Perfil

Héctor Bellerín, el futbolista 'cool' que lee a Joan Didion

Héctor Bellerín, fotografiado el pasado mes de marzo

Héctor Bellerín, fotografiado el pasado mes de marzo / Instagram by Borja Iglesias

  • El nuevo lateral derecho del Barça es un deportista singular tan apasionado de la lectura y de la moda como comprometido en favor de la ecología y en contra de la homofobia

6
Se lee en minutos
Julián García
Julián García

Periodista

ver +

La Oxford Union es una reputada sociedad privada de debate fundada en 1823 que, a lo largo de su historia, ha contado con la presencia de eminentes pensadores, políticos, científicos y artistas, sin descuidar, como buena entidad británica, a las estrellas de la cultura popular del momento. En febrero de 2018, la Oxford Union abría sus puertas a Héctor Bellerín (Calella, 1995) para que diera una charla sobre sus múltiples inquietudes más allá del fútbol: la moda, la ecología, la salud mental y, también, el proceso independentista catalán, en aquel momento todavía en la cresta de la ola. Era el primer futbolista del Arsenal (también el primero en activo de la Premier League) que tenía tal privilegio y, sin duda, lo supo aprovechar: con un asombroso inglés con acento del norte de Londres y una elocuencia infrecuente en el mundo del fútbol, Bellerín confirmó que era un tipo especial, el “único jugador genuinamente ‘cool’ de la Premier”, como lo definió en 2019 el periodista Joel Golby en un estupendo artículo en la revista ‘Vice’.

A los 27 años, Bellerín regresa al FC Barcelona para intentar adueñarse de ese lateral derecho que anda cojo desde los buenos tiempos de otro jugador único, aunque en órbitas opuestas, como Dani Alves. Es fácil que el ‘look’ de Bellerín (el habitual bigote, la melena a lo jugador búlgaro de los 80, el gusto por los ‘bucket hacks’ y los trajes fluidos) pueda llevar a error y convertirlo en un hortera o un frívolo. Nada más lejos de la realidad. No lo puede ser un tipo que, en su visita a ‘La resistencia’ junto a Borja Iglesias, regaló a Broncano ‘El año del pensamiento mágico’, esa memorable reflexión sobre la pérdida y el luto de la escritora Joan Didion. O que se presenta por primera vez en la Ciutat Esportiva del Barça al volante de un pequeño Smart Forfour. Intentamos desentrañar, en forma de cinco claves, las razones por las que Bellerín, más allá del encorsetado rectángulo de juego, es un futbolista único en su especie:

La moda

Salta a la vista que Bellerín es un apasionado de la moda, pero a años luz de la pornográfica exaltación del marquismo de lujo inherente a las jóvenes y adineradas estrellas del fútbol. Los hábiles cazatendencias británicos pronto se percataron de que el joven Bellerin, que llegó a Londres procedente de La Masia en 2011 a los 16 años, tenía potencial de icono, condición que, durante su década en la capital inglesa, le permitiría protagonizar campañas para H&M y Adidas, posar con ropa de PradaRaf SimonsBerluti o JW Anderson, e incluso desfilar en 2019 en París de la mano del malogrado Virgil Abloh para Louis Vuitton.

El gusto por la moda le viene de casa, puesto que su madre y su abuela trabajaban en su taller de costura en Badalona y el pequeño Héctor ya jugueteaba con las telas, los patrones y las máquinas de coser. En el programa de Movistar Plus+ ‘Informe+ | Moda & deporte’, emitido este mes de abril, Bellerín admitía que, ahora mismo, solo viste “ropa de segunda mano”, en una apuesta tanto estética como ecosostenible.

El inglés

Hay futbolistas y entrenadores españoles que se desenvuelven fluidamente con el inglés gracias a sus largas estancias en la Premier, como Cesc Fàbregas, César Azpilicueta, Mikel Arteta o Bob Martínez, pero lo de Bellerín es, también aquí, especial: su inglés con marcado acento del norte de Londres puede considerarse nivel nativo. En una magnífica entrevista al medio digital ‘La media inglesa’, el futbolista catalán admite que siempre, desde chaval, se le había dado bien el inglés, aunque cuando aterrizó en Highbury en 2011 se percató de que, dada la cantidad de acentos diferentes que detectó, no entendía apenas nada. Su compañero y amigo Jon Toral, de madre inglesa, le ayudó mucho a perfeccionar errores y, según explica entre risas en esa entrevista, fueron clave en su mejora fonética las numerosas visitas que, de noche, hacían a clubs de billar donde practicaban (de forma brillante) el snooker en compañía de otros jóvenes jugadores del Arsenal.

Didion, Broncano y Obama

Broncano aún debe de estar en shock. El hábil presentador quedó perplejo cuando Bellerín, en compañía de Borja Iglesias (otro inquieto), le regaló en abril ‘El año del pensamiento mágico’, de Joan Didion. “¿Un libro? ¿Me regalas un libro?”. Solo le faltaba rascarse la cabeza. “Te lo iba a traer en inglés, pero no sabía si leías en inglés”, le espetó Bellerín. “La verdad es que es un gran libro. Muy emocional. Y ella escribe muy bien”.

Héctor Bellerín con Borja Iglesias en 'La resistencia'

/ Movistar Plus+

Broncano, más bien el ambiente de broma chusca que envuelve al programa, pareció descolocado, pero es que el jugador nunca ha ocultado sus inquietudes. En un video-test sobre aficiones que le hizo el Real Betis tras ser cedido al club andaluz el año pasado, el futbolista admitió que su asignatura favorita cuando era niño era “la Historia”, que le encantaría “conocer a Obama” y que, de no haberse dedicado al fútbol, habría dirigido sus metas hacia “la creatividad audiovisual”. En 2016, en una entrevista a ‘The Times’, explicó que había estudiado una diplomatura en márketing ‘online’ por la Universidad de Pensilvania. “La gente piensa que solo deberíamos pensar en jugar a fútbol, pero tenemos muchas horas libres y me gusta mantener la mente activa. Leo mucho”, decía Bellerín, fascinado por “cómo funcionan la industria, las redes sociales, los negocios, el cuidado de la propia imagen y de las finanzas”.

La vocación ecologista

Noticias relacionadas

El Forest Green Rovers es un club de la tercera división inglesa, conocido por ser el primero del mundo con el reconocimiento de ser neutro en carbono. En septiembre de 2020, Bellerín se convirtió en su segundo accionista mayoritario. Además de ofrecer menús veganos en el restaurante del estadio los días de partido y de vestir equipaciones hechas con residuos de café molido y plástico reciclado, el Forest Green Rovers juega sobre un césped en el que está prohibido el uso de productos químicos. También en 2021, el futbolista se adhirió a la iniciativa One Tree Planted, que se comprometía a plantar 3.000 árboles cada vez que el Arsenal ganara un partido. El balance final fue de nada menos que 60.000 árboles nuevos en el Amazonas.

El mundo en que vivimos

Los futbolistas (los deportistas, en general) suelen ponerse de perfil a la hora de expresar sus opiniones personales sobre situaciones, problemas o conflictos del mundo que les ha tocado vivir. Bellerín, como no podía ser de otro modo, ha desafiado el canon timorato y ha hablado con ambages sobre los riesgos para la salud mental de los deportistas de élite, la homofobia en el mundo del fútbol, el derecho al aborto de la mujer o la mismísima guerra de Ucrania. Sobre este último punto, en la citada entrevista con ‘La media inglesa’, Bellerín abría sin miedo un melón conflictivo: “Me parece bastante duro ver que nos interesa esta guerra más que otras. No sé si es porque ellos [la población ucraniana] se asemejan más a nosotros o porque el conflicto nos puede afectar más directamente (…). La guerra en Palestina ha sido completamente silenciada, y también pienso en Yemen, en Irak... Lo que ha hecho Rusia con Ucrania hay países que llevan muchos años haciéndolo y, en cambio, hemos hecho la vista gorda. Veo racista y poco empático olvidarse de estos otros conflictos”.