29 oct 2020

Ir a contenido

EL FESTIVAL DE CINE FANTÁSTICO DE CATALUNYA

'Malnazidos': zombis y nazis en la guerra civil española

Javier Ruiz Caldera y Alberto de Toro abren el Festival de Sitges con una trepidante mixtura de aventuras clásicas, humor y algo de 'gore'

Julián García

Alberto de Toro y Javier Ruiz Caldera, tras la presentación de ’MalnaZidos’ en Sitges

Alberto de Toro y Javier Ruiz Caldera, tras la presentación de ’MalnaZidos’ en Sitges / JOAN CORTADELLAS

Sea o no cierta la disparatada teoría que apunta a que los nazis pretendieron crear un ejército de muertos vivientes, fruto de su turbia fascinación por el ocultismo y los experimentos con seres humanos, el cine se ha sentido siempre atraído por el atroz binomio ‘zombi’ y ‘nazi’. Hay suculentas muestras de este subgénero bélico, como el clásico ‘La venganza de los zombies’, de 1943, en el que John Carradine interpreta a un ‘mad doctor’ de origen alemán que, desde los pantanos de Louisiana, pretende fabricar un ejército de muertos para los nazis; o la reciente ‘Overlord’ (2018), ambientada en plena segunda guerra mundial y en la que un grupo de soldados americanos se enfrenta a supervillanos del Reich para salvar al mundo del apocalipsis zombi.

A nadie se le había pasado por la cabeza trasladar el campo de operaciones de no-vivos y nazis a un contexto tan inesperado como el de la guerra civil española. Al menos en el cine, pues la literatura de género ya había fabulado sobre el tema en obras de culto como ‘Noche de difuntos del 38’, de Manuel Martín Ferreras, o ‘1936Z. La Guerra Civil zombi’, de Javier Cosnava, esta sin nazis pero sí con muertos vivientes y arcanos rituales de vudú. La primera, en la que soldados nacionales y republicanos deben unir fuerzas para sobrevivir ante el ataque de los zombis, es precisamente la fuente de inspiración de  ‘Malnazidos’, trepidante mixtura de aventuras clásicas, humor y algo de ‘gore’ dirigida por Javier Ruiz Caldera y Alberto de Toro, que se ha encargado de inaugurar, este jueves, la 53ª del festival de Sitges.

Ruiz Caldera (Viladecans, 1976) y De Toro (Barcelona, 1972), montador habitual de las películas del director de ‘Superlópez’, llevaban mucho tiempo “fantaseando” con la posibilidad de rodar una película juntos, hasta que un día fueron advertidos de la existencia de ‘Noche de difuntos del 38’. “Zombis y guerra civil. ¡Esa premisa lo tenía todo! Compramos el libro el viernes, lo leímos el fin de semana y nos lanzamos de cabeza a levantar el proyecto”, explica De Toro. “No entendíamos cómo nunca se había hecho algo así. Hay películas españolas muy buenas sobre la guerra civil y películas muy buenas sobre zombis, pero sobre nunca sobre las dos cosas juntas”, añade el director de 'Anacleto, agente secreto'. Súmenle nazis a la ecuación y la cosa alcanza estupendas cotas de delirio.

El humor siempre aflora

El libro de Martín Ferreras, ambientado en la fase final de la sangrienta batalla del Ebro, era severo y concienzudo. La película del tándem catalán relaja el tono y abre la espita del humor. “Era un poco necesario. [El guionista] Diego Sanjosé nos echó una mano y le dio una pátina de comedia que creo que ha hecho crecer la película”, afirma Ruiz Caldera. “Aunque ‘Malnazidos' sea fundamentalmente cine de aventuras y cine de zombis, el humor siempre aflora cuando juntas a muchos personajes en situaciones extremas, incluso en los funerales”, bromea, o no, De Toro.

En este sentido, el filme es una aventura coral en la que Miki Esparbé interpreta a un capitán del ejército nacional que cae prisionero de un pelotón anarco-republicano formado por, entre otros, Aura Garrido, Luis Callejo y Álvaro Cervantes. Al grupo se acaban uniendo más representantes del bando franquista, y el improbable ‘pack’ de rojos y fascistas tendrá que hacer piña a regañadientes ante la presencia de un letal ejército de zombis con inequívoca denominación de origen nazi.

Un fotograma de 'MalnaZidos', de Javier Ruiz Caldera y Alberto de Toro.

Preguntados sobre la posible equidistancia del relato, en el que no hay ni buenos ni malos sino unos pobres tipos en lucha contra los muertos vivientes, Ruiz Caldera y De Toro se ponen serios: “Si lees la sinopsis, quizá alguien puedan sentirse ofendido por la situación en la que estamos en este país y por cómo somos. Pero vista la película, te das cuenta de que no. Leyendo entre líneas ves quiénes son los villanos y cuál es nuestra postura”, razona De Toro. “La guerra civil es solo un contexto. Es una peli de personajes con comportamientos más morales que políticos. Solo hemos querido que el público disfrute, pero huyendo un poco de los tópicos, del maniqueísmo habitual de las películas de la guerra civil”, apunta Ruiz Caldera. “En todo caso, está clarísimo que ‘Malnazidos’ no blanquea el fascismo. En absoluto”, sentencia De Toro.

Habituales de Sitges

Teniendo en cuenta que tanto uno como otro son habituales de Sitges desde la noche de los tiempos, ¿qué opinan del hecho de que su película inaugure el festival. “Hemos visto aquí cientos y cientos de películas. Llevamos viniendo desde finales de los 80 y, en fin, es algo enorme poder presentar aquí la película y encima inaugurar el festival”, cuenta De Toro con comprensible euforia. “Cuando estábamos haciendo 'Malnazidos', pensábamos en Sitges, pero no para estrenarla aquí y, ni mucho menos, ser la peli inaugural, sino como baremo de lo que pensaría el público en determinados momentos, como reaccionaría. Sitges era nuestro filtro”, remata Ruiz Caldera con una sonrisa de oreja a oreja que ni la mascarilla oficial de ‘Malnazidos’ que lleva puede disimular.