Los premios de Hollywood

China censura el histórico éxito en los Óscar de Chloé Zhao

  • Las publicaciones sobre la directora de 'Nomadland' desaparecen de las redes sociales chinas

  • La directora, nacida en Pekín, tiene la oposición de los sectores más trogloditas del país

Chloe Zhao, con el Oscar a la mejor directora con ’Nomadland’.

Chloe Zhao, con el Oscar a la mejor directora con ’Nomadland’. / Todd Wawrychuk / AMPAS / AFP

Se lee en minutos

China ha desatendido el Óscar de la china Chloé Zhao. La aclaración es pertinente porque de la confusión nacen algunos de los problemas de la directora en su patria: no es asiáticoamericana, ni siquiera sinoamericana. Chloé Zhao, como insisten sus representantes a la prensa, es china. Las fricciones geopolíticas, de las que Zhao es la enésima víctima colateral, aconsejan el rigor para no enredar más sus relaciones con sus compatriotas.  

Las reacciones se mueven entre la censura y la mesura. La ciberpolicía se ha afanado en eliminar sus huellas de las redes sociales. Apenas existen en Weibo, algo parecido al Twitter chino. Cualquier búsqueda de Chloé Zhao o 'Nomadland' en Douban, plataforma especializada en cine, conduce a un mensaje que explica la ausencia de resultados por "las leyes y regulaciones vigentes". La censura de las redes sociales en China tiene, sin embargo, efectos limitados. Los internautas la han burlado escribiendo "ZT”" las iniciales de Zhou Ting, su nombre de nacimiento. Ha agradado que consiguiera el premio y ha entusiasmado que citara un poema del siglo XIII que presupone la bondad de los recién nacidos.  

Sin retransmisión

La ceremonia no fue retransmitida en la China continental y tampoco, por primera vez en medio siglo, en Hong Kong. No es improbable que influyera el miedo a que ganara un documental que glosa las recientes protestas en la excolonia. La televisión pública CCTV, la agencia de noticias Xinhua y 'Diario del Pueblo', los tres paquidermos propagandísticos, callaban hoy sobre el Óscar de 'Nomadland'. Sólo en la web en inglés del diario 'Global Times' se encuentran un par de referencias. Un editorial bastante sensato para los parámetros del ultranacionalista vespertino culpa al escenario internacional del resquemor que algunos sienten hacia Zhao y la propone como activo para la reconciliación. "Zhao ganó un premio que subraya su éxito en Estados Unidos. Esperamos que madure más y más. En un tiempo en que la confrontación se intensifica, puede jugar un rol de mediación entre las dos sociedades y evitar convertirse en un motivo de fricción. No puede escapar de su etiqueta especial y debería utilizarla de forma activa", sostiene. Shi Wenxue, crítico cinematográfico citado por el diario, opina que su galardón subraya "la corrección política al elegir por primera vez a una mujer no blanca". 

Adhesiones inquebrantables

Noticias relacionadas

Zhao nació en Pekín de un capitoste de una empresa siderúrgica estatal y una actriz de telecomedias, partió a los 14 años hacia el Reino Unido para estudiar y ha levantado su carrera en Estados Unidos. Era desconocida en China hasta que se hizo en abril con el Globo de Oro. La gloria acabó en cuanto se rescataron enmohecidas entrevistas. En una fue malinterpretada por un medio australiano: publicó que Estados Unidos era "ahora" su país cuando había dicho que "no" lo era ("now" por "not" en inglés). La corrección llegó cuando muchos ya la habían condenado por darle la espalda a su país. En la otra, sin malentendidos consignables, aludió a aquella China en la que creció como "un lugar lleno de mentiras". Tampoco parece un delito de traición, mirado con distancia, pero los sectores más trogloditas exigen estos días adhesiones inquebrantables. 

El poema clásico citado en la ceremonia es un abrazo a sus raíces que habrá agradecido la industria. No hay fecha en China, el mayor mercado cinematográfico del mundo, para el estreno de 'Nomadland'. Tampoco, y eso es más grave para sus cuentas de resultados, de su próxima película, la superproducción de Marvel 'The Eternals'.