Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

'MADE IN BCN'

12 artesanos de Barcelona que debes tener fichados

Sastres, ebanistas, ceramistas, sombrereros, taxidermistas textiles, joyeros, artistas de los neones... Una nueva generación de artesanos enriquece el panorama creativo de la ciudad

Laia Zieger

En Luminosos Villoro trabajan con el neón desde hace dos generaciones.

En Luminosos Villoro trabajan con el neón desde hace dos generaciones. / Martí Fradera

Barceloneses de toda la vida o bien de adopción, vástagos de un linaje artesano o recién estrenados creadores que han aprendido oficios manuales y tradicionales o, incluso, han abandonado sus profesiones para probar suerte y tratar de convertir su pasión en una nueva profesión… Sea como sea su currículo, todos ellos pertenecen a la nueva generación de artesanos cuyas creaciones 'made in Barcelona' triunfan aquí y allá. Ceramistas, carpinteros, joyeros, sastres… Estos son los que hay que tener fichados para dar con piezas únicas, de calidad y kilómetro 0.

1. Luminosos Villoro

Neones de diseño

Aquí, trabajar el neón es un asunto familiar. El padre enseñó al hijo, que convirtió la línea puramente funcional en más artística y –las cosas como son­– más 'cool'. Todo ello en una época en la que el neón está viviendo una nueva edad de oro como elemento decorativo. Y si bien se ha colado en los interiorismos más contemporáneos, permanece arraigado a la tradición por el saber hacer que requiere este oficio. "No hay máquina que pueda hacer este trabajo. Es totalmente manual. La llama del fuego, la creación de las curvas del cristal, el soplado… Todo se adapta a cada pieza y circunstancia", explica Leo Villoro, al mando de esta casa que no solo pone luz a los locales más de moda del país, sino también a anuncios, películas e interiores de particulares. "Es bonito mantener un oficio tradicional y que, de alguna manera, participe de la estética urbana y callejera. Hay muchos emblemas de la ciudad que, precisamente, tienen que ver con un neón: el rótulo de la emblemática tienda Vinçon, el búho de la Diagonal...", recuerda Villoro. Plaza de Eduardo Torroja, 19


2. Softheads

La taxidermia más 'cool'

Sergio Roger, de 36 años, estudió Bellas Artes en Berlín y Estocolmo antes de regresar a su Barcelona natal en el año 2011, donde fundó su marca, Softheads. "Coincidió con el auge de la artesanía, una tendencia que se ha convertido en una línea consolidada", explica. Lo suyo es la creación ­­–muy molona, por cierto– de esculturas textiles de autor que fusionan diseño y arte, y que responden a procesos de creación limitados o, incluso, totalmente exclusivos. Si bien empezó y se dio a conocer con llamativas cabezas-trofeo de animales de aire hipster ("la taxidermia textil me gustaba porque podía reinterpretar un elemento con connotaciones negativas para algunos y convertirlo en algo decorativo divertido, más fino", dice), ahora ha ampliado su catálogo con bustos de inspiración clásica también realizados con tapicería contemporánea. "Estoy evolucionando la marca hacia nuevos elementos. Pero perduran siempre como valores el 'made in Barcelona', el uso de materiales de calidad y los acabados a mano". Las cabezas de ciervos, perros, rinocerontes, unicornios, gatos, ovejas y gallinas de Softheads quedarán de lujo tanto en habitaciones infantiles como en cualquier interior cuyos dueños se atrevan con un elemento de semejante personalidad. Eso sí, se convertirá, seguro, en uno más del hogar. Calle de Lledó, 11


3. Amalia Vermell

Joyería artística

Desde la idea hasta el boceto, la producción, el acabado y la venta, todas las piezas de cada colección limitada de esta marca nacen y se hacen en el estudio de joyería de Gràcia. Fundada en el 2011, la marca Amalia Vermell pertenece a Pamela Pérez Masferrer y Laia Adsuara Nadeu, formadas en arte y diseño y especializadas en joyería, que se dedican a crear piezas de joyería artísticas exclusivas en diseño –no en precio– de una elegante y sencilla belleza, con personalidad gracias a sus marcados colores. También realizan piezas personalizadas, bajo petición, y organizan talleres de joyería. "Esto último es particularmente interesante porque hace tomar conciencia del valor de cada pieza y permite enriquecer el oficio", explica Pamela, que señala: "Hace unos años que la artesanía local, cuidada y de diseño, está cogiendo fuerza en Barcelona. Hay muchos y muy buenos creadores". Calle de Francisco Giner, 49


4. Klimbim

Joyas hechas a mano, una por una

joan torrens

Piezas femeninas, atemporales y de líneas simples, inspiradas en las formas geométricas arquitectónicas. Así son las creaciones de Johanna Gross, alemana de origen y barcelonesa de adopción desde que se instaló en la capital catalana para estudiar y quedarse ahí para siempre. Su concepto de joyería artesanal, íntegramente realizada a mano, pieza por pieza, en Barcelona, es la simbiosis de su imaginación y creatividad, combinada con el saber hacer de otros artesanos locales: joyeros que montan y fabrican los elementos y proveedores de materiales. Sus pulseras, colgantes, collares, pendientes y anillos para mujeres se pueden adquirir en su web, en mercados urbanos y en tiendas locales.


5. Rooftop Smokehouse

Carnes y pescados ahumados en un tejado de Barcelona

El mundo 'foodie' no es una excepción en el interés por los productos artesanos. Ganan terreno los elaborados con materia prima de calidad, proximidad y con los máximos criterios de naturalidad. Encontramos así toda una línea sibarita de marcas diversas, 'made in Barcelona' y que siguen los criterios mencionados. Desde la cerveza Cerdos Voladores hasta los chocolates Exalta, entre otros. Incluso existen ahumados de creación urbanita. Los chicos de Rooftop Smokehouse elaboran mantequilla, pescados, mariscos y carnes. El negocio empezó hace cinco años en un terrado del barrio de Sant Antoni, donde un grupo de amigos empezó a ahumar pato, pulpo y caballa con leña de roble. Se les fue de las manos. Hoy, el negocio ha crecido y, además de ahumados, tienen productos fermentados, curados y encurtidos. También un pastrami bar (Rera Palau, 4) y una tienda (Parlament, 19), y su sede se ha trasladado a la vintage Fábrica Lehman (Consell de Cent, 159). Lo que no ha cambiado es su lema: Desde Barcelona...


6. Potions BCN

Cosmética de kilómetro 0

Veganos, libres de crueldad animal, casi siempre ecológico y, por supuesto, fabricados en Barcelona. Todo eso y más son los productos de higiene y cosmética que fabrica Potions BCN. Un nombre que, con su toque inglés, ya aporta un aire 'trendy'. Desde el 2014, ha ido creciendo y hoy su catálogo integra pociones que van desde aceites y cremas hasta velas y jabones. ¿Qué valor aporta a una marca como esta el hecho aquí?  "Es una seña de identidad. La mayoría de nuestros productos tienen un nombre relacionado con la ciudad o con alguno de los antepasados que vivieron en ella, cuentan una historia. El 90% de nuestros proveedores son también de Barcelona. Para el consumidor también es sinónimo de calidad y apoyo al tejido comercial de la zona", responden.


7. Adarbakar

Cerámica minimalista 100% 'handmade'

kike del olmo

La historia de Ima Garmendia coincide con la de muchos artesanos de Barcelona. Convirtió su pasión en su oficio. Fotógrafa desde hacía años, esta vasca de nacimiento se apuntó por curiosidad a un taller de cerámica y, según ella misma cuenta, se enganchó "inmediatamente". Tanto, que cada vez quería hacer menos fotos y más cerámica. Su inquietud culminó con la apertura, hace poco más de un año, de su taller Adarbakar. La marca se caracteriza por la creación de vajillas y lámparas únicas hechas a mano, en barro y de estética minimalista, con colores suaves e imágenes de fauna o flora a modo de decoración. La artista vende sus diseños en mercados urbanos y en alguna tienda local, y también a restaurantes. Su taller está abierto al público previa petición. Calle de Sant Pere més Baix, 56


8. aPunt Barcelona

Para jugar 'slow'

Los accesorios y juguetes de materiales naturales y de creación responsable se valoran cada vez más. Unos requisitos que cumple la marca aPunt Barcelona, que propone toda una gama de juegos y complementos para acompañar a los más pequeños en su crecimiento y desarrollo. Sonajeros, mordedores, portachupetes y juegos infantiles que estimulan el aprendizaje, la imaginación y el juego de los niños, hechos a mano íntegramente en Barcelona en colaboración con una fundación social y apostando por la originalidad y el diseño. El concepto de aPunt es "jugar 'slow', en todos los sentidos", como explican desde esta firma, dejando claro que apostar por sus valores también implica cambiar el chip. Una cosa hecha a mano, de proximidad, sostenible no puede competir con los precios de las grandes superficies o de producción industrial.


9. Mas Fuster

La belleza está en la madera

El ebanista trabaja la madera para darle forma, belleza y funcionalidad. Este es el oficio de Xavier Mas (1967). Tras dedicarse al arte a fondo (estudió Bellas Artes, ha sido pintor y ha trabajado en museos de arte contemporáneo), hace dos décadas descubrió su pasión, camino que decidió emprender con éxito. Al mando de su taller desde entonces, ha centrado su maestría en el diseño y construcción de muebles y objetos cotidianos para el hogar realizados a medida. ¿Cómo se posiciona en el mercado del mueble? "Se trata del viejo debate entre industrial y artesanal, entre bienes de consumo de un solo uso hechos en serie por máquinas con materiales sintéticos u objetos para toda la vida, únicos, hechos atentamente por personas que tratan materiales orgánicos con respeto y compromiso. Veo a mucha más gente que no solo quiere rodearse de este tipo de objetos, sino que también quieren saber cómo fueron creados: la sostenibilidad de su producción y el origen de los materiales empleados", explica Xavier. Plaza del Nou 1 (sector C, local 1)


10. Agustina Studio

Estampados barceloneses

Agustina Studio diseña estampados aplicados a materiales y acabados técnicos para interiorismo. Esto significa que sus creaciones toman paredes, suelos o textiles de accesorios para el hogar y el día a día, de producción totalmente local, que se dotan de una línea de inspiración mediterránea con identidad y alma propia. Su aportación al tejido artesanal local también se reafirma con su colaboración constante con profesionales del sector de la arquitectura o interiorismo, con lo que deja su huella en proyectos a medida tanto en hoteles y viviendas como en espacios públicos de la ciudad. Torrent de l’Olla, 177


11. Andrea Viêntëc

Sombrerería y turbantes

Tejidos con estampación artesana y patrones propios. Así son los complementos para la cabeza que idea y crea a mano la diseñadora barcelonesa Andrea Viêntëc, conocida por sus sombreros, diademas, turbantes, gorros y una línea de joyería. Si bien trabaja distintas colecciones por temporada, responde también a solicitudes directas de clientes. ¿En qué se caracterizan sus piezas? Lucen patrones de líneas simples, piezas versátiles y materiales de estampados y tejidos ricos. Otro de sus puntos diferenciales es su colaboración con otros creadores barceloneses de diferentes disciplinas (cerámica, fotografía, danza…) para enriquecer y embellecer su universo.


12. Sastrería Arnau Aguilar

Elegancia a medida

Arnau Aguilar es una figura que, para muchos –y con razón– simboliza la máxima elegancia. Ejerce como sastre con un saber hacer 100% artesanal y tradicional que ha ido acumulando gracias a su experiencia en firmas locales de prestigio internacional como J. M. Blasi y Santa Eulàlia. Sus piezas, confeccionadas a medida con tejidos de la mejor calidad y de estética contemporánea, van desde el riguroso traje hasta gabardinas, saharianas, faldas, camisas… ¿Quiénes son sus clientes? "Gente joven y de mediana edad a la que le gusta vestir bien y diferente, que valora la artesanía, la exclusividad, vivir la experiencia sartorial y el trato personalizado y cercano para transmitir lo que quieren", explica Aguilar. Calle de Llull, 82