Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

TEATRO

'Los 39 escalones': Hitchcock a todo tren

La 'troupe' de Som-hi Films es especialista en maridar teatro y cine. Triunfaron con 'Sugar' y ahora lo hacen con 'Los 39 escalones' en el Eixample Teatre

José Carlos Sorribes

'Los 39 escalones': Hitchcock a todo tren

Ya dieron con la tecla en 'Sugar', su versión de 'Con faldas y a lo loco', la legendaria comedia masterclass de Billy Wilder. El grupo que comandan Pau Doz y Laura Olivella, la productora Som-hi Films, vuelve a hacer honor a su nombre con una inmersión en el mundo de otro genio del cine: Alfred Hitchcock. Un director que ya tuvo con McGuffin, del dúo Mònica Pérez-Jordi Ríos, otro homenaje en la cartelera barcelonesa. Ahora abordan una revisión de 'Los 39 escalones', el filme de 1935 que marcó la etapa británica, antes de Hollywood, del maestro del suspense.

Los 39 escalones

Eixample Teatre
Dirección: Pau Doz
Reparto: Javier Arroyo (Jota), Xavi Duch, Rubén Yuste, Laura Olivella, Marta Tomasa
Hasta el 24 de febrero. De 12 a 18 euros

La trama nos presenta a un soltero canadiense, con aires de dandi, que se ve envuelto de manera inesperada en un asesinato. El suceso desata un caso de espionaje que pone en peligro, ahí es nada, la paz mundial. Richard Hannay, ese es el nombre del atolondrado protagonista, se convierte así en un 'falso culpable', un tradicional eje argumental de Hitchcock. Se verá obligado a huir como gato escaldado, lo que dará paso a una persecución de vértigo.

La versión teatral lleva años triunfando en el West End de Londres y Pau Doz y compañía han bebido de esa fuente para levantar un montaje imbatible. El suspense de la película se mantiene, pero llevado a la escena queda en segundo plano por una comedia arrolladora y delirante. Mantiene siempre la sonrisa y no son pocas las ocasiones en que desata la carcajada.

Menos es más

El guion y el camino lo marca a fuego el original teatral londinense, pero no sería suficiente esa hoja de ruta si no está acompañada de una dirección y elenco impecables. Así ocurre en la versión de Som-hi Films. Hay precisión milimétrica en la dirección y capacidad más que sobrada en los intérpretes.

Aquello del 'menos es más' se explota hasta terrenos inimaginables. Empezando por que los cuatro intérpretes se reparten cien personajes, según la promoción. Son bastantes menos, pero sí son muchos los que caen en manos de Xavi Duch y Rubén Yuste. ¡Qué enorme pareja cómica! Duch, un consumado actor de musicales, lleva tiempo llamando a la puerta de las grandes oportunidades. Y Yuste está siempre a su altura. No hay mejor elogio. Las escenas de los viejitos escoceses de campaña electoral o de las hermanas dueñas de un hotel (con el gag de la dentadura postiza) hacen saltar las lágrimas.

LO+

Ritmo, dirección y trabajo interpretativo componen un gran cóctel con todo a favor.

LO-

El vértigo es tal que, en ocasiones, casi no hay tiempo para digerir los gags de la comedia.

Laura Olivella y Marta Tomasa se alternan en los roles femeninos, con el principal de 'la chica de la peli'. Es una rubia, por supuesto, un tic clásico de Hitchcock. Y Javier Arroyo, Jota, da el tono 'british' como el atribulado Hannay. Los seguidores del cineasta podrán hallar, además, guiños a otros filmes de su carrera, incluida una brillante recreación con sombras chinas de 'Con la muerte en los talones' y las avionetas que acosan a James Stewart. Y es que si hay ingenio por medio, junto a una iluminación y sonido magníficos, dan mucho juego una puerta y un marco, un par de baúles o unas escaleras. Cuatro elementos, el vestuario y poco más para trasladarnos de forma trepidante a las peripecias de 'Los 39 escalones'.

Temas: Teatro