Leyenda viva

Madonna en Barcelona: cinco momentos icónicos que forjaron a la 'Reina del Pop'

Madonna se deja ver por las calles de Barcelona antes de su concierto en el Palau Sant Jordi

Todos los detalles del concierto de Madonna en Barcelona

Madonna confirma su gira europea: sí habrá conciertos en Barcelona

"Me llamaron puta y bruja": 30 años de 'Sex', el libro erótico de Madonna

Madonna vuelve a Barcelona para actuar en el Palau Sant Jordi

Madonna vuelve a Barcelona para actuar en el Palau Sant Jordi / JAN WOITAS

Guillem Ortu

Guillem Ortu

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Controvertida, provocadora, desafiante. Son solo algunos de los calificativos que siempre han acompañado a Madonna, desde los inicios de su exitosa carrera hasta el reciente susto por unos problemas de salud que la obligaron a ingresar en la UCI. Ya recuperada, la diva celebra su ansiado regreso a Barcelona, como parte de la reestructurada gira 'The Celebration's Tour', que finalmente ha mantenido su doble parada en la capital catalana, donde el Palau Sant Jordi acogerá los conciertos programados para este miércoles y jueves.

Con cuatro décadas de trayectoria artística a sus espaldas, son muchos los momentos icónicos protagonizados por la cantante nacida y criada en Bay City. Y es que, sin lugar a dudas, cualquiera que haya estado presente en alguna de las galas de premios en las que actuó Madonna o, simplemente, en uno de sus conciertos, puede presumir de haber sido testigo en primera persona de una parte de la historia reciente del pop.

'Like a Virgin' en los VMAs (1984)

'Like a Virgin' en los VMAs (1984)

Corría el 14 de septiembre de 1984, fecha en la que se celebraba la primera gala de premios MTV Video Music Awards (VMA). Con tan solo 26 años, una joven Madonna se subió al escenario de un abarrotado Radio City Music Hall (Nueva York), sala que acogió una ceremonia alejada de la formalidad que caracterizaba a los Grammy.

Sin embargo, lo que seguramente ninguno de los asistentes a este evento esperaba era encontrarse con la actuación de 'Like a Virgin', hit que acabaría catapultado al estrellato a la cantante de Míchigan. Pese a que el por aquel entonces 'manager' de Madonna, Freddy DeMann, insistió en que interpretase 'Lucky Star', cuyo éxito era más reciente, ella se negó. Subida a una tarta nupcial y vestida de novia, la artista estadounidense comenzó un 'show' que terminaría revolcándose sensualmente por el suelo ante un público anonadado.

Para muchos, aquella actuación convirtió a Madonna en Madonna, y fue una carta de presentación con una clara declaración de intenciones: infringir los tabúes propios de la época.

'Reyes del Pop' en los Oscar (1991)

'Reyes del Pop' en los Oscar (1991)

Años más tarde, ya consolidada como una superestrella, Madonna protagonizó uno de los momentos más recordados de la historia, aunque no lo hizo sola. El 25 de marzo de 1991, ella y Michael Jackson se presentaron cogidos de la mano en el restaurante Spago de Los Ángeles, donde se celebraba la fiesta posterior a una ceremonia de los Oscar en la que, además, se alzaría con la estatuilla a la mejor canción original por 'Sooner or Later', de la película 'Dick Tracy'. Cabe señalar que, técnicamente, dicho reconocimiento no figura en el currículum de la cantante, puesto que le fue otorgado al composito del tema, Stephen Sondheim. Más tarde, la artista definiría su noche con el 'Rey del Pop' como la "mejor cita" de su vida.

Beso con Britney Spears (2003)

Beso con Britney Spears (2003)

Con Britney Spears y con Christina Aguilera. Y con Tokischa. Con Drake, también. Si algo no le falta a Madonna sobre el escenario es desparpajo, y los artistas con los que ha compartido tarima lo saben muy bien. De todas maneras, difícilmente habrá una imagen que quede mejor grabada en la retina de los espectadores que aquel beso durante la actuación en los VMAs de 2003.

Si la congregación de tres exponentes del pop en un mismo 'show' no era suficiente para paralizar el mundo, Madonna se encargó de que así fuera. Durante la interpretación de 'Hollywood', la 'Reina del Pop' miró a los ojos a una de las candidatas a heredar su trono y dejó un momento inolvidable para la cultura.

Mucho menos notorio fue el beso que, segundos más tarde, protagonizaría con Aguilera, ya que la realización se enfocó en la reacción de Justin Timberlake, exnovio de Britney Spears. Más adelante, la propia Jennifer López revelaría que aquel segundo beso tenía que ser para ella, pues era la elegida para completar el tridente junto a Spears y Madonna. De hecho, las tres ya habían ensayado dicha parte del guión. Sin embargo, la neoyorquina estaba grabando una película en Canadá y finalmente tuvo que ser sustituida por Aguilera.

'Crucificada' en Roma (2006)

'Crucificada' en Roma (2006)

La guerra de Madonna con la Iglésia Católica bien podría tratarse de una extensa saga de provocaciones y consiguientes acusaciones. Habían pasado más de dos décadas desde el 'Like a virgin' de 1984, pero el magnetismo de la norteamericana con la polémica seguía intacto, y los 70.000 italianos que acudieron al Estadio Olímpico de Roma el 6 de agosto de 2006 fueron testigo de ello.

Con Italia recién proclamada campeona del mundo de fútbol, Madonna aterrizó en la capital del país como parte de su 'Confessions Tour'. A lo largo del 'show', las apelaciones a la Iglésia fueron constantes, con comparaciones entre el Papa y el exdictador Mussolini, o bromas sobre extractos bíblicos. La controversia alcanzó su punto álgido con la interpretación del himno que 22 años antes había desencajado mandíbulas en aquel Radio City Music Hall de Nueva York. No obstante, esta vez llevó la provocación al extremo, apareciendo 'crucificada' y con una corona de espinos sobre el escenario, hechos que posteriormente condenaría el mismo Vaticano.

'Halftime Show' de la Super Bowl (2012)

'Halftime Show' de la Super Bowl (2012)

Si bien es cierto que la provocación es inherente a la figura de Madonna, no cabe duda de que la artista ha llegado a lo más alto por méritos propios. Muestra de ello son los multitudinarios espectáculos que la de Bay City ha realizado a lo largo de su carrera. Posiblemente, uno de los más recordados sea el 'Halftime Show' de la Super Bowl de 2012. El 5 de febrero de aquel mismo año, los Patriots de Nueva Inglaterra y los Giants ded Nueva York se disputaban el título de la NFL. A pesar de ello, ni el mismísimo Tom Brady fue capaz de evitar que todas las miradas fuesen a parar a la 'Reina del Pop'.

Llegada la media parte del partido, Madonna se vistió de emperadora e irrumpió en el terreno de juego subida a un trono de oro de más de 540 kilogramos y escoltada por una multitud de 150 gladiadores romanos. El espectáculo de luces requirió 36 proyectores y algunos medios recogen que el coste total del 'show', de poco más de diez minutos de duración, fue de más de 13 millones de dólares. Además, la actuación que acabaría elevando los estándares de esta cita anual del fútbol americano contó con la participación de artistas de la talla de LMFAO, Nicki Minaj, M.I.A y CeeLo Green.