HECHO EN CASA

Recetas para la resistencia: guacamole manso con hierbas aromáticas

Platos sencillos, sabrosos y eficaces para hacer más llevadero el confinamiento

Pau Arenós

Guacamole manso cubierto de hierbas: foto hecha en casa.

Guacamole manso cubierto de hierbas: foto hecha en casa. / P. A.

QUÉ

Aguacate

Cilantro

Lima

[o limón]

Hierbas aromáticas

[albahaca, menta, albahaca, capuchina, cebollino: todas o algunas]

Cebolleta

Sal

Aceite de oliva

CÓMO

Para el aguacate: saca la piel de armadillo y ese hueso que ocupa tanto espacio. Pica con un cuchillo de forma basta. Pásalo a un recipiente amplio y acaba de machacarlo con tenedor.

Para el aliño: pica finamente la cebolleta, y lo mismo con el cilantro [si eres cilantrofóbico, sustitúyelo por otra aromática, tal vez albahaca]. Añade cilantro y cebolla al bol del aguacate. Aceite, sal y el jugo de la lima y mezcla todo bien.

Emplatado: pasa el guacamole a un plato bonito y cúbrelo con las hojas aromáticas que tengas.

POR QUÉ

El guacamole es ya un plato universal de la cocina mexicana, y más beneficioso que una sesión de aerobic con los vídeos ochenteros de Jane Fonda. Al parecer, el aguacate sana con mayor eficacia que el agua de Lourdes.

He titulado que es “manso” porque no lleva picante: siempre estamos a tiempo de añadir unos chiles o tabasco y salir a bailar (en el comedor). Canarias y Andalucía producen aguacates de primera. Existe un ‘lobby’ mundial que promocionar la baya con una insistencia agotadora y un discurso político-social sobre el impacto de su cultivo en el suelo, y en las comunidades.  

Plantéate la receta como una ensalada y hazla crecer. Puedes, incluso, colocar encima unas hojas de tomate, cebolla en juliana y corazones de lechuga. O montar una ensalada de mano: rellena una hoja de lechuga con la pasta verde y corónala con el resto de ingredientes ensaladeros. ¿Acaso no serían unos tacos vegetarianos?