CRÍTICA DE CINE

'La familia que tú eliges': adorable discapacidad

'La familia que tú eliges' se muestra igual de condescendiente y estereotipada que 'Rain Man' o 'Forrest Gump'

Estrenos de la semana. Tráiler de ’La familia que tú eliges’.

1
Se lee en minutos
Nando Salvà

La familia que tú eliges ★★

Dirección:  Tyler Nilson, Michael Schwartz

Intérpretes:  Zack Gottsagen, Shia LaBeouf, Dakota Johnson, Bruce Dern

Título original:  'The peanut butter falcon'

País:  EEUU

Duración:  97 minutos

Año:  2019

Género:  Drama

Estreno:  17 de julio del 2020

Hollywood acredita un historial nada ilustre a la hora de retratar a personas con síndrome de Down y, aunque representa un pequeño paso adelante -al menos su intérprete principal es un actor con discapacidad y no una estrella en busca del Oscar-, 'La familia que tú eliges' se queda muy lejos de ofrecer un retrato complejo de la afección.

Noticias relacionadas

Su protagonista es Zak (Zack Gottsagen), un joven treintañero que escapa de la residencia de ancianos en la que fue abandonado para perseguir su sueño y dedicarse profesionalmente a la lucha libre, y que en su viaje a través de la Norteamérica sureña vive una serie de aventuras -encuentros con personajes pintorescos, persecuciones marítimas,escenas de confraternización etílica, chapuzones líricos, coqueteos con la muerte- en compañía de un pescador también fugitivo (Shia LaBeouf) y una enfermera (Dakota Johnson). Entretanto, la película derrocha calidez y lecciones sobre la importancia de los lazos afectivos, y se muestra mucho más cargada de buenas intenciones que de verdadero interés dramático.

En el proceso, decimos, 'La familia que tú eliges' se muestra igual de condescendiente y estereotipada que 'Rain Man' o 'Forrest Gump' o tantas otras ficciones sobre personajes con minusvalidez. Zak es un ser aniñado e inocente cuya única función dramática -además, claro, de la de resultar increíblemente adorable- es cambiarles la vida a sus compañeros de periplo, y darnos a los espectadores la posibilidad de sentirnos bien con nosotros mismos por el mero hecho de empatizar con él.