Las imágenes perdidas

El nacimiento de la 'beatlemanía' a través de la cámara de Paul McCartney

McCartney anuncia una nueva canción de los Beatles con la voz de Lennon rescatada por IA

Paul McCartney, el abecé del pop en 23 canciones

Rafael Tapounet

Rafael Tapounet

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El 14 de septiembre de 1963, ‘She loves you’, el cuarto ‘single’ de los Beatles, llegó al número uno de las listas de los discos más vendidos en el Reino Unido. La popularidad de la canción no dejó de crecer en las semanas siguientes y su enorme éxito dio carta de naturaleza a esa oleada de adoración desmesurada que recibió el nombre de ‘beatlemanía’. Entretanto, en Norteamérica se seguía el fenómeno con una mezcla de curiosidad e indiferencia, pero la situación cambió drásticamente con la publicación, el 29 de noviembre, de un nuevo ‘single’, ‘I want to hold your hand’, con el que los Beatles asaltaron la cima de la lista de éxitos estadounidense el 1 de febrero de 1964, muy pocos días antes de aterrizar por primera vez en el país, aparecer en el ‘Ed Sullivan Show’ y convertir la ‘beatlemanía’ en una pandemia mundial.

Esos tres meses frenéticos en los que cuatro veinteañeros de Liverpool cambiaron el rumbo de la historia del siglo XX han sido explicados, documentados y diseccionados de mil maneras diferentes, pero el libro de fotografías ‘1964. Los ojos de la tormenta’ (cuya versión original llegó a las tiendas el martes y que la editorial vasca Liburuak publicará en castellano el 3 de julio) aporta una mirada hasta ahora inédita sobre ese periodo. Inédita y de trascendencia inigualable, porque el autor de las imágenes es uno de los cuatro veinteañeros que desencadenaron el pandemónium: Paul McCartney.

Exposición en Londres

El libro es la lujosa pieza de acompañamiento de una exposición con la que la National Portrait Gallery de Londres reabrirá sus puertas el 28 de junio después de una remodelación de tres años. El proyecto ‘1964. Los ojos de la tormenta’ se puso en marcha en 2020, cuando fueron halladas en el archivo de McCartney casi un millar de fotografías que el músico creía perdidas; son imágenes tomadas con una cámara Pentax de 35 mm entre diciembre de 1963 y febrero de 1964 en Liverpool, Londres, París, Nueva York, Washington DC y Miami.

Con su genuina espontaneidad y su ausencia de afectación, las cerca de 250 fotos seleccionadas para el libro y la exposición revelan el lado más íntimo de un grupo embarcado en la conquista del planeta. Escenas de relax en el ‘basckstage’ en Liverpool, Ringo Starr retratando a sus compañeros con una cámara en Londres, un sonriente John Lennon con su gorra de marinero en París, ‘selfies’ de McCartney frente al espejo de un hotel, fans persiguiendo a la carrera el coche de los Beatles por las calles de Nueva York, George Harrison con gafas de sol y sin camisa en una piscina de Miami Beach… Todo en la colección nos habla de cuatro chavales que tratan de mantener la calma mientras el mundo enloquece a su alrededor.

Los fans persiguen el coche de los Beatles por las calles de Nueva York, en febrero de 1964.

Los fans persiguen el coche de los Beatles por las calles de Nueva York, en febrero de 1964. / Paul McCartney

“Las cosas sucedían de una forma tan salvaje que no puedo decir que la fotografía figurara entre mis prioridades cuando estábamos de gira –escribe McCartney en el libro-. Aunque queríamos pasar de ser un grupo pequeño a ser uno grande y aunque anhelábamos el éxito internacional cuando fuimos a Francia y luego a Estados Unidos, nadie podía predecir lo que aquí describo como ‘los ojos de la tormenta’. […] En plural, porque, además de las fotografías que yo tomaba, estaban las que la prensa nos hacía a nosotros y también los ojos de los fans que nos observaban y los de los agentes de seguridad que nos vigilaban. ¿Quién está mirando a quién?”.

"La buena vida"

Repasando este “álbum de fotos familiar”, McCartney recuerda con especial afecto los ocho días de febrero de 1964 que el grupo pasó en Miami, donde los Beatles grabaron su segunda aparición en el ‘Ed Sullivan Show’ y donde tuvieron tiempo de bañarse en el Atlántico y tostarse al sol. Tras el frío, la nieve y el ajetreo de Nueva York y Washington, aquello fue como unas pequeñas vacaciones. “La buena vida”, dice. Para documentarla, Paul cambió los carretes en blanco y negro que había utilizado hasta entonces por el color. “No me sorprende que al llegar a Miami las fotos empezaran a ser en color, porque, de repente, estábamos en el País de las Maravillas”, señala.

La buena vida duró poco. Inmediatamente después de volver de Estados Unidos, los Beatles empezaron a grabar las canciones de su tercer elepé, ‘A hard day’s night’, y a rodar la película del mismo título, al tiempo que preparaban su primera gira mundial. La revolución ya era imparable y exigía toda su dedicación. McCartney colgó la cámara y las fotos de aquellos tres meses vertiginosos quedaron olvidadas en algún cajón. Ahora reaparecen convertidas en candoroso testimonio de una epopeya cultural de alcance inimaginable. “Poder contemplar en estas fotografías la fuerza, el amor y el asombro ante lo que ocurría a nuestro alrededor lo significa todo –escribe McCartney-. Es lo que hace la vida maravillosa”.