ESTRELLA DE VUELTA

'The Batman' Robert Pattinson vuelve a lo grande

El ídolo juvenil y actor de culto reclama su lugar en el firmamento de Hollywood con 'blockbusters' como 'The Batman' o 'Tenet'

Robert Pattinson.

Robert Pattinson. / FILM MAGIC / MICHAEL TRAN

4
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

Especialista en series, cine, música y cultura pop

Escribe desde Barcelona

ver +

Aunque cueste creerlo, Robert Pattinson (Londres, 1986) no fue considerado en un principio el hombre ideal para encarnar al vampiro vegetariano Edward Cullen de 'Crepúsculo'. No apoyaba esta opción ni la autora de los libros, Stephenie Meyer, ni sus más entregados lectores; algunos creían que el joven actor inglés tenía más cara de gárgola que de seductor chupasangres.

Y sin embargo, a finales de los dosmiles Pattinson parecía inextricable de la exitosa saga, con todo lo que eso podía conllevar para su carrera. O para su vida personal, sobre todo por estar envuelto en una relación complicada con su pareja en la pantalla, Kristen Stewart. Cuando, a principios de la década pasada, el actor empezó a decantarse por el cine independiente, parecía fugarse de un doble enemigo: el encasillamiento como 'poster boy' y el foco de los paparazzi.

Él ha asegurado, sin embargo, que si empezó a volcarse en películas arriesgadas y a encarnar personajes complejos, inusualmente inocentes, tremendamente cínicos, o simplemente reales en sus capas de rareza, no fue por probar nada a nadie, sino porque esa clase de cine era el que siempre le había gustado.

Por algún motivo, al parecer inseguridad, nunca había creído que los grandes autores podrían estar interesados en él. Pero lo estaban. El primero en apostar fuerte por Pattinson fue David Cronenberg, quien lo convirtió en protagonista de su adaptación de la novela 'Cosmópolis' de Don DeLillo y, no mucho después, lo invitó a participar en su oscura sátira de Hollywood 'Maps to the stars'. En ambas, el director de 'La mosca' invitaba al joven actor a desligarse de la castidad y montárselo en el asiento trasero de una limusina.

Creador de cinefilias

Aquel Pattinson era sorprendente, turbador y, para jóvenes espectadores completistas de su ídolo, probablemente chocante. Es muy posible que este actor haya hecho más por el crecimiento de la cinefilia seria entre los jóvenes que todos los profesores y críticos de cine del mundo juntos.

Del brazo de Pattinson, muchos habrán descubierto a Cronenberg, y a continuación a Anton CorbijnJames Gray, los hermanos SafdieClaire Denis o Robert Eggers, directores que le han brindado la oportunidad de desatar una energía caótica y visceralidad quizá algo reprimidas en el pasado. De la forma más inesperada, Pattinson se convertía en el actor más estimulante de su generación: hipnótico y creíble en cualquier desafío, del desaliñado explorador de 'Z, la ciudad perdida' al ladronzuelo con acento neoyorquino de 'Good time'. En la odisea espacial 'High life', de Denis, y 'El faro', de Eggers, el actor inglés se embarcó en sendos descensos a la locura.

Aunque consiguió huir de Hollywood, las cámaras aún lo siguieron y contribuyeron a agriar su romance con la artista de R&B de vanguardia FKA Twigs. Desde hace un par de años, sale con la actriz y modelo Suki Waterhouse, pero su relación parece menos pública. Pattinson decidió hacer una separación radical entre su vida personal y profesional. El año pasado comentaba al 'Sunday Times': "Si dejas a la gente entrar en tu intimidad, el amor se devalúa. Si un extraño le preguntara en la calle por su relación, creería que es un acto de mala educación. Poniendo un muro, todo acaba mejor".

Horizontes de grandeza

Tras enamorar a los autores, Pattinson se planteó volver a enamorar a los estudios. Demostrar que podía encabezar un proyecto caro y ser un actor económicamente viable. Asegurarse una buena jubilación. Todo ello, a ser posible, sin dejar de ser exigente, es decir, trabajando con directores con tanto sello personal como Christopher Nolan ('Tenet') y Matt Reeves ('The Batman').

Noticias relacionadas

En Nolan recayó en 2020 la responsabilidad de salvar a Hollywood de un año aciago: se esperaba que 'Tenet' fuera la película que arrastre a la gente a los cines mientras estos se reabren internacionalmente con todas las precauciones. Como uno de los actores principales del filme (El Protagonista, y así se llama el personaje protagonista, es John David Washington), también Pattinson podría haber sido responsabilizado de su éxito o su (improbable) fracaso. Incluso en una película con 225 millones de dólares de presupuesto, con imposibles 'set-pieces' de acción en un puñado de países de todo el mundo, Pattinson seguirá siendo Pattinson. En esta ocasión, según dice, su interpretación está inspirada en las maneras de Christopher Hitchens, el polémico ensayista británico. Claro que sí.

Incluso a 'The Batman', que llega este viernes a los cines, lo ha hecho a su manera. Aunque gracias a 'Tenet' acabó cogiendo forma, hace poco explicaba en 'GQ' su reticencia a muscularse en exceso para el papel: "Si estás entrenando todo el tiempo, eres parte del problema. Sientas un precedente. Nadie hacía esto en los 70. Ni siquiera James Dean; tampoco es que estuviera realmente cuadrado".

Temas

Cine