Cultura en pandemia

Contagios de artistas y devolución de entradas: el ómicron acorrala a los teatros de Barcelona

  • A la limitación de aforo al 70% se suma una decena de espectáculos cancelados por contagios en las compañías y el descenso en la venta de entradas anticipadas

El público en el Teatro Tívoli durante la función de ’Cantando bajo la lluvia’.

El público en el Teatro Tívoli durante la función de ’Cantando bajo la lluvia’. / ZOWY VOETEN

4
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

La limitación del 70% del aforo ha sido un duro golpe para los teatros en estas Navidades; pero además tienen otro problema: los estragos que la variante ómicron está causando en los equipos artísticos. Una decena de espectáculos se han suspendido en Barcelona por este motivo y recuperarán las funciones una vez pasada la cuarentena, a partir del día 28.

El musical 'Billy Elliot', por ejemplo, bajó el telón a principios de esta semana y no volvera a levantarlo hasta el lunes 27. Y la semana anterior en el Teatre Nacional de Catalunya, La Danesa tuvo que suspender las últimas funciones de 'El nedador del mar secret', y el Lliure las de 'Casa', de Cross Border. En La Beckett dos obras recién estrenadas tuvieron que parar: 'Eufòria', de Lara Díez Quintanilla, y 'El corredor de karts', de Marc Artigau. El Poliorama también ha tenido que suspender 'T'estimo si he begut', adaptación de la obra de Empar Moliner; en el Teatre Regina 'La millor carta als reis', en el Gaudí 'La bella i la bèstia', en el Acuarella 'Las chicas del coro' y en el Atrium, 'De quan somiava'. Gestionar todas las devoluciones o cambios de día no es fácil pero no queda otra que adaptarse.

En todo el mundo ocurre igual, ya sea Broadway o la Gran Vía madrileña, donde 'Tina, el musical' también ha tenido que bajar el telón un tiempo como otros títulos de la capital a causa de los contagios de los artistas. El teatro es un reflejo de lo que ocurre en la calle. Los equipos de atención al cliente no paran, entre las suspensiones, las recolocaciones para ajustarse al 70% del aforo, atender a quienes anulan entradas o las cambian para más adelante por estar contagiados, ser contacto directo de un covid o por miedo a salir de casa.

Más devoluciones

"Este año teníamos muchas entradas anticipadas pero desde hace 15 días el ritmo de venta ha bajado", explica Maria José Balañá, cuya empresa gestiona el Tívoli y el Coliseum, entre otros. "Esta semana hemos tenido que hacer muchas devoluciones". ¿Y cómo se decide quién va y quien no cuando una función superan el 70% de aforo? La política del Grup Focus es eliminar las ultimas compras. "Estas personas tienen dos opciones venir otro día o devolución del dinero", explican. En el Liceu para recolocar a los espectadores de 'El Cascanueces' han ofrecido como incentivo acudir a otra función del ballet con localidades con mejor visibilidad. Los teatros de Balañà intentan recolocarles conservando dentro de lo posible la misma ubicación que tenían. Si no hay manera de cuadrarlo se devuelve el dinero. "Mucha gente llama porque tiene covid. También hay quien, sin estar contagiado, no quiere venir ahora por miedo".

Tanto ella como Valentí Oviedo, director general del Liceu, saben que no queda otra que adaptarse y surfear lo mejor posible esta sexta ola. "Nos hemos de acostumbrar a vivir con la incertidumbre. Todo puede pasar y el público lo sabe. Por suerte hay flexibilidad a la hora de cambiar entradas. Vivimos en un mundo líquido y las alternativas han de ser líquidas", afirme Oviedo. Pero a diferencia de hace un año, ahora todo el mundo está más cansado y agotado. "Estamos viviendo en un hilo", reconoce Enrique Salaberría de Grupo Smedia, que en Barcelona gestiona el Teatro Apolo. Tanto ellos, con una decena de teatros en Madrid, como el Grup Focus con escenarios en Madrid y Barcelona, han aumentado la periodicididad de los PCR entre sus trabajadores.

Desde La Perla 29 explican que no han tenido que llamar a nadie par ajustarse al aforo del 70% exigido en sus producciones de 'Hamlet-Aribau', 'El Petit Príncep' y 'El llarg dinar de Nadal'. Este último estaba a punto de alcanzar el nuevo tope en algunas funciones de Navidad y solo han tenido que parar la venta.

Preocupación

Noticias relacionadas

En las salas de proximidad también hay preocupación. "Las ventas se han parado y no somos los únicos que lo notamos. Para hoy tenemos 20 entradas vendidas de 'Potser somiar', para el sábado 25 solo 5 y para el domingo 26, 14. En condiciones normales estaríamos a más del 50%", cuenta Jofre Blesa, del Versus Glòries. "Confío que a última hora la gente vendrá pero las previsiones espantan". Tradicionalmente estas son las fechas de mayor recaudación en los teatros. Muchos confiaban en hacer caja entre Navidad a después de Reyes, la temporada alta en los teatros cuyos espectáculos permiten hacernos soñar por unas horas y olvidarnos del panorama pandémico.

Lo único positivo para los teatros y compañías es el apoyo que están recibiendo del Departament de Cultura, que está haciendo un seguimiento de la situación. Este jueves se reunió con representantes del sector. Jordi Foz, secretario general, acordó mantener un canal de comunicación y recoger datos de las afectaciones. También, con carácter inmediato, lanzarán unas lineas de ayuda a la suspensión de funciones por contagios de covid dirigidas a compañías, dramaturgos, salas y promotores así como ayudas para compensar el cierre tmporal de salas de concierto.