Equipamientos culturales

El Liceu quiere abrir una segunda sede en el Imax del Puerto de Barcelona

  • El abandonado local del Imax se derrumbará y en su lugar se construirá un teatro capaz de acoger ópera de nueva creación, danza y espectáculos familiares

Imagen actual del Imax, edificio en desuso desde hace años.

Imagen actual del Imax, edificio en desuso desde hace años. / MANU MITRU

2
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

La comisión ejecutiva del Gran Teatre del Liceu ha dado luz verde a realizar los estudios necesarios para tener una nueva sede en el Puerto de Barcelona, en un nuevo equipamiento cultural que se construirá en el terreno que actualmente ocupa el Imax. Dicho edificio, en desuso desde hace años, será derribado para crear el nuevo Liceu Mar. Esta segunda sede permitirá al Liceu acoger propuestas de pequeño formato que no tienen espacio en el edificio histórico de La Rambla. El nuevo espacio se convertiría en el centro de ópera de nueva creación, un motor que impulsaría nuevos títulos desde todos los ámbitos: composición, dramaturgia y dirección de escena. Estas instalaciones permitirían complementar la actividad educativa y del Petit Liceu así como fijar una temporada estable de danza y programar óperas de cámara.

"Estamos de acuerdo en hacer un puerto más abierto, ciudadano, cultural y enraizado en el territorio. Como ayuntamiento trabajaremos para hacerlo posible", ha valorado la teniente de alcalde Janet Sanz en su cuenta de Twitter. Hace unos meses, el Ayuntamiento cerró la puerta a otro proyecto cultural del coliseo en el puerto, vinculado a una franquicia del Hermitage.

El Liceu es genuinamente barcelonés, un teatro con 175 años de historia cuya reapertura en 1999 tras el incendio que lo asoló en 1994 no contó con espacio suficiente en el edificio para acoger propuestas de pequeño y mediano formato. Los proyectos encabezados a dar salida a nuevas óperas creadas por compositores y artistas locales actualmente se realizan en el Foyer y otros espacios del teatro no siempre idóneos.

Diálogo entre el Puerto, Ayuntamiento y Liceu

La comisión ejecutiva del Liceu, presidida por Salvador Alemany, máximo responsable de la fundación, ha apoyado esta mañana seguir trabajando en los estudios técnicos y económicos necesarios para constatar la viabilidad del nuevo proyecto Liceu Mar, una propuesta resultante de conversaciones previas entre los equipos del Port de Barcelona, del Ayuntamiento del Barcelona y del propio Liceu. El Gran Teatre y las organizaciones vinculadas trabajarán en un anteproyecto del nuevo equipamiento que iría ubicado en el Puerto de Barcelona.

Noticias relacionadas

El nuevo edificio, que se convertiría en segunda sede del Gran Teatre del Liceu, es un eje estratégico que el Gran Teatre lleva tiempo estudiando. Este nuevo espacio pretende ser un espacio polivalente y dinamizador de la ciudad de Barcelona, abierto a toda la ciudadanía. Estos próximos meses deberían servir para analizar la viabilidad del proyecto.

Buena base

"A partir de ahora es trabajo de arquitectos, técnicos y de buscar presupuesto. En abril calculo que tendremos una idea mejor. Sabremos dónde encontrar los fondos si el proyecto es viable. Esto acaba de empezar", ha indicado Jordi Martí, responsable de Cultura del Ayuntamiento a EL PERIÓDICO. A diferencia del proyecto del Liceu en el Hermitage considera que este sí tiene visos de poder llegar a buen puerto. "Tiene posibilidades de triunfar porque el Imax está disponible. Además, el puerto no tiene ningún gran equipamiento público que haga ciudad. Este lo sería: un espacio para la ópera de nueva creación y otras cosas que no tienen espacio en el Liceu".