Música de cine

Un fémur humano y cuatro lenguas inventadas: así se hizo la banda sonora de ‘Los anillos del poder’

Galadriel en Los anillos del poder

Galadriel en Los anillos del poder / Prime Video

Carol Álvarez

Carol Álvarez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La serie de ‘El señor de los anillos: los anillos del poder’ ha emitido ya todos los capítulos de su primera temporada, y más allá del visionado en Prime Video (y revisionado por parte de los fans), el desenlace ha dejado espacio para que otros aspectos de la producción pasen a primer plano, como la música.

Aunque el título principal de la serie, el que inicia cada capítulo y se ha convertido en el tema más conocido, es del mítico compositor Howard Shore, que ya compuso la banda sonora de la trilogía de películas de Peter Jackson veinte años atrás, la apuesta de Amazon por la serie llevó a garantizar el prestigio musical de todo el metraje al dejarlo en manos del compositor Bear MccReary, conocido por las bandas sonoras de ‘Battlestar Galactica’, ‘Black Sails’, ‘Outlander’ y ‘The Walking Dead’ entre otras.

La estrategia comercial de su promoción ha sido pionera: cada capítulo cuenta con un álbum que recoge los temas relacionados con las tramas que se desarrollan durante esa hora de metraje, y que era puesto a disposición de los fans. Solo al final de la temporada se dio a conocer la banda sonora ‘noble’ de la serie, un resumen de los ocho episodios, pero queda a disposición de los aficionados a Tolkien o a la música la opción de escuchar las ocho horas de temas relacionados con ‘Los anillos del poder’.

Ha sido el mismo McCreary quien ha querido relatar los pormenores de la composición de esta banda sonora, desde su encargo hasta su difusión mundial, y lo ha hecho a través de varias entradas en su página web que promete seguir alimentando con más anécdotas y curiosidades del proceso de elaboración de la serie.

Estas son las cinco anécdotas más curiosas de la producción musical que explica el compositor:

El secretismo

Tras recibir el encargo, dadas las circunstancias de confidencialidad y el secretismo que marcó la estrategia comercial de la serie, el compositor no pudo comentar ni en su familia ni amistades en qué estaba trabajando, solo su esposa Raya estaba al corriente. “Incluso en la seguridad de mi propia casa, no me atrevía a decir en voz alta las palabras 'El Señor de los Anillos', por temor a que mi pequeña hija, Sonatine, las repitiera en la escuela. Mi esposa y yo hablamos en clave durante la cena”, explica.

Tras unos primeros contactos a finales de 2020, el visto bueno a su incorporación al proyecto se produjo en verano de 2021. Él siguió afincado en Los Ángeles mientras todo el equipo ya trabajaba en el rodaje en Nueva Zelanda.

17 temas musicales

Una serie de televisión cuenta con un máximo de siete temas musicales, de los que dos tienen más profundidad. 'Los anillos del poder' tiene 17. “Mientras leía los guiones y discutía la estructura del programa con los 'showrunners', establecí una lista de los temas más vitales que consideré necesarios, y eso incluía temas específicos de personajes para Galadriel, Elrond, Sauron, Nori, El extraño, Durin IV, Bronwyn y Arondir, Halbrand, Elendil e Isildur, Adar y los orcos y Los Místicos”, pero además compuso temas relacionados con lugares: Valinor, Khazad-Dum, Númenor, y el pueblo Harfoots,tienen su propio tema. “También los Anillos de Poder”, añade.

¿Un fémur humano?

McReary también separó los temas de las distintas culturas que aparecen en la serie a partir de distintos instrumentos. Las composiciones vinculadas al pueblo de Númenor se inspiran en las zonas más orientales de Europa y Asia Menor, con instrumentos como el duduk, un instrumento de viento de Armenia o el yayli Tambur, un instrumento de cuerda tradicional turco, mientras que los temas de las escenas de los pelosos se acompañan de instrumentos celtas, como gaitas irlandesas y escocesas.

La música pensada para los orcos procede de huesos animales, cuernos, y hasta un fémur humano, mientras que la del Extraño se relaciona con la música de gamelán balinés.

Y llegó la grabación

“Para cada episodio grabamos cuatro días de orquesta sinfónica en Londres, en los icónicos AIR Studios de Sir George Martin o en los legendarios Abbey Road Studios”, cuenta McCreary, “también de tres a cuatro días de coro y coro de niños en el Synchron Stage en Viena, Austria y a diversos instrumentistas solistas en Los Ángeles, Nueva York, Noruega y Suecia, un proceso que tomó unos siete días”.

Las restricciones del covid pasaban factura. La orquesta no podía interpretar a la vez las composiciones: se reunían los instrumentalistas de cuerda  por un lado y grababan, luego los instrumentos de viento, percusión, solistas y coro tuvieron sesiones separadas, lo que complicó enormemente la logística. Y la mayoría de ellos no sabían aún que tocaban para la banda sonora de ‘Los anillos del poder’.

Lenguas 'tolkenianas'

El peso de los coros es esencial en la banda sonora, y su gestión estuvo a la altura del desafío. Se compusieron temas que usaron hasta cinco lenguas inventadas por Tolkien: dos lenguas élficas, el sindarin y el quenya, una lengua enana, el khuzdûl, la lengua de Númenor, el adûnaico, y la lengua de los orcos y Sauron, llamada lengua negra. “Aunque era posible que nuestros expertos en idiomas generaran nuevas palabras en cualquiera de estos idiomas, usando las reglas que Tolkien había ideado, me esforcé por usar palabras reales que el propio Tolkien había imaginado”, cuenta McReary.

Cuestión al margen es como suena: una coach de dialectos, Leith McPherson, grabó una pista de audio de pronunciación lenta que usaron como base tanto los coros como los cantantes.