En Netflix

Quién maneja los hilos: docuserie sobre uno de los timadores más descarados del mundo

  • Robert Hendy-Freegard consiguió controlar y estafar a siete mujeres y un hombre sacándoles casi un millón de libras

Robert Hendy-Freegard en ’Quién maneja los hilos: Tras la pista de los mayores impostores’

Robert Hendy-Freegard en ’Quién maneja los hilos: Tras la pista de los mayores impostores’

1
Se lee en minutos
El Periódico

Netflix estrenó este pasado 18 de enero 'Quién maneja los hilos: Tras la pista de los mayores impostores' una miniserie dirigida por Sam Benstead y Gareth Johnson en la que se explica la historia de Robert Hendy-Freegard, uno de los timadores más descarados del mundo. Durante aproximadamente dos décadas Robert se hizo pasar por un espía británico para así poder engañar a sus víctimas y familias con el objetivo de sacarles dinero. Durante ese tiempo consiguió controlar y estafar a siete mujeres y un hombre sacándoles casi un millón de libras.

El método que utilizaba consistía en hacer creer a sus traumatizadas víctimas de que estaban siendo cómplices de operaciones para el servicio secreto y que si no cumplían con lo establecido sus familias correrían un grave peligro. De esta manera, y con un método cruel, Robert consiguió controlar y aprovecharse de sus víctimas, quiénes cumplían con las órdenes por miedo. En esta docuserie nos situamos en el presente con una familia que teme por la seguridad de su madre.

Una víctima en paradero desconocido

En la miniserie de 3 capítulos podremos ver a los testimonios hablar en primera persona sobre cómo cayeron en la trampa de Freegard y además, el relato contará el drama y los movimientos de una mente maestra como la de Robert usada para el arte del engaño.

Noticias relacionadas

En uno de los casos de las 8 personas estafadas, se encuentran los hijos de una mujer que cayó en las garras de Freegard y explican como poco a poco esta se alejó de la familia. Además, añaden que, aunque notaron cambios en su madre, no sabían ni se podían imaginar que algo como esto sucedía. Y, aunque intentaran a día de hoy hablar con ella, llevan 7 años sin tener contacto ya que no saben nada acerca de su paradero.

Este estafador, además, consiguió viajar durante 10 años de país en país sin que le detectara el FBI, es por eso que se convirtió en un fantasma para las autoridades y a su vez, uno de los mayores estafadores, ya que sabía controlar al completo la vida de sus víctimas.