23 oct 2020

Ir a contenido

LO QUE NO SABÍAS DE...

Las anécdotas de la nueva comedia de Peter Cattaneo, '¡Que suene la música!'

El equipo se entrevistó con las protagonistas reales cuyas experiencias se utilizaron para crear un guion ficticio

Parte del rodaje tuvo lugar en la misma base militar donde transcurrieron los hechos originales

Eduardo de Vicente

Peter Cattaneo, durante el rodaje de ’¡Que suene la música!’

Peter Cattaneo, durante el rodaje de ’¡Que suene la música!’ / A CONTRACORRIENTE

El realizador británico Peter Cattaneo alcanzó un gran éxito en 1997 con la popular Full monty que, incluso, llegó a convertirse en un musical. Desde entonces con sus siguientes trabajos no ha conseguido ni siquiera acercarse a la repercusión de esta película, pero espera que todo cambie con su nuevo estreno, que acaba de llegar a nuestras pantallas, ¡Que suene la música!una comedia dramática protagonizada por Kristin Scott Thomas (El paciente inglés), Sharon Horgan (protagonista de la serie Catastrophe) y Jason Flemyng (Primavera en Normandía, Amanece en Edimburgo).

La acción transcurre en Inglaterra y se centra en las esposas de unos soldados que acaban de ser enviados en una misión a Afganistán. Lo mejor que pueden hacer es no pensar demasiado en el peligro que corren sus parejas, por lo que buscan alguna actividad social para entretenerse en la base donde viven. Las mujeres de dos altos mandos, muy opuestas entre sí, pretenden montar un coro femenino con sus compañeras. El filme está basado en un hecho real, eso sí, idealizando un poco los personajes y retorciendo las situaciones para convertirla en entretenida. Es una película de buen rollo que proporciona sonrisas y lágrimas y que pretende ser muy plural, hay un matrimonio interracial y otro formado por dos mujeres. Conozcamos algunas de las curiosidades del filme.


  

-El origen. La película está basada en una historia real. El punto de partida fue un documental de la BBC, sobre una directora de coro que seleccionó y ejercitó a cantantes amateurs. Este reportaje despertó la curiosidad de los cineastas, que decidieron investigar y conocer a fondo el tema para crear una historia.

-Hablando con las esposas. Antes del rodaje, el equipo se entrevistó con las esposas de militares que protagonizaron estos hechos y que consiguieron forjar una camaradería a través del canto. Ellas les explicaron sus vidas con mucha valentía y sinceridad y, podían ser tanto desgarradoras como hilarantes, lo que convenció a Cattaneo que el filme debía tener un tono, primordialmente, cómico. Estas conversaciones les sirvieron para crear unas historias ficticias que dieran forma al guion. 

La película cuenta la historia de un coro femenino real. / A CONTRACORRIENTE

-Las guionistas. Peter Cattaneo tenían muy claro, y era innegociable, que el guion tenía que ser escrito por mujeres. Las elegidas fueron Rossane Flynn (The labyrinth) y Rachel Tunnard (que acaba de escribir la segunda parte del filme animado Chicken run). Querían que fuera un filme sobre un grupo de mujeres pero sin un mensaje de género.

-En el lugar de los hechos. El rodaje tuvo lugar durante seis semanas en la misma base de Yorkshire del Norte donde se formó el primer coro de esposas de militares. Esta base suministró al equipo de la película uniformes específicos, vehículos, localizaciones y asesoramiento. Los soldados y sus familias, que viven allí, fueron utilizados como extras e, incluso, la localización escogida para representar la casa de Kate fue el auténtico enclave del primer encuentro del coro de esposas militares, en 2010.

La guerra y los soldados permanecen en un segundo plano. / A CONTrACORRIENTE

-Esquivando la polémica bélica. El filme transcurre durante la Guerra de Afganistán, pero la intención de sus creadores no era hablar de un conflicto bélico porque la gente tiene opiniones muy encontradas al respecto y no querían profundizar demasiado en ello ni hablar de las ventajas e inconvenientes de una intervención militar. Por eso se concentraron en las mujeres para hablar de temas más universales como la camaradería, la amistad o la soledad, mientras que los soldados estaban fuera de escena.

-La belleza de los defectos. Todas las canciones se registraron en el escenario con las imperfecciones de un coro aficionado tratando de lograr un sonido real. El reparto practicó la canción definitiva antes del rodaje, pero prefirieron no ensayar las primeras actuaciones de canto para asegurar que fueran espontáneas y genuinas.

Kristin Scott Thomas proviene de familia militar. / A CONTRACORRIENTE

-La paciente castrense. Los productores convencieron a Kristin Scott Thomas con tan solo una llamada. Sabían que venía de una familia militar y que tenía el tipo de sentimientos con los que ella podría conectar fácilmente. Le gustó mucho que hubiera humor y tragedia en una película y pensaba que era una oportunidad para cantar (aunque estaba algo nerviosa por este detalle), mostrar su sentido del humor e interpretar drama.

-La banda sonora. Los responsables del filme estuvieron repasando cientos de canciones con la intención de elegir las mejores piezas para el coro y que guardaran relación con la historia. Exploraron en la música pop y rock contemporánea, pero su gran sorpresa fue que las que mejor se adaptaban eran los clásicos electro pops de los 80 cuya vitalidad, además, creaba un contraste con la austeridad de la vida militar. Finalmente escogieron grandes éxitos de esa década como Time after time de Cindy Lauper, Only you de Yazoo, Shout de Tears for Fears o We are family de las Sister Sledge.


  

-Un coro dentro y fuera. Cattaneo no se cansa de repetir que la película fue cobrando vida al mismo tiempo que un grupo de actrices que nunca antes se habían visto generaban inmediatamente un lazo por medio de ese canto. Asegura que es el reparto más estrechamente unido con el que ha trabajado y que siempre estaban hablando y bromeando entre tomas, y todavía mantienen el contacto entre ellas meses después del rodaje.

-El título español. El realizador admite que no le gusta el título original del filme (Military wives, Mujeres de militares) y reconoce que el castellano, ¡Que suene la música!, le parece mucho más apropiado. No es el único país que ha cambiado el título. Por ejemplo, en Francia se titula The singing club, en inglés; muy parecido al de Suecia, Sangklubben (El club de canto); en Italia es La sfida delle mogli (El desafío de las mujeres), y en Finlandia, Yhteinen savel (Melodía común).

El rodaje provocó una estrecha relación entre las actrices. / A CONTRACORRIENTE

-Los coros femeninos, hoy. En la actualidad hay más de 2.300 mujeres vinculadas al ejército en 75 coros a lo largo de Gran Bretaña y en el extranjero y se ha convertido en todo un fenómeno. Incluso cada nuevo destino de sus parejas tiene algo excitante, ya que saben que, si esa base dispone de un coro, pueden integrarse rápidamente en el grupo ya que, aunque cada uno tiene su propia identidad, todos funcionan de un modo muy parecido y unos valores compartidos. En los créditos finales podemos ver algunos de ellos.

-Siguiendo con mujeres. El director parece haberse encontrado a gusto con el tema y, en la actualidad, está trabajando en dos nuevos proyectos relacionados con mujeres que transcurren en el mundo del deporte. Uno alrededor del fútbol femenino y otro similar sobre el baloncesto.