Diccionario

'El señor de los anillos' y el universo de Tolkien, de la A a la Z

'El señor de los anillos' y el universo de Tolkien, de la A a la Z

Prime Video

13
Se lee en minutos
Carol Álvarez
Carol Álvarez

Subdirectora de El Periódico de Catalunya

Escribe desde Barcelona

ver +

Hablar de personajes y tramas de la obra de J.R.R. Tolkien, el novelista inglés que llevó la fantasía al público adulto y la dignificó con su talento como una forma de evasión hacia la realidad, es abrirse a un laberinto de historias y relaciones en las que uno se puede perder -felizmente- y hasta encontrarse con algún 'spoiler' si no está muy metido en la materia.

El estreno de 'El señor de los anillos: los anillos de poder' en Amazon Prime Video, con todo, merece el riesgo. ¿Quién no querría leer una y otra vez sus historias y reencontrarse con sus protagonistas?

Este viaje por el universo de Tolkien que empieza a continuación reúne a personajes como Galadriel y Sauron y personas de carne y hueso como John Howe y Jessica Yates. Todos llevan consigo la marca de una obra monumental e inolvidable.

Anillos

 Empezaremos con una de contexto. Los anillos de poder fueron 20, pero solo uno de ellos, el Anillo Único, "podía gobernarlos a todos", según relató J.R.R. Tolkien en sus tres obras más populares, El señor de los anillos, El Hobbit y El Silmarillion. En uno de los pasajes más célebres de la obra de Tolkien se recita cuáles son. 'Tres anillos para los Reyes Elfos bajo el cielo/ Siete para los señores Enanos en casas de piedra/ Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir/ Uno para el Señor Oscuro sobre el Trono Oscuro en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras'.

Solo 19 de ellos fueron forjados por los elfos. Del Señor Oscuro, Sauron, hablaremos de nuevo más adelante.

Bolsón

Los Bolsón, Baggins en el original inglés, Saquet en la traducción catalana...son saga esencial en la obra de Tolkien aunque no aparecen en El Silmarillion, la piedra angular del resto de novelas: los ecos y repercusiones de lo que sucede en la Segunda Edad del Sol marcan los desastres y desafíos que deben afrontar los populares Bilbo Bolsón y Gandalf en El hobbit y toda la comunidad del anillo, encabezada por el sobrino de Bilbo, Frodo Bolsón, en la trilogía de El señor de los anillos. Los Bolsón, hobbits de la comarca, llegarán a ser portadores clave del Anillo del Poder.

Celebrimbor

Celebrimbor es un elfo legendario por su maestría como orfebre y que tuvo la mala suerte de cruzarse con un misterioso ser, Annatar, que decía venir de parte de los dioses,  allá por el 1200 de la Segunda Edad. El suyo fue uno de esos encuentros que determinaría toda la trama, porque nadie como Celebrimbor podría forjar los anillos mágicos. El personaje es esencial en la trama de El señor de los anillos de Amazon.


/ Amazon Studios / Ben Rothstein

Durin

Durin es una dinastía de reyes enanos que tiene un papel también protagonista en el Universo de Tolkien. El rey Durin III tiene mucho que ver con el futuro de uno de los anillos del poder, y el primero, el que fundó la saga, fue quien construyó la legendaria ciudad de Moria, también conocida como Khazad-Dûm, bajo tierra. Tolkien creó este personaje a partir del mito nórdico del mismo nombre, que habría forjado una espada mágica. Pero eso es otra historia.

Elfos

Los elfos son los personajes que mejor trazan la continuidad narrativa entre las distintas obras del universo Tolkien por su condición de inmortalidad. No es que no puedan morir nunca: sabemos que Arwen, la amada de Aragorn, se debate contra el consejo de su familia por renunciar a ella para llevar una vida mortal, y otros mueren en combate. Los elfos de Tolkien son muy atractivos y conservan el rasgo distintivo de las orejas puntiagudas que caracterizan el mito en el que se inspiró, también nórdico, que son seres más bien pequeños y con menos épica en sus hazañas. Galadriel es la elfa protagonista de El anillo del poder, y también aparece en El señor de los anillos, igual que Elrond, semielfo que será el señor de Rivendel en la trilogía de Tolkien.


/ Ben Rothstein/Amazon Prime Video

Fargorn

Es el nombre que si te sumerges en el mundo de Tolkien te traslada a los bosques donde se libran grandes batallas, pero también es el otro nombre que tiene Barbol, uno de los personajes más entrañables de su universo: un árbol animado, que puede hablar, caminar y correr, y que representa la ideología más ecologista del autor. Los ents, así se llaman estos árboles de ficción, atraviesan las tramas de Tolkien y juegan su papel protagonista.

Galadriel

La protagonista indiscutible de 'El anillo del poder', en la serie de Amazon interpretada por Morfydd Clark, en las sucesivas apariciones en la traslación al cine de la trilogía de El señor de los anillos y El hobbit, en la piel de Cate Blanchett. La dama blanca que tenemos como referente cinéfilo es más una hechicera, una maga sabia, que la que cruza espada en mano los capítulos de la serie de Jeff Bezos. Es una etapa de su vida más temprana y de descubrimiento del mal.

Morfydd Clark, actriz que interpreta a Galadriel en 'El Señor de los Anillos: los Anillos del Poder', de Amazon Prime Video.

/ AMAZON PRIME VIDEO

Howe, John

En el universo Tolkien no puede faltar el ilustrador canadiense John Howe, que junto a Alan Lee, otro maestro, lograron dar vida en dibujo a la mitología y escenarios que puebla el mundo ficticio de Tolkien, haciendo de pasarela también con la forma final que tomarían en la épica producción cinematográfica de Peter Jackson.

Isildur

La leyenda de Isildur une El Silmarillion y El señor de los anillos, porque es en vida de este hombre, amigo de elfos y fundador del reino de Amor, que se libra la gran batalla contra Sauron en la que él juega un papel estratégico. En la serie de Amazon lo vemos en su lado más humano, dando forma al personaje épico que nos trasladó su intervención en La comunidad del anillo. De vencedor a vencido, su personaje refleja el poder del anillo.


/ Prime Video

Jinetes oscuros

Los jinetes negros son seres temibles, espíritus corrompidos por Sauron que fueron antes hombres portadores de anillos de poder. Son tan terribles que más de uno aún tendrá pesadillas al recordar los que reprodujo Ralph Bakshi en la primera película animada que se hizo de El señor de los anillos. Peter Jackson se inspiró en su puesta en escena al recrearlos en su adaptación cinematográfica. También conocidos como Nazgûl, están presentes en El silmarillion y en la trilogía de El señor de los anillos.

Khazad-dûm

Khazad-Dûm es el legendario reino de los enanos que fundó, según el imaginario de Tolkien, Durin durante la Primera Edad. estaba bajo tierra, poblado de túneles infinitos, y había albergado en sus profundidades el preciado metal mithril, otro invento que jugará un papel capital en El señor de los anillos. También había habido otros reinos enanos, en las Montañas Azules, pero fue el que más resistió a lo largo de los siglos hasta que ya en la Tercera Edad perdieron la ciudad a manos de las fuerzas oscuras.

Lee, Alan

Artista británico, está junto a John Howe detrás del imaginario de Tolkien sobre todo a partir de la trilogía de Peter Jackson, que pidió su colaboración para recrear los personajes y escenarios de las películas de El hobbit y El señor de los anillos tras quedar admirado por sus acuarelas, que acompañan muchas de las adaptaciones literarias y publicaciones del universo de Tolkien. El mismo Howe es fan del autor y ha hecho cameos en las películas de Jackson.

Mithril

Minerales preciosos hay muchos, pero el más valioso para la trama del anillo es el que inventó Tolkien con el nombre de mithril. Flexible como un junco, resistente como el acero más impenetrable, ligero como una pluma. Una cota de malla de mithril, regalada a Bilbo por un enano y luego en poder de Frodo Bolsón permite que el pequeño hobbit supere con vida el ataque de un jinete negro en La comunidad del anillo. Sin este extraño mineral, que solo se encontraba en las profundidades de Khazad-Dûm, seguiríamos sumidos en las tinieblas del mal en la obra de Tolkien.

Númenor

La isla bendecida por los dioses, según la mitología de Tolkien, fue durante un tiempo también donde convivieron elfos, que visitaban en largas barcazas las tierras, y hombres con sangre élfica durante largo tiempo, o al menos hasta que la semilla del mal de Sauron se abrió paso y envenenó a los mortales: no tardaron en empezar a envidiar y a la vez rechazar a los elfos por su eterna juventud. La leyenda de la isla de Númenor bebe con claridad del mito de la Atlántida, que interesó ya en la época de Oxford a Tolkien, y de hecho nació de un relato de viajes que esbozó en su juventud.


/ Amazon Prime Video / Ben Rothstein

Olog-Hai

Una de las razas maléficas que ideó Tolkien para El señor de los anillos, se caracteriza por tener los rasgos físicos de los trolls, que beben de la mitología nórdica, pero sin sus desventajas, a saber, no se convertían en piedra al recibir la luz del sol. Ejércitos de miles y miles de estos seres se empleaban en las batidas y ofensivas lanzadas por Sauron y también Saruman, otro brujo que se pasó al lado oscuro.

Palantiri

Como los anillos del poder, las piedras adivinatorias Palantiri fueron diseñadas con esmero y precaución. Hasta 10 piedras llegaron a existir, todas ellas bolas radiantes de un extraño vidrio en el que podías proyectar el futuro, el pasado y también localizar a otros seres. Vemos en El Silmarilion su historia y como se conservaron en la isla de Númenor hasta la caída del reino, luego se dispersaron y así aparecen en la trilogía del anillo, en poder de Saruman, una, por ejemplo.

Quenya

De las muchas lenguas que se inventó Tolkien, por algo era un apasionado filólogo, la quenya es una de las más mencionadas en sus libros: se la atribuye a los elfos antiguos, y de hecho a veces se refiere a ella como alto élfico. Tolkien se inventó 15 idiomas distintos, con mayor o menor complejidad y relaciones con idiomas reales que estudió. El quenya lo habrían inventado elfos antiguos, y luego se derivaría en otros dialectos, más comunes, agrupados en el quenya moderno, y que se diferenciaban según la zona donde se asentaron las distintas familias de elfos que lo hablaban.

Rohirrim

Los rohirrim, también conocidos como los jinetes de Rohan, son lo más parecidos a los Khalessi de Juego de tronos: pueblo nómada, que vive de los caballos y de sus desplazamientos, son guerreros, solo que menos salvajes. Tal y como Tolkien los imaginó tenían más de caballeros medievales que de salvajes, de fisionomía nórdica. Por lo demás, su vida giraba en torno a los caballos y a la defensa de sus tierras. Juegan un papel destacado en Las dos torres, libro de la trilogía de El señor de los anillos.

Sauron

Para muchos y aún sin haber visto la serie de Amazon, Sauron es el verdadero protagonista y no Galadriel, que es la elfa guerrera que capitaliza la promoción internacional de este fenómeno televisivo. ¿Por qué? Quizá porque a la elfa ya la hemos conocido en sus encarnaciones maduras, pero a Sauron solo lo hemos visto representado en forma de gran ojo que todo lo ve. Nada más. Tiene algo de la atracción de la figura de Darth Vader del universo Star Wars, quién se esconde detrás de esa máscara, y también cómo ha llegado a ser así. La incógnita en torno a cómo nació el poder maligno de Sauron, la curiosidad por conocer sus primeros pasos, hace el personaje irresistible. Sabemos por El silmarillion que en sus primeras intervenciones lo suyo era engatusar y poner a unos contra otros con engaños.

Thranduil

El rey de los elfos del Bosque Negro tiene su protagonismo en El hobbit, también será el padre del elfo más célebre de la historia, el Legolas que encarnó Orlando Bloom para las tres películas de Peter Jackson. Antes de ser rey vivió las penurias de la migración y también la dureza del enfrentamiento con un joven Sauron.

Uruk- hai

Nueva raza de orcos, creada por la maldad de Sauron sin más precisión pese al detalle absoluto que incluía Tolkien en su obra. Es también la más moderna o mejorada de todas las que veremos en el despliegue de seres malignos del Señor Oscuro. Son más inteligentes y peligrosos que los trolls y los olog-hai, y por eso suelen mezclarse con ellos en las batallas pero siempre en funciones de dirección de las tropas.

Valar

Los valar son una especie de semidioses o dioses menores, inspirados en las mitologías paganas, que derivaron de un dios único. Alguno diría que para no alejarse de la religión cristiana los quería equiparar también con los arcángeles, y de hecho, uno de los valar más poderosos, Melkor, se acaba corrompiendo y se convierte en el germen del mal en la Tierra Media. Algo parecido a la caída del arcángel Lucifer.

Wiseman, Luke

Wiseman fue uno de los compañeros de batallón de Tolkien y de la amistad e intensidad de los lazos que les unió durante el traumático paso por la Guerra Mundial, el novelista empezó a armar ese gran homenaje a la camaradería y a la lucha conjunta y en equipo contra el mal que es la obra de El señor de los anillos.


/ Copyright Amazon Studios

Xavier Morgan, Francis

 

Si antes hablábamos del idioma quenya, alto élfico, ahora podemos aludir al idioma naffarin que Tolkien inventó a partir de las nociones de lengua española que le enseñó un sacerdote católico, Francis Xavier Morgan, que fue de gran apoyo a su familia cuando perdió a su padre. El religioso era de origen andaluz.

Yates, Jessica

Noticias relacionadas

No es que se vean muchas mujeres en el entorno del universo de Tolkien, al menos en el que lo rodea. Jessica Yates es una de ellas y puede ser la voz de otras muchas que ocupan espacios más discretos pero fieles al fenómeno del autor británico. Bibliotecaria y miembro de la Tolkien Society desde 1972, ha fundado clubs, revistas y ha organizado seminarios en las últimas décadas para profundizar y difundir la figura del novelista.

Zaentz, Saul

Productor cinematográfico fallecido en 2014, ostentó durante décadas (desde 1976) los derechos sobre El hobbit y El Señor de los anillos, y así fue como empujó la producción de la película animada de Ralph Bakshi en 1978, que aunque no recoge la totalidad de contenido de la trilogía puso por primera vez en movimiento lo que hasta entonces solo se podía recrear en la mente de los lectores y seguidores de Tolkien.