Música.