Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

A RITMO DE LOVE OF LESBIAN

Carlos Cuevas gira con Galileo

El joven actor se multiplica en el género que más le gusta: el teatro

David Torras

Carlos Cuevas, con la guitarra que toca en ’Galileu’, en el Club Capitol.

Carlos Cuevas, con la guitarra que toca en ’Galileu’, en el Club Capitol.

Seguro que en alguna de sus clases, Merlí le habló de Galileo o quizá lo haga en la tercera temporada, que justo ahora empieza a rodar, como un ejemplo del espíritu rebelde e inconformista que el admirado profe intenta transmitir a sus chicos, alguien que se enfrentó al poder y que luchó por defender sus ideas casi al borde de morir en la hoguera. Eso sí, en el último momento, eligió salvar el pescuezo. Cosas de la razón.

De la misma manera que la Tierra no deja de dar vueltas alrededor del Sol, como se empeñó en defender el astrónomo italiano, Carlos Cuevas (Montcada i Reixach, 1995) no para quieto. Acaba de cerrar su intervención en 'Cuéntame' y ya anda metido en otro reto, como uno de los cuatro protagonistas de 'Galileu', una adaptación muy especial de la obra de Bertolt Brecht dirigida por Carme Portaceli.

Galileu

Club Capitol
Dirección
Carme Portaceli
Reparto
Oriol Guinart, Queralt Casasayas, Laura Aubert y Carlos Cuevas
Desde 17 euros

«El teatro es lo que más me gusta porque es donde puedes mostrar mejor el trabajo de actor. El proceso es más artesanal, más cuidado, la dirección es más concreta y luego está el punto que da el directo. Y aunque es un proceso efímero, porque lo que haces en la tele queda grabado y el teatro muere cuando dejas de representarlo, actuar cada día hace que esté vivo, siempre encuentras cosas nuevas», confiesa, recién llegado de Madrid, saltando del AVE al Club Capitol, deprisa, deprisa, matando el hambre con un bocadillo antes de ponerse a ensayar. De 4 a 10 sin parar.

No es un papel cualquiera. Es una actuación múltiple que le obliga a representar a cinco personajes. Ninguno es Galileo, un símbolo que se mantiene en estos días donde tampoco es fácil ser revolucionario, y que esta versión quiere actualizar para acercarla a los jóvenes y tocarles la fibra. La del teatro y la de la reflexión en un tiempo en que se impone la inmediatez y la superficialidad.

«Es una obra radicalmente contemporánea, y lo que explica y lo que vive Galileo podría pasar hoy mismo porque habla de cómo el poder ahoga las ideas que no le interesan. Y si hay alguien que tiene capacidad de rebelarse contra el mundo son los jóvenes», comenta, con aire reivindicativo, lejos de uno de los personajes que le toca representar y, por supuesto, de las ideas que defiende.

INQUISIDORES DE AYER Y HOY

Cuevas acaba metido a inquisidor. Cuesta imaginarlo y más compaginándolo con el papel principal de amigo de Galileo, o el de Ludovico, la persona que le abre la mirada a través del telescopio.«Soy el inquisidor absoluto, el que convence al Papa para que torture a Galileo y que le propone quemarlo si no se retracta», explica con una sonrisa, aunque no le hace ni pizca de gracia todo lo que desprende la represión: «Hoy todavía hay inquisidores. La diferencia es que en lugar de túnica, ahora llevan corbata. Pero son los que te dicen: 'Si no haces esto, no tendrás tal subvencion o tal concesión del ayuntamiento..'».

Y para rematar ese desafío, este joven talento expondrá en público una pasión secreta. Galileu tiene una banda sonora muy especial: Love of Lesbian, nada menos, que ha arreglado algunas de sus canciones (el universo y las estrellas suelen inspirarles) y que los actores interpretarán. Tienen un buen tutor. Dani Ferrer, el teclista del grupo, está siempre ahí para echarles una mano. O dos.  

«Toco la guitarra desde hace mucho años, pero en mi casa, nunca en directo. Es algo que me gusta y que me hace mucha ilusión, aunque un poco de presión sí que tengo…», confiesa entre risas, feliz con las vueltas que anda dando por los escenarios. 

Temas: Teatro