Actividades tentadoras

Planes en Barcelona para pecar esta Semana Santa

Tras un año de pandemia, ya no hay más contrición posible. Esta Semana Santa toca pecar. Déjate llevar por las tentaciones de la urbe y vete al infierno con pase VIP. Estos son los 7 pecados capitales marca Barcelona

Planes en Barcelona para pecar esta Semana Santa

Semana Santa ya está aquí. Son días de penitencia, oración y mesura, pero el cuerpo no te pide precisamente contrición y recogimiento. Si no sabes qué hacer estos días de celebración cristiana, y estás harto de ver 'Los diez mandamientos', suéltate el pelo y dedícate a pecar como nunca has pecado. Ponte golosón, déjate llevar por las tentaciones que esta urbe ha desplegado para ti. Recuerda que solo se vive una vez, como advirtieron las Azúcar Moreno, y Barcelona es como Sin City: te ofrece un amplio abanico de posibilidades para que cumplas a rajatabla los siete pecados capitales y te vayas al infierno con pase VIP.

Ira

Hostias y hachas

Para descargar la ira: unas hachas en BCN Axe Throwing.

/ Martí Fradera

Tanto confinamiento, tanto teletrabajo… La ira es un pecado capital al que tendrás que tratar como al enemigo: si no puedes con él, únete a él. Abrázala y canalízala en las sesiones de lanzamiento de hacha que tienen lugar en BCN Axe Throwing (Trafalgar, 8). Has leído bien, aquí podrás dedicarte a arrojar afiladas hachas a una diana, y no temas por tu impericia: los instructores te enseñarán a lanzarlas como si fueras navajo de nacimiento.

Si prefieres el cachete con cachete, acude al Club de la Lucha (Casp, 147), donde podrás aprender jiu jitsu, boxeo, muay thai y otras disciplinas de contacto. También tienen clases de yoga, por si te has pasado de frenada y necesitas reajustar chakras.


Pereza

A la bartola

Ciutadella: un paraíso mullido en el que practicar la pereza.

/ Manu Mitru

¿Encuentras la felicidad en el noble acto de no hacer nada? Puedes repantigarte en la inmensidad de la Ciutadella, pero si los bongos y los cigarrillos de la risa te incomodan, muy cerca tienes un paraíso para no dar ni golpe sin molestias. En el Parc del Nord, encontrarás césped, bancos de piedra, chuchos felices y una cafetería, por si te apetece acompañar la siesta del burro con una cerveza. Si te gusta oler el salitre, surca el Paseo Colón hasta la plaza del Ictíneo, una explanada ascendente de césped que, libre del azote de los guiris, es ahora territorio de esparcimiento local: te compras un helado y te tumbas en la hierba hasta reventar de inactividad.

Por cierto, puede que el esfuerzo sobrehumano de volver a casa te deje demasiado tocado para cocinar. Ahí van dos opciones: La Mundana En Casa, platos de alta cocina a los que solo tienes que darle el toque final y, para el postre, los pasteles artesanales de El Colectivo. Solo tendrás que levantar el culo para abrir la puerta.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete


Gula

No podrás comer solo una

Cuesta resistirse a la gula cuando tienes delante una hamburguesa de autor del bar Torpedo. 

/ Ricard Cugat

En estas criptas paganas se celebran 'gastromisas' negras para glotones sin remedio. En la recién estrenada Bodega Bonay (Gran Via de les Corts Catalanes, 700) encontrarás platillos que son platazos, cocina sofisticada enmascarada en pequeñas raciones para compartir, una carta llena de gemas: brioche con setas y yema, alcachofas con hojaldre, 'steak tartar'…

La procesión sigue hasta más allá de la Diagonal, pues en el Bar Omar (Amigó, 34) encontrarás el vicio elevado a la máxima potencia. Tendrás que ponerte un tope o acabarás pidiendo todas las tapas. Las mejores bravas de Barcelona podrían estar aquí, increíble rusa 2.0, colosal meloso de ternera con parmesano y tagliollini, una torrija que si fuera un NFT valdría millones…

Y llegamos a la parada final de la procesión de santa Gula. Y es que solo un creyente radical podría resistirse a la tentación de los bocadillos de autor del bar Torpedo (Aribau, 143). La mejor hamburguesa del mundo sale de aquí y su pecaminoso bocadillo de callos no pasaría la primera ronda de entrevistas de la Inquisición.


Envidia

Chincha y rabia

Para dar chorros de envidia: los baños termales de Aire. 

/ Instagram

Es feo caer en la envidia, pero es más feo provocarla a conciencia. Para despertar la envidia de tus congéneres, puedes alquilar el 'pack' Romantic Spa Getaway Love Story del Hotel Miramar (plaza de Carlos Ibáñez, 3). Vistas panorámicas de la ciudad, acceso al spa del hotel, masaje para dos, una habitación con cama doble y botellita de cava y fresas, y desayuno, of course: tu página de Instagram será una de las más visitadas y criticadas de tu entorno.

Por otra parte, en el corazón del Born podrás disfrutar de las instalaciones sanadoras y los baños termales de Aire (paseo de Picasso, 22), donde te inmortalizarás las veces que sean necesarias para que tu mejor amigo se muera de envidia mientras se mete en una bañera tibia llena de Sanex.


Lujuria

Sex and the city

 ¿Lujuria en pack? Hay mucho hotel con ofertas. Duquesa de Cardona ofrece cena, cava y música en vivo. 

/ Duquesa de Cardona

Si esta Semana Santa quieres pasar a la acción y tienes ahorrados unos euros, puedes acogerte a las ofertas especiales de algunos hoteles para pernoctar fuera de casa. El hotel Duquesa de Cardona (paseo de Colom, 12) organiza noches musicales en la azotea, con un 'pack' que incluye cava, cócteles, cena, sesión del musicólogo Alfredo de Jesús, cena-degustación, actuación musical en directo y noche en el hotel, para que os entreguéis por entero a la lujuria después de veros un año en pijama.

Si tu porno es el 'foodporn', no dejes que la Semana Santa te amargue un dulce y aprovecha para restregarte con la colomba. Calma, la colomba es una variedad de 'panettone' de Pascua que puedes encontrar, en porciones o unidades enteras, en la heladería siciliana Da Gallo (Mallorca, 277). El artefacto tiene un volumen generoso (el tamaño importa), y el de chocolate y pistachos es un generador incansable de orgasmos.

Por cierto, si necesitas juguetes para acompañar la, ejem, merienda, dirígete a Boxer (Diputació, 182) para el rollo más duro, y a Amantis (Torrent de l’Olla, 145) si te bastan un par de rombos.


Soberbia

San Selfi

Baños de soberbia en formato selfi en el estudio The Set Lab. 

/ Instagram

Date un baño de ego, invoca a Narciso de la forma más rápida y eficaz: el selfi. En estos lugares, lucirás más que el bótox de Carmen Lomana. Imprescindible la fotito en la plaza de Sant Felip Neri, uno de los enclaves más bonitos del Gòtic (intenta no sonreír si te fotografías al lado de las marcas de metralla en la fachada de la iglesia). No dejes de lucir palmito en el parque del Laberinto d’Horta. Foto molona: pose en la Diagonal con el mítico Búho de Rótulos Roura de fondo (Diagonal, 372). Y dos enclaves urbanos que son magia: el bellísimo pasaje de les Manufactures y la terraza-patio interior del bar de La Central del Raval (Elisabets, 6).

Por cierto, si necesitas llevar tus selfis (y ego) a otro nivel, los divertidos decorados del estudio de fotos interactivo The Set Lab (General Álvarez De Castro, 6) te harán ascender en la escala 'influencer'. Reserva y dispara: tormenta de 'likes' garantizada.


Avaricia

Bingos y casoplones

Un bingo con el que desatar avaricia y gintónics: Pepa Bar À Vins. 

/ Instagram

Todos los domingos, en el magnífico restaurante Pepa Bar À Vins (Aribau, 41) se ofician unas sesiones de bingo que despiertan las pasiones más bajas del personal. La avaricia (y los gintónics) se desatan en estas sobremesas sin prisioneros y con premios mucho más valorados que el dinero: botellas de alcohol.

Noticias relacionadas

Y aunque avaricia y codicia no sean lo mismo, terminarás imbuido por la segunda cuando hagas un 'tour' guiado por edificios extraordinarios de Barcelona de la mano de Cases Singulars. Dicen que después de la visita a la suntuosa Llotja de Mar mucha gente ha arrojado sus muebles de Ikea por la ventana.