27 sep 2020

Ir a contenido

OBITUARIO

Muere Diana Rigg, icono pop de la televisión de los 60

Fallece a los 82 años la actriz británica, célebre por su moderna composición de Emma Peel, la heroína de la serie 'Los vengadores', y de Oleanna Tyrell en 'Juego de tronos'

Quim Casas

Diana Riggs, en ’Los vengadores’

Diana Riggs, en ’Los vengadores’

La ficción televisiva lleva muchos años en deuda con la británica Diana Rigg, uno de los grandes iconos pop de los años 60. Fallecida este jueves a los 82 años, de muerte natural, Rigg fue la estupenda Emma Peel, pareja del flemático John Steed en tres temporadas de una de las mejores teleseries británicas de todos los tiempos, ‘Los vengadores’. Había vuelto a la televisión en los últimos años, interpretando a la anciana y frágil Oleanna Tyrell en ‘Juego de tronos’.

Formada en el teatro, trabajó a finales de los 50 en la Royal Shakespeare Company y una década después hizo sus escarceos en Broadway. Y aunque es conocida por sus interpretaciones televisivas –también apareció en ‘Doctor Who’, ‘Victoria’ y su trabajo póstumo, ‘Narciso negro’–, su carrera teatral y cinematográfica –más bien escasa: ‘El asesinato de Julio César’, ‘Matar o no matar, este es el problema’, ‘Muerte bajo el sol’, ‘Un buen hombre en África’– le acabó valiendo el título de Dame Diana Rigg. Dame, el equivalente del Sir inglés, le fue concedido en 1994.

Diana Rigg, como Oleana Tyrell en 'Juego de tronos'.

Muy poco había hecho cuando los productores de ‘Los vengadores’, serie ideada en 1961 por Sydney Newman, quien dos años después crearía ‘Doctor Who’, la escogieron para encarnar a Emma Peel. El protagonismo de la serie había recaído hasta entonces en John Steed (Patrick Macnee, fallecido en 2015), un peculiar agente de una rama no oficial del servicio de inteligencia británico caracterizado por su flema, gustos sibaritas -el coñac Napoleón es su preferido–, refinada educación e indumentaria tradicional, con sombrero de bombín y paraguas: alguien muy ‘british’ en el naciente ‘swinging London’.

En la primera temporada –hoy perdida, porque entonces en la televisión británica se filmaba en cintas de vídeo sobre la que después volvían a grabarse otros programas–, Steed tuvo como acompañante a un doctor que quiere vengar la muerte de su esposa. En la segunda, además de ayudantes circunstanciales como un joven médico forense y una cantante de jazz, Steed ya contó con la inestimable colaboración de Cathy Gale. La interpretó Honor Blackman, fallecida el pasado mes de abril.

La moderna Blackman formó la pareja perfecta con el neoclásico Macnee, pero cuando esta dejó la serie al finalizar la tercera temporada, el recambio fue aún mejor. La Emma Peel de Diana Rigg era activa y proactiva, lucía trajes elegantes o uno ajustado de cuero negro que la hacía parecerse a una dominatrix pulp. Sus replicas resultaban ingeniosas y la química con Macnee, superior.

Además, en la quinta temporada ya se incorporó el color, y la serie resultó aún más moderna, más pop, con escenarios de cómic psicodélico, personajes delirantes y tramas de ciencia ficción. El título que recibió en Francia la serie describe a la perfección a la pareja: ‘Chapeau melon et bottes de cuir’ (combrero de bombín y botas de cuero). Uma Thurman y Ralph Fiennes fueron los sustitutos muy ‘cool’ de Rigg y Macnee en la versión cinematográfica de 1998, pero no es lo mismo.

No deja de resultar curioso que lejos del ámbito televisivo de ‘Los vengadores’, el personaje más conocido de Blackman fuera el de Pussy Galore en ‘James Bond contra Goldfinger’, y el más celebrado de Rigg apareciera también en un filme de la serie Bond, ‘007 al servicio secreto de su Majestad’ (1969). La actriz encarnó a Tracy Di Vincenzo, la hija de un mafioso y la única mujer que ha contraído matrimonio con Bond... para ser asesinada al comenzar la luna de miel.

Diana Rigg y George Lazenby, en '007 al servicio secreto de su Majestad'.

Rigg estuvo tres temporadas en ‘Los vengadores’, de la cuarta a la sexta, y la séptima y última fue coprotagonizada por Linda Thorson como Tara King. En total, King intervino en 33 episodios, Blackman protagonizó 43 y Rigg fue la coestrella de 51, por lo que hoy, en el recuerdo, perdura su Emma Peel antes que cualquier otra. No solo por cantidad; también por calidad.

.