Estreno

Marin Alsop, la mujer que rompió el techo de cristal en la dirección de orquestas

  • La realizadora Bernadette Wegenstein repasa en 'The conductor' la historia de la directora musical que acabó con el feudo masculino en el podio

  • La película documental forma parte de la programación del festival In-Edit que arranca este jueves en los cines Aribau y en la plataforma in-edit.tv

Marin Alsop en un concierto en el Carnegie Hall en 2013 con la Orquesta de la Julliard School.

Marin Alsop en un concierto en el Carnegie Hall en 2013 con la Orquesta de la Julliard School. / Hiroyuki Ito/Getty Images

4
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

"Mi idea era hacer una película sobre la mujer que fue asistente de Leonard Bernstein que aparece al final de la película. Lo último que quería era verme 90 minutos en una pantalla. Pero la realizadora Bernadette Wegenstein quiso contar mi historia", explica Marin Alsop, pionera en la dirección orquestal (Nueva York, 1956) que actualmente dirige una de las tres orquestas más importantes de la capital austriaca, la Sinfónica de la Radio de Viena. Así de modesta es esta maestra pese a ser una gran luchadora que ha roto el techo de cristal en la clásica. Su hazaña queda plasmada en 'The conductor', película documental que podrá verse en la nueva edición del festival In-Edit. La cita, que arranca este jueves en los cines Aribau con 'American rapstar', cuenta con filmes como 'Jane by Charlotte', un retrato de Jane Birkin realizado por su hija Charlotte Charlotte Gainsbourg; 'Laurent Garnier: off the record', centrado en el universo de la música electrónica; 'L' home dibuixat. Una conversa amb Jaume Sisa', y 'No somos nada. La Polla Records'. Algunos títulos están disponibles también en in-edit.tv y Filmin.

Wegenstein sigue cronológicamente la historia de Alsop, mostrando fotografías, buceando en sus recuerdos y en los sentimientos de esa niña que decidió ser directora de orquesta con 9 años tras asistir a un concierto de la Filarmónica de Nueva York. En el podio estaba el legendario Leonard Bernstein, compositor y músico magnético que se convertiría en su tutor en su primer curso en Tanglewood muchos años después, tras una dura travesía, cuando Alsop tenía 33 años. El camino no fue fácil. "A veces no sabías si te rechazaban por ser mujer o por no tener suficiente experiencia". Cada negativa la llevó a superarse. A los 25, tras no ser aceptada en un curso de dirección en Julliard, donde estudió violín, montó su propia orquesta, Sting Fever, un conjunto de swing creado con alumnas del mismo centro. Y tres años después creó la Orquesta Concordia gracias a la ayuda del empresario Tomio Taki que financió el proyecto. "Con los años he visto que todo aquello fue una gran lección de vida que ahora comparto con mis alumnos. Ellos también van a recibir mucho rechazo y debes aprender a afrontarlo".

Aunque el mismo Bernstein reconoció que la música dirigida por ella no tenía nada de diferente a la que haría un hombre, lo cierto es que con Alsop llegó un debate que ahora parece superado. "A las chicas de hoy no les sorprende que una mujer pueda ser directora. Eso es magnífico. Pero no es tan habitual ver a mujeres en el podio. Debería haber más directoras, mujeres de todo tipo. Y eso aún queda lejos". Ella, que fue la primera mujer en capitanear el concierto de despedida de los BBC Proms en Londres con la Sinfónica de Sau Paulo (Brasil), de la que es directora honorífica, espera que la película sirva para inspirar a nuevas generaciones a luchar por sus sueños.

El filme también recoge su polémico aterrizaje como titular en la Sinfónica de Baltimore, una de las orquestas importantes de EEUU. Su actitud frente a la situación y sus dotes para lograr sus objetivos artísticos acallaron las críticas. Este verano se ha despedido con honores dejando un importante legado tras 14 años. Más allá de los 16 discos grabados, le enorgullece la conexión conseguida a través de conciertos y del programa social y educativo Ochkids para niños sin recursos. "Empecé con 30 niños a quienes enseñábamos a tocar y ahora ya hay 2.000 y son increíbles", recuerda.

Necesitamos más mujeres en los podios y ver algún día a una directora en el top cinco del ranking mundial

Como Bernstein en su día, también ha querido transmitir su pasión por la música a otros. Alsop ha desarrollado un programa de becas para para enseñar a promesas femeninas de la batuta. Desde 2002 ha sido mentora de más de una veintena y 19 de ellas están en orquestas profesionales como Marzena Diakun (Polonia, 1981), que se ha estrenado esta temporada como nueva directora de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid. Pero, pese a todo lo avanzado, queda mucho por hacer. "Es chocante que en la Filarmónica de Viena la primera mujer entrara en la orquesta en 1997 y que actualmente solo haya siete". Para ella estar en la capital del vals y liderar una de las tres orquestas principales es importante. Pero insuficiente. "Necesitamos más mujeres en los podios y ver algún día a una directora en el top cinco del ranking mundial".

Noticias relacionadas

No cree que en su país estén más avanzados que en Europa en cuanto a igualdad de oportunidades para directoras. "Muchas de nuestras actitudes son de la vieja escuela, hay muchos prejuicios todavía en nuestra sociedad por cuestiones de género y de raza. En este sentido prefiero Europa. Aquí te pueden decir: 'Nunca vamos a contratar a una mujer'. En EEUU, en cambio, se escudan en que no eres suficientemente buena y cosas por el estilo".

¿Fue el amor por la música o sus ganas para luchar contra el muro que tenía delante lo que la llevó a perseverar? "Hubo algo de ambos. Es posible convertir el rechazo en gasolina para conseguir lo que quieres. Es duro ser rechazado, a nadie le gusta. Pero si sabes darle la vuelta es una fuerza poderosa."