Ataque a la liberta de expresión

La prensa conservadora de Irán felicita al agresor de Salman Rushdie

"Besemos las manos del que desgarró el cuello del enemigo de Dios con un cuchillo", dice el diario Kayhan

La prensa conservadora de Irán felicita al agresor de Salman Rushdie

REUTERS/Andrew Winning

1
Se lee en minutos
AFP

El principal diario ultraconservador de Irán, Kayhan, felicitó este sábado al hombre que apuñaló en Estados Unidos al escritor británico de origen indio Salman Rushdie, autor de "Los versos satánicos", obra por la cual el líder religioso iraní Jomeiní lanzó, en 1989, una fatua condenándolo a muerte.

"Felicitaciones a este hombre valiente y consciente del deber que atacó al apóstata y depravado Salman Rushdie en Nueva York", dice el periódico, cuyo jefe es designado por el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei. "Besemos las manos del que desgarró el cuello del enemigo de Dios con un cuchillo", agrega el artículo.

Rushdie fue apuñalado en el cuello y el abdomen en un centro cultural de Chautauqua, en el norte del estado de Nueva York, donde debía dar una conferencia. El escritor de 75 años fue operado y se encuentra bajo respiración artificial y podría perder un ojo, declaró su agente Andrew Wylie.

Por el momento, el gobierno iraní no emitió ninguna reacción oficial sobre el intento de asesinato de Rushdie. El conjunto de los medios de comunicación, salvo el diario reformista Etemad, dieron cuenta de la noticia calificando, según la línea oficial, a Rushdie de "apóstata".

Noticias relacionadas

El diario estatal Irán publica este sábado que "el cuello del diablo" fue "golpeado por una navaja". "No derramaré ninguna lágrima por un escritor que denuncia a los musulmanes y al Islam con infinito odio y desprecio", escribió en un tuit Mohammad Marandi, asesor del equipo negociador nuclear. "Rushdie es un peón del imperio que se hace pasar por un novelista poscolonial", agregó.

Salman Rushdie indignó a una gran parte del mundo musulmán con la publicación en septiembre de 1988 de "Los versos satánicos", lo que llevó al fundador de la República Islámica, el ayatolá Rouhollah Jomeiní, a emitir una "fatua" en 1989 pidiendo su muerte.