Escándalo judicial

Una investigación argentina relaciona a Plácido Domingo con las actividades de una red de trata sexual

  • El tenor es citado en conversaciones telefónicas en el marco de la causa contra la Escuela de Yoga de Buenos Aires

  • Una de las grabaciones es atribuida incluso al famoso cantante, quien había estado en Buenos Aires la semana pasada

Plácido Domingo en la Ópera de Viena.

Plácido Domingo en la Ópera de Viena. / EFE

2
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

 

Plácido Domingo se presentó durante la primera semana de agosto en el Teatro Colón de Buenos Aires. El público aplaudió de pie sus interpretaciones de fragmentos de La traviata e Il trovatore, de Giuseppe Verdi, sin saber que, casi a la vez, la Policía Federal argentina lo tenía en el foco de una investigación de alcance, relacionada con una secta que, bajo el amparo de la enseñanza de yoga, estaba vinculada a la trata de personas y la oferta de servicios sexuales.

El nombre del tenor aparece supuestamente en varias conversaciones telefónicas interceptadas en el marco de la investigación sobre el accionar de la desmantelada Escuela de Yoga de Buenos Aires. Su líder, el octogenario Juan Percowicz, es uno de los 24 arrestados por las fuerzas de seguridad.

En uno de esos audios, de fecha desconocida, se alude a un supuesto encuentro entre Domingo con una mujer que forma parte de la secta y a la que se la nombra con el apodo de "Mendy", según las primeras informaciones. En otra grabación aparece la misma voz atribuida al cantante: "cuando salgamos de la cena venimos separados". Una de las grabaciones filtradas por los medios de prensa presenta a "Mendy" con un interlocutor que no se ha identificado. "Plácido dijo que podía venir a visitarnos, es decir, que va a venir a visitarme. Porque él va a casa en New York y lo recordó ayer". Y añade: "tendré que sacrificarme una vez más, tengo mucha vocación de servicio". Hay, además, una charla entre "Mendy” y el contador Percowicz, a quien le avisa: "Ya me llamó (Domingo) y armó la matufia (engaño) para que me quede en el hotel sin que los agentes se den cuenta". Y un bromista Percowicz le responde: "Qué degenerada eres". A lo que ella agrega: "me parece que un poquito colaboraste con este producto".

La Escuela de Yoga de Buenos Aires ha funcionado en esa clave delictiva a lo largo de tres décadas y años atrás ya había estado en la mira de la Justicia. El juez Ariel Lijo volvió sobre esa causa y ordenó las escuchas telefónicas. El tenor, quien ha sido denunciado por acoso sexual en Estados Unidos, no es objeto de la investigación del magistrado.

La imagen de Domingo se ha visto afectada por los hechos que lo involucraron en Estados Unidos, al punto de tener que dar un paso al lado en la Ópera de Los Ángeles.

El alcance de la secta

Noticias relacionadas

La implicación de Domingo en el escándalo de la Escuela de Yoga de Buenos Aires, una organización delictiva que, bajo la promesa del desarrollo espiritual reclutaba y sometía a cientos de personas, no hizo más que sacar al cantante del lugar de las aclamaciones por sus dones vocales para volver a ubicarlo en un plano de la sospecha.

El grado de perversión de la secta liderada por Percowicz ha provocado un fuerte impacto en Argentina. No solo porque esa “escuela” recibía patrocinio de importantes empresas y bancos sino por su propio funcionamiento y el mecanismo de acumulación económica sobre la base de la “explotación” de las personas y el uso del dinero en el negocio inmobiliario. La Policía ha incautado más de un millón de dólares en uno de los registros.