Cierre de trilogía

Fangoria: “Si Michael Jackson estuviera vivo, nadie le sacaría discos”

Alaska y Nacho Canut lanzan el epé ‘Ex profeso’ y la caja que reúne sus tres últimos lanzamientos, ‘Entre paréntesis’, al tiempo que defienden al autor de ‘Thriller’, en el 40º aniversario del álbum, frente a las invectivas de la cultura de la cancelación

Alaska y Nacho Canut, retratados en Barcelona recientemente. 

Alaska y Nacho Canut, retratados en Barcelona recientemente.  / Manu Mitru

3
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

Canta Alaska en el nuevo ‘single’ de Fangoria’, ‘Un poco todo’, que “lo concreto no interesa / la gente discreta va a lo general”. Y por eso defiende la mentira como “un arma social necesaria” para evitar que todos nos estemos matando cada día por un exceso de franqueza. “Cuando te preguntan ‘¿qué tal estás?’, sinceramente, ¿esperas que te cuente cómo ha sido todo mi último año? No, ¿verdad?”, reflexiona. “O cuando un artista te pide que le digas qué te parecido su último disco”, añade Nacho Canut. “Yo eso nunca en la vida se lo he preguntado a nadie. ¡Ni se me ocurriría!”.

A partir de ese principio de la convivencia civilizada, ya sea a través del eufemismo, la omisión o la trola piadosa, consuma Fangoria el epé de cinco canciones ‘Ex profeso’, con el que cierra una trilogía empaquetada ahora bajo el título de ‘Entre paréntesis’. Ciclo de discos cortos que Canut compara con el de los memorables epés ‘Un día cualquiera en Vulcano’ (1992-95), y tras el cual se vislumbra lo desconocido. ¿Rearmarán su búsqueda de sonidos nuevos tras el susodicho paréntesis? “Nosotros nunca hemos sido buscadores de sonidos”, advierte Canut. “Siempre hemos oído música nueva y hemos querido sonar igual que Boney M, o Gary Glitter, o los Sex Pistols, o The Beloved, o Orbital… Es eso, más que buscar sonidos nuevos”.

Miley Cyrus y el rock’n’roll

En ‘Ex profeso’ asoma de nuevo esa canción mutante cuyo título comienza siempre con ‘Satanismo, arte abstracto y…’, esta vez completada con una cita a los New York Dolls. En otras ocasiones, el epílogo apuntaba al rock’n’roll, el tecno-pop o el acid house. Todo viene de aquella exposición en el CCCB, ‘La llum negra’, sobre el influjo de las “tradiciones secretas” en el arte, recuerda Alaska. “Pensamos en unas cuantas cosas que han ido siendo demonizadas, y esta vez ponemos a ‘las’ New York Dolls, porque hay que ver las críticas que sufrieron en su época”. Después de todo, el glam va volviendo periódicamente, ¿no es cierto? Ahí están Måneskin, claro. “Y Britney (Spears) o Miley (Cyrus). Todas tienen alguna canción con ritmo glam”, observa. Ante la hija del bardo country Billy Ray Cyrus, todo es admiración. “Es una estrella del rock’n’roll. La Sandra Dee del siglo XXI”.

Da la sensación de que la segunda juventud de Alaska y Nacho Canut se va estirando de modo indefinido, sobrevolando modas y tendencias. “Es como estar en el Mar Muerto flotando. Un poco preocupante”, desliza ella con humor, si bien, para él, se trata de “un momento muy cómodo”. Además, se muestran encantados con la evolución del canon musical en España. “Las bases techno que utiliza Quevedo con BZRP, y Rojuu, y Depresión Sonora, que son como Sisters of Mercy”, apunta Alaska. “Y esas niñas que a mí me gustan, las ‘aitanas’, ‘anas menas’… Todo eso es muy cercano a nosotros”.

Más importante que Bowie

Noticias relacionadas

Y ahí siguen sus altos referentes de siempre, como Michael Jackson, cuyo ‘Thriller’ ha cumplido 40 años estos días. Estiman que la cultura de la cancelación, que ha castigado a un Woody Allen, a él no le ha alcanzado tanto (a raíz de las acusaciones de abuso sexual) “porque está muerto”, simple y llanamente. “Si estuviera vivo, nadie le sacaría un disco y no podría hacer conciertos”, aventura Alaska. Ante su efigie conviene cuadrarse, viene a decir Canut. “Michael es ultraimportante en la historia de la música, más incluso que Bowie. Todas esas estrellas: Beyoncé, Drake… Son Michael. Fue un pionero absoluto”.

Somos afortunados por contar con Canut en esta entrevista, ya que, según dice, se está dando de baja de los medios. “Porque aquí estamos hablando de música. ¿Pero qué necesidad hay de decir cosas que luego en las redes te van a perseguir durante dos semanas? ¿Para qué correr riesgos?”, reflexiona. Hasta Alaska ha reducido sus apariciones, asegura. “Ya no hago debates. No me compensa”. Su mirada está fijada en la gira que emprenderán en marzo. “Serán conciertos, no una gira”, puntualiza la cantante. “Somos como las folclóricas, que no hacían giras. Contratación abierta”.

Temas

Alaska Música