Estreno

El mítico Paral·lel de los años 20 revive en el TNC

  • Xavier Albertí dirige 'L' Emperadriu del Paral·lel', una tragicomedia de Lluïsa Cunillé protagonizada por 13 actores y más de 40 personajes

  • Figuras reales de la época aparecen en un fresco que conecta aquella sociedad ávida de cambios con el momento de crisis actual

María Hinojosa en una escena de ’L’ Emperadriu del Paral.lel’

María Hinojosa en una escena de ’L’ Emperadriu del Paral.lel’ / May Zircus / TNC

Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

El mítico Paral·lel de los años 20 desembarca este jueves en el TNC con el estreno de la nueva obra de Lluïsa Cunillé, 'L' Emperadriu del Paral·lel'. Xavier Albertí vuelve a aliarse con la aclamada autora en su despedida como director del buque insignia del teatro público de la Generalitat.

El montaje es un homenaje a la vida artística de la mítica avenida barcelonesa, al mundo del teatro y a una sociedad en plena transformación. Muestra no solo los brillos de esa calle llena de escenarios teatrales, también sus miserias. Además, utiliza vestuario de María Araujo de diferentes producciones, como tributo a una de las grandes figurinistas de nuestro tiempo fallecida a los 70 años a causa del covid-19. "Era una persona indisociable de mi carrera, con quien he hecho más de 40 espectáculos", recordó emocionado Albertí, sin poder evitar alguna lágrima.

38 figurines de Araujo

En total se han recuperado 38 figurines de Araujo, algunos reconstruidos, tanto de obras estrenadas en el TNC como en otros teatros. "Es un vestuario maravilloso", añadió. Con él se revive esa época en la que la avenida que en sus días de gloria concentró el mayor número de teatros por metro cuadrado "era un espacio de transgresión, de libertad, de autenticidad y de revolución...". Hallar el tono justo ha sido lo más complicado. "Como ocurre con Valle-Inclán o Eduardo de Filippo, esta obra de Cunillé necesita un registro tragicómico que es muy difícil de elaborar cuando no hay tradición. He llevado a los actores a lugares donde es muy fácil caer en lo superficial, la máscara y la astracanada. Mantener la textura de la verdad escénica, de la profundidad que requiere este texto, no siempre es fácil", comenta el director.

Música, coreografía y lucha social -la acción se sitúa en la 'dictablanda' del general Berenguer- se mezclan en esta ambiciosa tragicomedia protagonizada por un sólido equipo con 13 actores y cantantes que interpretan una cuarentena de personajes.

Cupletista y periodista

La muerte de la famosa cupletista Palmira Picard (María Hinojosa), inspirada libremente en la figura de Paulina Montoro, da pie a una trama que el espectador sigue a través del periodista Roc Alsina (Pere Arquillué). Cuando le encargan escribir la necrológica acude al velatorio en la casa de la artista, situada en un quinto piso que se puede apreciar gracias a la impresionante escenografía: un andamio que simula las escaleras del edificio.

El otro espacio que ocupa un lugar clave en este retrato social es 'La Tranquilitat' -un bar ocupado hoy por un McDonalds- que frecuentaban pensadores libertarios, escritores bohemios y trabajadores del mundo del espectáculo. Allí, el periodista revisitará su pasado. "Será como una la bajada a los infiernos de Orfeo", dice Albertí, donde aparecerán sus fantasmas. La falta de compromiso y dudas de este personaje contrastan con la visión de Clara Cisteró (Silvia Marsó). Ella representa la conciencia ideológica de los barrios populares de esa Barcelona cuyas mujeres aspiraban a un futuro más justo e igualitario. "Es una obra llena de apariciones fantasmagóricas", explica Albertí.

Realidad y ficción

Menos Marsó y Arquillué, el resto del reparto se encarga de dar vida al amplio abanico de personajes, algunos inventados, otros tan históricos como Ferrer i Guàrdia, pedagogo creador de la Escuela Moderna (Carme Sansa), el escritor y dramaturgo Ramón María del Valle-Inclán (Roberto G. Alonso) y el político Alejandro Lerroux (Oriol Genís). Y figuras también reales del Paral·lel, como Mercedes Serós (Aina Sánchez), rival de Raquel Meyer, "que la llamaba 'Mierdecita Serás'", comenta Albertí; ases del humor como el payaso Ramper (Montse Esteve), el cómico Alady (Alejandro Bordanove) y Teresa Claramunt (Carme Sansa), líder feminista anarcosindicalista conocida también como 'la virgen roja barcelonesa'.

Cierre de trilogía

Noticias relacionadas

"Es como un milagro trabajar con una compañía tan grande", señala emocionado Arquillué, como casi todos los intérpretes. Para él, 'L' Emperadriu del Paral·lel' cierra una trilogía con otras obras dirigidas por Albertí ambientas en la misma época: 'El dúo de la Africana', de Cunillé, (2007) y 'Vida Privada', adaptación de la novela de Sagarra (2010). "Detrás de las obras de Cunillé siempre hay una pulsión, ganas no solo de recuperar un patrimonio, sino de cuestionar cosas que pasan hoy en día", destaca el aclamado actor. A nadie se le escapa que la incertidumbre de las clases populares de aquella época no quedan tan lejos de la que muchos atraviesan a causa de la crisis actual.

Para Silvia Marsó, que debuta en catalán en el TNC, esta pieza también es especial: "Yo soy del Paral·lel. Esta obra es un viaje a todos los referentes de los que me hablaban en casa. He notado una emoción especial en los ensayos por muchos motivos: el adiós de Xavier, la ausencia de María Araujo, y todo lo que simboliza recuperar la memoria histórica tan profundamente emotiva ligada a cuplés y al mundo del espectáculo".