Fotografía documental

Michele Curel: una mirada sensible al proceso de obtención del corcho

La fotógrafa norteamericana inaugura la muestra ‘Sentir el alcornocal’, con fotos y un vídeo del laborioso trabajo en los bosques

La exposición puede verse en el Museu del Suro de Palafrugell hasta el 1 de agosto

Entrevista con Michele Curel, autora de la exposición ’Sentir el alcornocal’. / DAVID APARICIO / ENTREVISTA: M. TUDELA / VÍDEO: EL PERIÓDICO

Se lee en minutos

El laborioso trabajo de obtener el corcho de los alcornocales en los bosques es una tarea desconocida para muchos. Un proceso artesanal, con sus propias técnicas y tradiciones, pocas veces ilustrado. Con la intención de abrir una puerta a este mundo, la fotógrafa norteamericana afincada en Catalunya Michele Curel presenta la exposición Sentir el alcornocal. La muestra puede verse en el Museu del Suro de Palafrugell hasta el 1 de agosto.

“La idea de esta exposición nació hace unos cuatro años, después de ver cómo los trabajadores sacaban el corcho de los alcornoques en una finca que habíamos comprado con mi marido. A partir de ahí quise saber más sobre todo el proceso, que es un trabajo muy especializado y que implica un gran conocimiento de los bosques”, explica Curel. Y el resultado es esta muestra. “Lo que más me llamó la atención al ver a los trabajadores fue su amor por el oficio, por el bosque y el gran compañerismo que existe entre ellos”, añade la fotógrafa.

Fotografía del proyecto ’Sentir el alcornocal’. / Michele Curel

La muestra Sentir el alcornocal incluye 71 fotos y un vídeo sobre la saca del corcho en las comarcas del nordeste de Catalunya, entre Girona y Barcelona, y el Rosselló y está comisariada por la historiadora de la fotografía Laura Terré. La exposición pretende reconocer a los hombres y mujeres invisibles del corcho y reivindicar su trabajo para el equilibrio ecológico del bosque. 

“La fotografía tiene un papel muy importante en la conservación del medioambiente y la lucha contra el cambio climático. Por un lado, la imagen es documento de lo que ocurre pero, además, puede emocionar al espectador y cambiar su opinión sobre estos temas”, explica Curel.

Testimonio de los trabajadores 

Además de describir el proyecto de la saca del corcho, la muestra incluye también el testimonio de algunos de los sacadores en plena actividad. A través de un vídeo de 15 minutos --con guión, edición y diseño sonoro de José Bautista / Kansei Sounds--, el público es trasladado al interior del bosque para descubrir la actividad artesanal y sentir el alcornocal y su gente. 

’Sentir el alcornocal’. Un proyecto de Michele Curel. / FOTO Y VÍDEO: MICHELE CUREL

"Sentir el alcornocal empezó siendo un proyecto puramente fotográfico, pero después del primer año vi clarísimo que con algunos apuntes de video se podría enriquecer el proyecto. Así que por primera vez empecé a trabajar con video. De hecho, este trabajo ha cambiado mi manera de desarrollar los proyectos a partir de ahora. La mezcla de fotografía y video es un lenguaje espectacular para explicar historias”, cuenta Curel.

La intención es que el proyecto Sentir el alcornocal se amplíe y la fotógrafa planea seguir haciendo fotos en zonas de alcornocales de Francia, Italia, Portugal y el Norte de África, un trabajo que ha tenido que interrumpir por la pandemia. La muestra, además, nace con la voluntad de ser itinerante a partir de la segunda mitad del 2021.

Larga trayectoria 

Michele Curel nació en Nueva York, residió en París y Barcelona, donde estudió Periodismo. Fue asistente de reconocidos fotógrafos y, poco a poco, se fue especializando en el mundo editorial como fotógrafa autónoma, asumiendo encargos editoriales, de retrato, arquitectura y viajes. En la década de 1990 regresó a Barcelona, dónde vive y guarda su archivo.

Noticias relacionadas

Además, Curel ha sido presidenta de la Asociación de Fotógrafos y Fotógrafas Profesionales de España (AFPE). “De la creatividad de la fotografía en España no nos podemos quejar, pero en cuanto a respeto por la disciplina, y derechos de autor… ese es otro tema. Para empezar, en este país, mucha gente, antes de ir a una exposición de imágenes o antes de comprar fotografía se iba al centro comercial. Los derechos de autor siguen siendo muchas veces puestos en duda por clientes o en las redes sociales. Por eso creo que la salud de la fotografía en España podría mejorar”, cuenta Curel.