Premios de Hollywood

Youn Yuh-jung, la actriz coreana a la que Sitges premió dos veces antes que los Oscar

  • La intérprete recibió un galardón en 1971 por su trabajo como 'femme fatale' en ‘Woman of fire’ y una Maria Honorífica en 2011

  • Su carisma y naturalidad al recibir el Oscar de Brad Pitt se ganaron al público cuando la gala se sumía en el más absoluto sopor

Yuh-Jung Youn, tras recibir el Oscar por su trabajo en ’Minari’.

Yuh-Jung Youn, tras recibir el Oscar por su trabajo en ’Minari’. / AFP / Todd Wawrychuk

Se lee en minutos

Con la gala sumida en un inexorable sopor, como si aquello no fuera a acabar nunca, Youn Yuh-jung subió al estrado a recoger el Oscar a la mejor actriz de reparto por su trabajo en ‘Minari. Historia de mi familia’. Su desarmante desparpajo fue una bocanada de aire fresco, un manantial de agua en el desierto. Acababa de leer su nombre Brad Pitt, productor precisamente de ‘Minari’, la película por la que la actriz coreana, de 74 años, culminaba su consagración internacional tras una larga y triunfal carrera en su país iniciada a finales de los 60. “Señor Pitt, encantada de conocerle por fin. Un placer… pero ¿dónde estaba durante el rodaje?”, soltó Youn y la platea, necesitada de marcha, rompió a reír a carcajadas.

Nacida en 1947 en Kaesong, al norte de su país, Youn interpreta a una carismática y deslenguada abuela en ‘Minari’, sensible drama en el que el director coreano-estadounidense Lee Isaac Chung vierte sus recuerdos infantiles en la Arkansas de mediados de los 80. Hace un par de semanas, su estupenda actuación le proporcionó un Bafta del cine británico, donde su lúcida desenvoltura ya sorprendió a los más flemáticos cuando dijo sentirse “muy feliz” al recibir un reconocimiento “procedente de los británicos que, conocidos por su esnobismo, me aceptan como actriz”.

Youn Yuh-Jung, con Brad Pitt, productor de 'Minari', tras recibir el Oscar.

/ Reuters / Chris Pizzello

En la gala del domingo en Los Ángeles, Youn partía como favorita; su éxito cantado tuvo solo un daño colateral: Glenn Close, nominada al Oscar por ‘Hillbilly, una elegía rural’, hubo de marcharse de vacío por octava vez, en un récord de infortunio que iguala al de Peter O’Toole. Close respondió al enésimo chasco con un insólito ‘perreo’ que de inmediato se hizo viral. Youn tuvo palabras de aliento para su admirada rival: “¿Cómo voy a ganar yo a Glenn Close, a quien conoce todo el mundo? ¡He tenido suerte!”.

Carrera triunfal en Corea del Sur

El Oscar es el rutilante colorario de una carrera repleta de éxitos en Corea, donde alcanzó fama con sus dos primeras películas, 'Woman of fire’ (1971) y ‘The insect woman’ (1972), del maestro coreano Kim Ki-young, en las que ofrecía sendas representaciones memorables de ‘femme fatale’. Su trabajo en ‘Woman of fire’, precisamente, fue recompensado con el premio a la mejor actriz en el Festival de Sitges de 1971, certamen que, 39 años después, en 2010, le rindió homenaje con una María Honorífica.

Presencia también habitual en la televisión coreana de principios de los 70, estaba en la cumbre de su carrera cuando decidió retirarse de la interpretación después de casarse con el popular cantante Jo Young-nam en 1975. La pareja dejó Corea y se asentó en Estados Unidos, donde vivió nueve años y tuvo dos hijos. A su regreso, Youn Yuh-jung reanudaría su carrera tanto en cine como en televisión, superando el escollo que supuso su divorcio en 1987 para cierta mentalidad coreana, En una entrevista en 'The New York Times', la actriz recordaba lo complicado de ese retorno: “Los espectadores llamaban a las cadenas y les decían: ‘Es una divorciada. No debería salir en pantalla’. Ahora me idolatran”.

Youn Yuh-jung, izquierda, en un fotograma de 'Woman of fire'.

/ El Periódico

Noticias relacionadas

En cualquier caso, Youn es hoy en Corea del Sur una presencia habitual tanto en series como en películas de ese afamado cine coreano habitual del circuito de la versión original. Se la ha podido ver como secundaria habitual en títulos del ilustre Hong Sang-soo; y fue una presencia destacada en el 'thriller' erótico ‘La criada (The housemaid)’, estupendo ‘remake’ del clásico homónimo de 1960 de Kim Ki-young dirigido en 2010 por Im Sang-soo (y que pudo verse, precisamente, en el Festival de Sitges de ese año). 

“Quiero dedicar el Oscar a mis hijos”, remató la actriz, vestida con un sobrio, elegante vestido azul muy oscuro, casi negro. “Ellos me hicieron querer salir de casa para ir a trabajar, y, bueno, este es el resultado de que mamá haya trabajado tanto”, zanjó la actriz coreana para recibir una nueva y merecida ovación en la adormecida platea circular de la Union Station de Los Ángeles.