el museo imaginario

Disfrutando de un pastel en Caelum

Joan Vázquez, actor de musicales como 'Paquito forever', recién acabado, y el inminente 'Ciutat de gespa', es fan irredento de esta cafetería del Gòtic

El actor Joan Vázquez, ante el mostrador de la cafetería Caelum.

El actor Joan Vázquez, ante el mostrador de la cafetería Caelum. / JOSEP GARCIA

Si, años atrás, estuvieras paseando por el Gòtic y, de repente, te hubieras topado con un adolescente con la cabeza pegada al escaparate de Caelum (calle de la Palla, 8, haciendo esquina con la de Banys Nous), seguramente se habría tratado de Joan Vázquez. Con la edad (36 años), este actor de musicales ya no se queda embobado mirando esos pasteles y esos dulces de monasterio tan tentadores, sino que entra directamente en el establecimiento para darse el gustazo de probarlos.

"Es un local con mucha energía. Tiene un aire muy casero, una decoración rústica muy bonita que lo hace muy acogedor, muy íntimo, y unos bajos con paredes de piedra que me recuerdan a una gruta o una bodega", describe el artista, que tiene una agenda repleta de espectáculos: ha acabado la temporada del musical 'Paquito Forever' y el 12 de diciembre empezará otro en el Maldà, 'Ciutat de gespa', con letras escritas por él mismo que se basan en poemas de Lorca y Wiltman.

EL GÒTICO, UN BARRIO "MÁGICO PARA PASEAR"

Entre uno y otro, intepretará, solo el 22 de noviembre en el Goethe Institut, 'Coplas para Ocaña', pieza escrita y dirigida por Marc Rosich, con Marc Sambola (director musical de la obra) como guitarrista, que recuerda al icónico artista 'underground' de los años 70. 

Caelum está, además, cerca del restaurante El portalón (Banys Nous, 20), donde Vázquez ha celebrado "bastantes cosas guays estos ultimos años", y de las galerías de arte, joyerías y tiendas de artesanía que visita tan a menudo. De hecho, sus rincones favoritos en Barcelona se concentran en el Gòtic: "Es muy mágico pasear por allí. Cuando tengo un rato me dejo perder por sus calles". 

EL "ESPECTACULAR" PASTEL DE QUESO

Aunque lo hace con trampa, porque siempre busca la manera de acabar en Caelum. "Voy muy a menudo. ¡No es bueno para la salud ni para la silueta!", sonríe antes de recomendar el pastel de queso: "Es espectacular". Pero no puede evitarlo. "Los dulces me encantan". Y Caelum, aún más. 

Noticias relacionadas