artes escénicas

Sâlmon, el festival más radical

Danza, 'performances' y artes vivas se dan la mano en el Sâlmon, el certamen más inclasificable de Barcelona. Si quieres hacer la ruta más alternativa, sigue leyendo

Aída Pallarès

Las Detectives presentan ’Pienso casa, digo silla’, sobre las visionarias de la Edad Media.

Las Detectives presentan ’Pienso casa, digo silla’, sobre las visionarias de la Edad Media.

Experimentación, oportunidad, oasis. Esto es Sâlmon, el festival que nada a contracorriente, que rompe con las etiquetas y la mercantilización del arte. ¿Será danza? ¿Será movimiento? ¿Será teatro? Aquí no importa tanto el resultado como el proceso. El objetivo está claro: disfrutar y reivindicar el camino. Si quieres hacer la ruta más alternativa pero no sabes por dónde empezar, sigue leyendo. 

Nuestra primera parada es Pienso casa, digo silla de Las Detectives, colectivo nacido del encuentro entre cuatro trabajadoras -así se definen- de las artes escénicas: Mariona Naudín, María García Vera, Marina Colomina y Laia Cabrera. Igual que Kopfkino, que se vio hace un par de años en el Antic Teatre, 'Pienso casa, digo silla' nace de la colaboración y cocreación constante: las intérpretes se intercambian los roles para lograr una escritura orgánica, una coreografía teatral (o quizás danza dramatizada). Una escena viva que, en este caso, reflexiona sobre las experiencias de visionarias en la Edad Media y el valor de la imaginación. Sábado, 8, a las 20.30 horas en el Mercat de les Flors (Lleida, 59).

"Arquitectos vibracionales"

Del movimiento, a la música. Poderío Vital es un organismo formado por dos "arquitectos vibracionales" que crean composiciones musicales muy diversas: conciertos escénicos, conciertos para plantas, libros-discos e incluso una partitura con mil preguntas. Presentarán 'Acoger', un nuevo acercamiento a los contornos de un concierto, en el que invocar el acoger y otras porosidades. En definitiva, cosas que solo pasan en el Sâlmon. Domingo,  9, a las 20.00 horas en La Caldera (Eugeni d’Ors, 12).

Sergi Fäustino presenta su último montaje, ‘Fäustino VI o 126 cavalls’.

Obras en creación

Si queréis descubrir obras en creación, echad una ojeada a la programación expandida del festival. Un par de imprescindibles: la conferencia no-académica (y a ritmo de pasodoble) de la compañía José y sus hermanas y Muyexperimental #6, una práctica laboratorio para reflexionar sobre el próximo proyecto de la coreógrafa Bea Fernández.

Otro imprescindible: 'Fäustino VI o 126 cavalls'. El último montaje de Sergi Fäustino, uno de los creadores imprescindibles de la escena contemporánea nacional que algunos recordarán por sus piezas en los añorados Radicals Lliure. Aquí seguirá investigando sobre el cuerpo y sus límites en un montaje que es, precisamente, una celebración del cuerpo, el movimiento y la danza. Una oda al baile infinito. Del jueves, 13, al domingo, 16, a las 20.00 horas en el Antic Teatre (Verdaguer i Callís, 12).

Rubén Ramos Nogueira es, en ‘Schumann amateur’, un tipo obsesionado con Clara Schumann.

Siguiente parada: 'Schumann amateur' de Rubén Ramos Nogueira, la historia de un tipo que toca el piano y está, como indica el título, obsesionado por Clara Schumann. Un montaje que cuestiona las jerarquías y las convenciones del mundo de la cultura, el arte y el trabajo. Hasta el domingo, 9, a las 20.00 horas en el Antic Teatre.

Isaac Erdoiza propone en un 'show', 'Masa', cuyo punto de partida es la carga simbólica que tiene el cuerpo.

¿Ganas de danza? No os perdáis el trabajo de Isaak Erdoiza, coreógrafo e intérprete vasco, responsable, junto a Maia Villot, de La Cosa en Casa, un encuentro con artistas de diferentes disciplinas. Erdoiza estará en el Mercat de les Flors para presentar 'Masa', un espectáculo que toma como punto de partida la carga simbólica que contiene el cuerpo del hombre para reflexionar sobre la masa y la materia. Viernes, 15, a las 21.30 horas en el Mercat de les Flors.

Eisa Johnson y la percepción de la sexualidad, en 'Macho dancer'.

Acabamos la ruta a contracorriente con un espectáculo que dará que hablar: 'Macho dancer', de Eisa Jocson, una coreógrafa y bailarina de Filipinas que, desde hace años, expone la política del cuerpo en la industria de servicios y entretenimiento en su país. En 'Macho dancer', una mujer baila el Macho dancing, un baile interpretado por hombres jóvenes en clubs nocturnos de Filipinas. ¿El objetivo? Desafiar nuestra percepción de la sexualidad y cuestionar el género como una herramienta para la movilidad social. Política y baile el viernes, 14, y el sábado, 15, a las 20.30 horas en la Sala Hiroshima (Vila i Vilà, 65).

Temas Escenarios