ESTADO CLAVE

Georgia: Biden toma ventaja en la cuna del trap

Del Estado del Melocotón, muy aristocrático a la manera sureña, salieron Ray Charles, Little Richard, Otis Redding y Martin Luther King

Recuento de votos en Atlanta.

Recuento de votos en Atlanta. / EFE / ERIK S. LESSER

Se lee en minutos

Ramón Vendrell

Georgia es el estado más aristocrático de Dixie, esto es, los territorios al sur de la línea Mason-Dixon que se escindieron de la Unión y formaron los Estados Confederados del Sur. La cosa acabó en la guerra de secesión. Dos títulos bastan y sobran para sustentar esta afirmación: 'Lo que el viento se llevó' (libro y película, de Margaret Mitchell y Victor Fleming, respectivamente) y 'Medianoche en el jardín del bien y del mal' (también libro y película, de John Berendt y Clint Eastwood, de nuevo respectivamente).

El aristocrático estado de Georgia, que este viernes, con el 98% de los votos escrutados, está en manos de Biden, tiene una triste marca: es el segundo estado del sur donde más negros fueron linchados entre 1877 y 1950: 531.

No es de extrañar, pues, que si en 1900 el 46,7% de la población era negra, ahora solo lo sea el 30% (y eso que el porcentaje ha subido mucho en las últimas décadas). De Georgia se marchó todo negro que pudo.

Desde esos tiempos oscuros para los negros en Georgia saltamos a otros no menos oscuros para ellos, el presente, pero en los que al menos pueden fardar planetariamente: Atlanta, la capital del estado, es la cuna del trap. En la estela de Outkast, dúo que en los 90 le pegó un prodigioso meneo al hip-hop, surgieron del subsuelo más profundo de la ciudad sonidos y letras que luego se esparcieron por todo EEUU y saltaron todos los charcos. El ritmo urbano que con  permiso del reguetón domina el mundo nació allí: Goodie Mob, Gucci Mane, T.I., Future, el trío que integran Migos, Young Thug, Kodie Shane, Lil Baby...

A ver quién supera eso

Entre los linchamientos y el trap han pasado algunas cosas en el Estado del Melocotón. Ray Charles, hijo de Albany, tiene tanto derecho como cualquier otro a proclamarse el inventor del soul. James Brown, hijo de Augusta, fuerza mayor del rhythm and blues y el soul, se sacó de la manga una maravilla llamada funk. Little Richard, hijo de Macon, grabó 'Tutti frutti' y de pasó escandalizó al país con su condición ultrasubversiva de pionero del rock and roll, negro y gay. Otis Redding, hijo de Dawson, se convirtió en el campeón del sello Stax y por ende del soul sureño. Y para no aburrir: Martin Luther King, hijo de Atlanta, lideró el movimiento de los derechos civiles en los años 60 hasta que lo asesinaron en el Lorraine Motel de Memphis en 1968.

Estado bastante más complejo de lo que podría parecer, en Georgia hay una ciudad universitaria llamada Athens, de la que salieron B-52's, Pylon, R.E.M, Neutral Milk Hotel, Matthew Sweet y un larguísimo etcétera. El 'indie' estadounidense poco menos que nació allí (con el nombre de 'college rock'). Mención aparte merecen los también 'atenienses' Drive-By Truckers, espléndido grupo de rock que en tiempos más recientes ha sabido reformular la identidad sureña allende la bandera confederada, siempre, pero siempre, sinónimo de problemas. 

Ah, es verdad: también hubo un grupo llamado Black Crowes, que eran como los Rolling Stones pero en pesado y cuyo cantante se movía como Mick Jagger pero sin gracia.

Más complejidad estatal: el sofocante dramatismo sureño de Flannery O'Connor ha sido sustituido por la sede de la CNN en Atlanta, ciudad que también tiene uno de los aeropuertos más importantes del mundo y la sede de Coca-Cola.

Georgia, o al menos Atlanta: alfa y omega de lo que se llamó el 'Nuevo Sur'.

Ah, sí, unos tíos llamados Black Crowes, que tocaban como los Rolling Stones pero en pesado y cuyo cantante se movía como Mick Jagger pero sin gracia, eran de Atlanta.

Te puede interesar

Más complejidad estatal: el sofocante, muy sureño dramatismo literario de Flannery O'Connor ha sido sustituido, al menos en Atlanta, por la CNN, con sede en la ciudad, y uno de los aeropuertos más importantes del mundo.  

Georgia, o al menos Atlanta, alfa y omega de lo que dio en llamarse el 'Nuevo Sur'.