Fenómeno en Estados Unidos

'Sound of freedom': ¿Es la reina de la taquilla una película al servicio de QAnon?

Imagen de la película 'Sound of freedom'

Imagen de la película 'Sound of freedom'

Nando Salvà

Nando Salvà

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Cabe poca duda de que 'Barbie' y 'Oppenheimer' acabarán coronadas como los grandes éxitos cinematográficos del verano, pero lo cierto es que el mayor triunfo en la taquilla lo está obteniendo otra película. Gracias a una agresiva campaña de márketing, a la publicidad gratuita proporcionada por celebridades como Elon Musk y Mel Gibson y al boca a boca derivado de ambas, 'Sound of Freedom' ha dejado en ridículo a competidoras a priori imbatibles como ‘Indiana Jones y el dial del destino’, y en las tres semanas transcurridas desde su estreno en Estados Unidos ha recaudado más de 125 millones de dólares; sus ingresos, dicho de otro modo, han multiplicado por 10 su presupuesto. Para emular esa gesta, ‘Barbie’ debería lograr hacerse un hueco entre las cinco películas más taquilleras de la Historia.

La película, que llegará a los cines españoles el 11 de octubre, se inspira en las supuestas hazañas de Tim Ballard, que fue agente de la CIA y del Departamento Nacional de Seguridad estadounidense -al menos eso dice él- hasta que en 2013 fundó la Operation Underground Railroad (OUR), organización dedicada a combatir el tráfico de menores que se atribuye un largo historial de rescates audaces y heroicos en países extranjeros y la liberación de miles de niños y mujeres secuestrados.

Aunque ha sido cuestionado con insistencia por varias investigaciones rigurosas, obviamente ese pedigrí ha sido esencial para llenar los cines como la palabra de Dios llena las iglesias. Muchos de sus espectadores, al parecer, salen de verla ansiosos por usar las redes para promocionarla y correr la voz tanto sobre los peligros de la trata infantil como, por encima de todo, sobre la necesidad de apoyar la OUR; otros se han dedicado a propagar teorías de la conspiración según las que algunos exhibidores tratan de sabotear las proyecciones de la película apagando el sistema de aire acondicionado o bien forzando la evacuacion de sus salas. No hay pruebas de que nada de eso haya sucedido.

‘Sound of Freedom’ fue dirigida en 2018 por Alejandro Gómez Monteverde, pero su estreno se pospuso indefinidamente cuando su distribuidora original, Fox Searchlight, fue adquirida por Disney -muchos dicen, también sin fundamento, que el retraso fue un intento de Hollywood de silenciar la película-; mientras permanecía en ese limbo, sus derechos de distribución fueron adquiridos por Angel Studios, una compañía independiente especializada en cine religioso cuya web anima a los espectadores a adquirir más entradas de las que necesitan, que serán donadas a personas que no pueden permitirse la compra.

Película cuestionada

Al mismo tiempo, la película ha sido cuestionada y ridiculizada por parte de la prensa progresista del país, y algunos periodistas pertenecientes a ella denuncian haber sido acosados por personas que los tachan de pedófilos y hasta haber recibido amenazas de muerte. Y entretanto, el drama humano que ‘Sound of Freedom’ describe ha quedado aplastado bajo todo el ruido.

La mayoría de los ataques a la película la acusan de ser un altavoz de QAnon, la infundada teoría extremista según la que existe una élite liberal al frente de una gigantesca red dedicada a raptar niños, violarlos y extraerles la adrenalina para fabricar un elixir de la eterna juventud con ella. Otra versión de ese bulo, surgida en 2016 y conocida como ‘Pizzagate’, aseguraba que una pizzeria de Washington D.C. era el centro neurálgico de una organización pedófila de la que formaban parte Bill y Hillary Clinton -el restaurante acabo tiroteado-; otras bestias negras de los acólitos de QAnon son los Obama, el multimillonario George Soros y celebridades como Tom Hanks y Oprah Winfrey.

Asistentes a un mitin de Trump en Pensilvania muestran el símbolo del movimiento QAnon, el pasado 22 de septiembre.

Asistentes a un mitin de Trump en Pensilvania muestran el símbolo del movimiento QAnon, el pasado 22 de septiembre. / TOM BRENNER

Con el apoyo de Trump

El metraje de ‘Sound of Freedom’ no incluye referencias explícitas a QAnon. Sin embargo, tanto Ballard como el actor que lo interpreta en pantalla, Jim Caviezel -conocido sobre todo por su interpretación de Jesús de Nazaret en ‘La pasión de Cristo’, de Mel Gibson- son defensores y promotores de esas teorías, y durante las últimas semanas se han mostrado muy activos en ese sentido. Ballard ha declarado que los detractores de la película como los liberales en general están intentando “normalizar los abusos sexuales a niños”; Caviezel, por su parte, no solo explica la teoería de la adrenalina cada vez que tiene ocasión, sino que también ha comparado a los detractores de QAnon con los nazis. Ambos cuentan con el apoyo de Donald Trump, que recientemente celebró una proyección privada de la película en un club de golf de su propiedad y la ha elogiado en redes. El expresidente es considerado un profeta de QAnon; Caviezel lo ha descrito como “el nuevo Moisés”.

Recientemente, asimismo, Ballard -expulsado de la OUR a causa, presuntamente, de conductas inapropiadas con algunas de sus compañeras de organización- ha afirmado que las políticas permisivas con la transexualidad y con la inmigración contribuyen al aumento de la trata infantil. Y sus palabras no solo invitan a vincular el ascenso de QAnon con la creciente demonización de la comunidad LQTBI en Estados Unidos; también confirman hasta qué punto ‘Sound of Freedom’ ha sido convertida en una forma de propaganda tan peligrosa como la lacra sobre la que trata de concienciar.