El futuro del escenario del Paral·lel

La sala Barts de Barcelona cambiará de nombre y de empresa gestora

La promotora The Project, a cargo del espacio de titularidad pública desde su creación en 2012, lamenta que su proyecto “no encaja” con las bases del concurso convocado por el ayuntamiento de Barcelona

Jamie Cullum, en la sala Barts.

Jamie Cullum, en la sala Barts. / Ferran Sendra

2
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

La sala Barts cerrará etapa a partir del 17 de abril después de que la empresa que la gestiona, The Project, vea incompatible su proyecto con las bases del concurso convocado por el Ayuntamiento de Barcelona. En esa fecha, esta promotora se desvinculará del espacio del Paral·lel, de titularidad pública, después de casi diez años de actividad, dando paso a un nuevo agente privado resultante de un proceso actualmente en marcha, cuya resolución, según fuentes consistoriales, se dará a conocer en un período de diez a quince días.

La promotora The Project lamentaba este lunes, a través de un comunicado, “las discrepancias con el detalle y el contenido del nuevo concurso para la gestión del teatro, que limita el uso solo a la música y hace inviable la continuidad de lo que es y lo que ha sido Barts y su propuesta transversal y multi-escénica”. Por ello, la empresa se había visto impulsada a retirarse del concurso, convocado por el ayuntamiento tras agotarse la prórroga concedida un año atrás. “Este hecho nos ha hecho tomar la dolorosa decisión de no presentar una propuesta de continuidad de nuestro proyecto, ya que estaría condenada de antemano”.

Réplica del ayuntamiento

El ayuntamiento anunció en 2020 su propósito de aplicar a esa sala la filosofía de las ‘casas de la música’, red de escenarios con gestión público-privada en el ámbito catalán. Más allá de esa terminología usada, Dani Granados, delegado de Derechos Culturales, replica el comunicado de The Project apuntando que “no responde a la verdad” por lo que respecta al futuro uso exclusivamente musical de la sala. “Las bases hablan con claridad de un centro que apoyará al entorno de la música, las artes escénicas y la creación en la ciudad, y nosotros apostamos mucho por la hibridación”, señala a este diario, al tiempo que destaca la prioridad de “incorporar el interés general y no solo aquella programación con perspectiva de explotación comercial, por excelente que pueda ser”.

Granados destaca la labor de The Project en Barts, “levantando la sala con una programación de muchísima calidad”, si bien estima que “un equipamiento de titularidad pública debe poder incorporar otras miradas, como el vínculo con las escuelas y con el territorio, e integrando temas de interculturalidad, diversidad o programación paritaria”. Las bases, añade, establecen ese principio, “y la puntuación que reciba el proyecto va en función de todos esos elementos”. A su juicio, las músicas populares necesitan en Barcelona “un espacio de referencia que dé respuesta a la articulación sectorial, como los que existen en Francia”, y equivalentes al Lliure para el teatro o el Mercat de les Flors para la danza.

Noticias relacionadas

La etapa de Barts termina tras haber congregado a más de un millón y medio de asistentes desde su arranque, en noviembre de 2012, y haber programado a cerca de un millar de artistas, incluyendo tanto conciertos como espectáculos de teatro musical y familiar, y comedia ‘stand up’. La nueva gestión, apunta Dani Granados, no se hará esperar, ya que arrancará antes de verano “con toda seguridad”. La sala dejará atrás el nombre de Barts, propiedad de The Project, y sumará una nueva marca a un largo historial que se remonta al viejo Teatro Español (1909-80), escenario conocido a partir de los años 80, sucesivamente, por Studio 54, Chic Studio y Artèria Paral·lel.

 

Temas

BARTS