Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

EN FAMILIA

4 libros juveniles a prueba de 'tablet'

Comenzamos el 2019 con recomendaciones literarias para chicos con inquietudes

Eva Melús

El viaje de Crohn ayuda a los más pequeños a entender y afrontar las enfermedades.

El viaje de Crohn ayuda a los más pequeños a entender y afrontar las enfermedades.

Que levante la mano quien lo vea igual. Los libros que dejan una huella más profunda en nosotros son a menudo los que leímos de niños o adolescentes. Son aquellos que conectan con emociones e incluyen lecciones vitales. Quizás entre esta selección para empezar el año estén algunas de las historias y pasajes que muchos chicos recordarán para siempre. Como poco, aparcarán la 'tablet'.

1. El viaje de Crohn

Laura Marín e Inés Valls (Ergon)

Las oenegés publican libros para niños con frecuencia para recaudar fondos e impulsar su trabajo. 'El viaje de Crohn', además de buena voluntad y una gran capacidad pedagógica para explicar la enfermedad a los niños más pequeños, es una publicación muy cuidada, con una historia explicada de forma eficiente, con ternura y sin traumas. Niko es un niño extraordinario que debe enfrentarse al monstruo que vive en su barriga. Llegó desde Fastioland y debe dormir para que deje de molestar. Los textos son de Laura Marín, enfermera del Hospital Trias i Pujol y presidenta de Grupo Enfermero de Trabajo en Enfermedad Inflamatoria Intestinal (GETEII), que lucha contra este mal. Las ilustraciones son de Inés Valls y la inspiración es Niko Tarrés, un niño real con unos bonitos ojos, como el protagonista de la historia.


2. Cuentos de así fue

Rudyard Kipling (Blackie Books)

Rudyard Kipling, autor de 'El libro de la selva', solía explicar cuentos de animales a su hija Josephine todas las noches antes de ir a dormir. El escritor le explicaba a la pequeña cómo cada especie de la naturaleza encuentra siempre la manera de resolver cualquier problema, cómo el erizo y la tortuga vencieron al feroz jaguar pintado o el gran elefante reveló un día al pequeño elefante cómo creció su trompa. Aquellos cuentos, fábulas pasadas por el personal sello de Kipling, no fueron recopiladas hasta 1902, pero ya entonces se convirtieron en un clásico. Blackie Books, que suele cuidar muchísimo sus ediciones, lo presenta con ilustraciones de Marta Altés y la traducción de Miguel Azaola. Está recomendado para niños mayores de 7 años, pero cada edad encontrará la manera de disfrutarlo y recordarlo.


3. El odio que das

Angie Thomas (Océano Travesía)

La biografía de Angie Thomas dice que nació, creció y continúa viviendo en Jackson (Misisipi). Aunque cosechó cierto éxito como rapera, acabó licenciándose en escritura creativa y convirtiéndose en puntal de la iglesia local. Está claro que la historia que explica en 'El odio que das' no le es ajena. Como ella, Starr es una chica afroamericana de 16 años que concilia como puede dos mundos, el de la gente rica blanca con la que estudia y el del barrio negro en el que creció. Ambos entran en conflicto cuando su mejor amigo, Khalil, es abatido a tiros por la policía. Fue uno de los éxitos del año pasado entre los adolescentes.


4. La universidad de todomío

Fabrizio Salei (Edebé)

Primo es la personificación de la bondad. En teoría, eso es bueno. A no ser que seas el único hijo del matrimonio Smirth, baluartes del egoísmo y la avaricia'La Universidad de Todomío' logró corregir al señor Smirth, que pasó de ser el niño bueno que aspiraba a ser pintor al hombre de negocios despiadado que es hoy en día. Sin embargo, Primo es un caso distinto. Su ingenuidad y buen fondo depara todo tipo de situaciones divertidas. El libro es un homenaje explícito a 'Matilda', de Roald Dahl. Las ilustraciones de Adriano Gon recuerdan a las de Quentin Blake, que se encargó a menudo de poner imágenes coloreadas a las historias del británico, como la misma 'Matilda', 'Charlie y la fábrica de chocolate' y 'El gigante bonachón'. Coincide también en el humor gamberro y el reconocimiento del sentido común de los niños frente al absurdo de los adultos. Salei no lo esconde: Roald Dahl es el nombre del restaurante en el que se citan sus padres para comer y donde deciden «producir», como ellos dicen, un heredero. Los enamorados de Dahl encontrarán un libro francamente bonito. Y donde ganan los buenos.

Temas: En familia