LO QUE NO SABÍAS DE...

Secretos del musical 'En un barrio de Nueva York'

  • La película tiene diversos guiños respecto a 'Hamilton', el célebre musical también escrito por Lin-Manuel Miranda

  • El rodaje del filme coincidió en la calle con el de 'West Side Story', sobre una etnia similar

  • Los fans del género han criticado el ritmo, excesivamente videoclipero, de las escenas de baile

Jon M. Chu (izquierda) y Lin-Manuel Miranda, durante el rodaje.

Jon M. Chu (izquierda) y Lin-Manuel Miranda, durante el rodaje. / WARNER BROS

5
Se lee en minutos
Eduardo de Vicente
Eduardo de Vicente

Periodista

ver +

El género musical tiene pocas oportunidades de llegar a la pantalla grande, sobre todo por su elevado coste, motivo por el cual cada nuevo estreno es recibido con entusiasmo por los fans del género. Ahora mismo hay una película en cartel que se ajusta a estas características, se trata de En un barrio de Nueva York, adaptación del musical teatral In the Heights (todo un éxito en Broadway) firmado por Lin-Manuel Miranda en el 2005 quien sería, diez años después, el creador de Hamilton, un gran fenómeno musical. El filme está dirigido por Jon M. Chu (Street Dance, Jem y los Hologramas) y cuenta con un completo reparto, en su mayoría con actores de origen latinoamericano como Anthony Ramos (Ha nacido una estrella), la mexicana Melissa Barrera, Corey Hawkins (visto en Infiltrado en el KKKlan), la cantante Leslie Grace (de ascendencia dominicana), además del veterano Jimmy Smits (La ley de Los Angeles, Policías de Nueva York) y el propio Miranda.

La acción transcurre en el humilde barrio neoyorquino de Washington Heigths, en el que conviven familias de diversos países de lengua hispana. El protagonista es Usnavi, un joven que regenta una tienda, ahorra dinero para regresar a la República Dominicana, la tierra de sus padres, y está enamorado de una chica que anhela ser diseñadora de moda. La otra pareja la forman una estudiante que ha regresado a casa tras pasar por la universidad y su antiguo novio. Paralelamente descubrimos los problemas de vivienda y la lucha del patriarca del grupo para conseguir que los políticos inviertan en la zona. Una película compleja de rodar y más aún si conocemos sus anécdotas.       

-El inicio. Esta adaptación cinematográfica empezó a gestarse en 2008 y estaba previsto estrenarla tres años más tarde. El director iba a ser Kenny Ortega (el prestigioso coreógrafo de Michael Jackson y de High School Musical) y el protagonista sería Miranda, pero se canceló. Volvió a relanzarse en el 2016, pero el compositor renunció a protagonizarla ya que creía que era demasiado mayor para el papel y aseguró que, como mucho, haría un personaje secundario. Finalmente da vida al vendedor callejero que vende Piragua.

-El barrio. Washington Heights es un vecindario real que se encuentra al norte de Manhattan. Recibe su nombre directamente de Fort Washington, la fortificación militar que se encontraba allí porque es el punto más alto de la isla y, a su vez, lleva el nombre del general de las fuerzas patriotas en la Guerra de Independencia y el primer presidente de los Estados Unidos. George Washington.

Lin-Manuel Miranda acabó quedándose con el papel de vendedor callejero.

/ WARNER BROS

-De Heights a Washington. Resulta curioso que el siguiente musical de Lin-Manuel Miranda fuera Hamilton, donde el protagonista es el político Alexander Hamilton (que fue el residente más famoso de Heights) y en el que también se representa a George Washington.

-Guiños a Hamilton. Anthony Ramos interpreta en Hamilton al rebelde John Laurens y al hijo del protagonista, mientras que el actor que hacía de Washington en el musical (Christopher Jackson) es ahora quien lleva el camión de helados con el que se enfrenta Miranda, el vendedor callejero. El guiño más curioso (solo para fans) es que la melodía que se oye en el teléfono mientras el personaje de Smits espera respuesta es la canción del rey George, de Hamilton.

Jimmy Smits era un fan del musical y aceptó poner su voz gratuitamente para el anuncio.

/ WARNER BROS

-Un fan del musical. Jimmy Smits, que interpreta a Kevin Rosario (el padre de Nina), fue uno de los primeros seguidores del musical antes de que se adaptara a la pantalla. Cuando se le pidió que hiciera la voz en off para el anuncio de televisión del musical, no aceptó que le pagaran y únicamente solicitó, a cambio, unas entradas para ver la obra.

-Una piscina peligrosa. La filmación de la escena de la piscina, donde aparece la canción 96.000, estaba originalmente programada para dos días, pero tuvo que ser filmada durante tres debido a las adversas condiciones climáticas. Se suponía que esta escena transcurría en el día más caluroso del año pero, en realidad, estaba lloviendo a cántaros, con truenos y relámpagos incluidos. La producción tuvo que detenerse y eliminar a todo el elenco y los actores de la piscina por razones de seguridad.

La escena de la piscina tuvo que ser aplazada por motivos meteorológicos.

/ WARNER BROS

-West Heights Story. Su rodaje coincidió con la filmación de la nueva versión de Steven Spielberg de West Side Story y los dos rodaron, a menudo, a pocas calles de distancia. El director Jon M. Chu explicó que sus equipos estaban tan cerca que el camión de catering para la película de Spielberg salía en sus tomas. En un momento, Lin-Manuel Miranda, que había hecho traducciones al castellano para la reposición de West Side Story en 2009, se coló en su set y vió cómo rodaban la canción María.

-Pelea por los Oscar. La coincidencia de ambas películas musicales sobre latinos en esta temporada ha provocado que ya empiece a especularse con un hipotético número de enfrentamiento musical entre los miembros de ambos repartos en la ceremonia del próximo año. No estaría nada mal…  

El personaje de Marc Anthony fue creado expresamente para el cantante, ya que no existía en la obra original.

/ WARNER BROS

-Un personaje a medida. El papel que interpreta el cantante Marc Anthony como el padre de Sonny no aparece en la obra y fue creado especialmente para él en esta adaptación cinematográfica.

-Estudiantes en rodaje. Apenas unos días antes de que comenzara la producción, Lin-Manuel Miranda y la guionista, Quiara Alegría Hudes, asistieron a una producción de la obra en la escuela secundaria en el Campus Educativo George Washington en Washington Heights que, según Miranda, era la primera vez que la producción se realizaba en el vecindario donde transcurre la acción. Muchos de los estudiantes que participaron en esa adaptación fueron invitados a formar parte de la película y aparecen en varias escenas.

Algunos de los estudiantes de Washington Heights aparecen en las escenas corales del filme.

/ WARNER BROS

Noticias relacionadas

-Las críticas. Lin-Manuel Miranda recibió algunas críticas por su falta de representación afrolatina y él se disculpó con esta comunidad. Los amantes del género le han reprochado al director Jon M. Chu el excesivo montaje videoclipero de las escenas musicales que consideran demasiado rápido e impide disfrutar del talento de los bailarines. Le han recomendado que le eche un vistazo a La La Land para aprender el ritmo de un musical. Pese a ello, ya se ha anunciado que su próximo proyecto es la adaptación del célebre Wicked. Sus fans ya se están echando a temblar.

Los fans del género critican que las escenas musicales tienen un montaje demasiado rápido.

/ WARNER BROS