Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

TOMA PAN Y MOJA

50 sombras de 'brunch'

El 'brunch' es como 'Sálvame'. Todo el mundo dice que no lo ve, pero lo ha visto alguna vez

Òscar Broc

Lo dulce y lo salado, lo habitual del ’breakfast’ y lo propio del ’lunch’ se conjugan en el ’brunch’, una comida cada vez más de moda.

Lo dulce y lo salado, lo habitual del ’breakfast’ y lo propio del ’lunch’ se conjugan en el ’brunch’, una comida cada vez más de moda.

Odio amarle. No mantengo un 'affaire' sano con él. Me corroe los adentros como una salsa holandesa en mal estado. Es una relación más tóxica que las zanahorias de Chernóbil. Tenemos que dejar de vernos así, etcétera. Lo que me pasa con el 'brunch' no se le recomendaría a nadie que quiera conservar la cordura. ¿Puedes odiar a una persona con toda la inquina, pero no dejar de acostarte con ella? Por una parte, todo lo que representa el 'brunch' me produce más repelús que un bocata de grillos: el 'vibe', el 'coolness', los precios hinchados, los camareros tatuados, el house fresquito, el hostión a la restauración local, su tendencia a uniformizar, la tita Gentrificación y lo que Hipsterland disponga.

Ahhh, pero por otra parte, qué bien se come en los buenos restaurantes especializados en 'brunch' de Barcelona (PicnicManglarBohl). No han sido pocos los domingos que he apagado varios cigarrillos en mi dignidad, me he tragado el orgullo y he acabado magreándome con unos deliciosos huevos revueltos, una tostada de aguacate y un cacho Bloody Mary. Es solo sexo, pero me gusta. 

Si quieres un aplauso fácil, critica los huevos Benedict

El 'brunch' me recuerda a Sálvame. Todo el mundo dice que no lo ve, pero todo el mundo lo ha visto alguna vez. Es un mundo horrible, pero siempre te asomas. Supongo que la calentura que me produce este deplorable comistrajo matutino se debe también a su condición de objetivo fácil: si quieres llevarte un aplauso fácil, nada funciona mejor que una buena invectiva contra los huevos Benedict y un par de aleluyas por los desayunos de cuchara. Además, Arturo Pérez Reverte odia el 'brunch', y si hay que desayunar un porridge con bayas de goji en lugar de unos garbanzos con berzas solo para cabrearle, se hace y punto.