Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

TEATRO

'Nenes i nens', el polvorín del patriarcado

Anna Sahun brilla en La Villarroel con un monólogo que, bajo su capa de comicidad, esconde una bomba

Marta Fergut

Anna Sahun, en ’Nenes i nens’. 

Anna Sahun, en ’Nenes i nens’.  / DAVID RUANO

El título, 'Nenes i nens', invertido el orden marcado por el sistema patriarcal, ya da pistas de las intenciones del autor: el  británico Dennis Kelly, artífice de éxitos como el musical 'Matilda' y la serie 'Utopía', que estrenó la pieza en el 2018 para lucimiento de Carey Mulligan. Ahora, en su estreno barcelonés en La Villarroel, dentro del festival Grec, es Anna Sahun quien se luce superando el reto de su primer monólogo con una brillante interpretación.

Titánico esfuerzo -hora y media a solas frente a la platea y sin el apoyo de artilugios escénicos- con el aliciente de una creación en familia. Su pareja, Joel Joan (compartieron plató en 'Porca misèria'), firma la dirección con ágil pulso y ella se desenvuelve con fluidez y sin impostura mientras transita por distintos episodios de la vida, personal y laboral, de una mujer valiente que será víctima -ojo, spoiler- de la más brutal e incomprensible manifestación de la violencia machista.   

'Nenes i nens'

La Villaroel (Villaroel, 87)
Hasta el 7 de junio
Autor: Dennis Kelly
Dirección: Joel Joan
Reparto: Anna Sahun 

Asistimos a un relato que se presenta como una 'stand-up comedy' -lástima del fallido y prolongado inicio en el que la protagonista explica cómo conoció al padre de sus hijos- para ir alzando el vuelo de la mano de una escritura que va ganando potencia e intensidad hasta que estallan la bomba y la emoción.

Por el camino, el autor va tirando cabos. En las muy bien recreadas escenas domésticas de la madre con los hijos -gran despliegue de energía y talento de Sahun-, vemos cómo la niña juega a construir edificios mientras a su hermano le da por destruirlos. El dramaturgo marca así su hipótesis: la tendencia (¿innata o adquirida?) del varón hacia la violencia.

La crisis del poder masculino 

El tono desenfadado mantiene la sonrisa en la platea durante parte de la función pero poco a poco va desdibujándose. Todo parece irle bien a la mujer hasta que aparecen la inquietud, las sospechas y los celos. El 'pater familias' pierde el control y abre las puertas al giro trágico. Como buen macho, no tolera otro poder que el suyo y es incapaz de asimilar la pérdida de su dominio y el cambio de rol tradicional con el empoderamiento femenino. Su inicial condescendencia con la aventura profesional de su mujer desaparece cuando llega el éxito.

LO+

Una brillante Anna Sahun interpretando un texto potente.

LO-

La escena inicial de la obra no está a la altura.

Al final, tras un demoledor puñetazo al estómago, el autor da alas a la madre coraje para que no se rinda y abrace el amor. Una obra necesaria que atrapa y conecta con esa realidad en la que el mazazo machista alcanza a cualquier familia, por más modélica y feliz que pueda parecer. 
 

Temas: Teatro