Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

el museo imaginario

La Barceloneta, el escenario donde salía a correr el pare Manel

Durante muchos años, este cura heterodoxo preparaba maratones por el frente marítimo de la ciudad

Ferran Imedio

El pare Manel posa en la playa de la Barceloneta, que el religioso ha escogido para el Museo Imaginario de ’On Barcelona’.

El pare Manel posa en la playa de la Barceloneta, que el religioso ha escogido para el Museo Imaginario de ’On Barcelona’. / FERRAN SENDRA

El pare Manel siempre ha sido un cura heterodoxo, así que no debería extrañar que su elección para el museo imaginario de 'On Barcelona' tenga que ver con su afición por el 'running', más antigua que la palabra inglesa que ha sustituido a la expresión "salir a correr" de toda la vida. Porque Manel Pousa, que así se llama este religioso amigo de la farándula barcelonesa, siempre ha hecho 'running' y casi siempre frente a la playa de la Barceloneta. O incluso sobre su arena, descalzo. Y esa es su elección.

Él vive en Nou Barris y de vez en cuando echaba unas carreras por la montaña, con toda la ciudad a sus pies. "Una postal impresionante", subraya. Pero le tira la Barceloneta, y allí es donde salía a correr a diario durante tres décadas. "Es mi segundo barrio", proclama. "Cuando estaba en plena forma" se entrenaba para participar en maratones. "Demasiados, así estoy de las rodillas. Ya no puedo correr y casi no camino", se lamenta. Aún así, a sus 72 años sigue yendo a la Barceloneta. Porque le encanta hacer deporte.

NATACIÓN Y 'SPINNING'

Es socio del Club Natació Barcelona. Allí se encontraba con el desaparecido Carles Flavià, gran amigo suyo. "Él jugaba al ta-ka-tà, una especie de voleibol que se practica con una pelota pequeña". Pousa hace algo de 'spinning' y nada un poco.

"Debería ir más, pero mi vida es un poco desorganizada y me disperso mucho porque siempre hay cosas urgentes que hacer. Pero igual que saco unas horas para meditar o leer debería sacarlas para hacer deporte", admite este enamorado de la Barceloneta por el paisaje que se abre ante sus ojos: "La playa me inspira mucho. El mar, el cielo...".

Disfrutar de la Barceloneta y hacer un poco de deporte le hacen sentirse "privilegiado".