07 ago 2020

Ir a contenido

Historia de un icono

¿Quién fue Ned Kelly?

El personaje protagonista de la película 'La verdadera historia de la banda de Kelly' forma parte de la identidad cultural de Australia

Carol Álvarez

Momento de la película ’La verdadera historia de Ned Kelly’

Momento de la película ’La verdadera historia de Ned Kelly’

El estreno de La verdadera historia de la banda de Kelly es el enésimo intento de recrear la historia mitad real mitad leyenda del forajido más famoso de Australia, un personaje que ha trascendido su propia vivencia para convertirse en un icono en el país.

La película dirigida por Justin Kurzel que tuvo la premiere española  en el Barcelona Film Festival está inspirada en la novela La verdadera historia de la banda de Kelly, de Peter Carey, que obtuvo el premio Man Booker en 2001 por su peculiar estilo en la recreación del mítico personaje y su forma de narrar los episodios más populares de su vida.

La novela

Publicada por El Aleph y Quinteto en edición de bolsillo con traducción de Enrique de Hériz, la novela insufla al protagonista una vida que no tuvo, ya que se conservan pocos documentos originales sobre sus fechorías hasta que fue ajusticiado en 1880, con apenas 25 años y una carrera delictiva abultada como forajido, ladrón de caballos y atracador de bancos en constante desafío a la autoridad de la policía de la época. Kelly pudo tener una vida corta, pero su origen inmigrante, su infancia precaria y la opresión con la que fue tratado ha fascinado a generaciones enteras de australianos que han visto en el personaje un símbolo de la rebelión y la lucha contra las circunstancias muy arraigado en la cultura del país.

Las películas

Las hazañas de Kelly y su banda han sido adaptadas en otras ocasiones. El cineasta británico Tony Richardson dirigió una versión protagonizada por un jovencísimo Mick Jagger en 1970 llamada Ned Kelly, cuando había ya media docena de producciones en blanco y negro que intentaban reproducir la historia del bandolero. 

La versión más famosa, con todo, fue la del malogrado Heath Ledger de 2003, que protagonizó junto a Orlando Bloom, Geoffrey Rush y Naomi Watts.

El arte

El más célebre pintor australiano, Sidney Nolan, dedicó parte de su obra a reivindicar la figura de Ned Kelly a través de distintas series pictóricas en que quiso recoger la esencia de su vida desde un punto de vista romántico: grandes llanuras, espacios polvorientos, el desafío frecuente a la autoridad y, sobre todo, el último de sus episodios, la batalla de Glenrowan, donde fue capturado tras un duro asedio en el que llegó a enfrentar a la policía con un traje de hierro que él mismo ideó para intentar esquivar las balas. 

'Glenrowan', de Sidney Nolan (1970) / sidney nolan trust/ bridgeman images

La caja cuadrada de metal en la cabeza de Kelly es así una de las imágenes más icónicas que ha legado Nolan para recordar la figura del bandolero. 

El museo

En Melbourne, la ciudad donde fue ajusticiado Kelly, la prisión que lo tuvo entre rejas en su última morada sigue abierta para visitas. Son muchas las cárceles que abren puertas en todo el país, en recuerdo y homenaje a su pasado de colonia penitenciaria. En la Old Melbourne Gaol recuerdan que justamente fue Ned Kelly el primer preso que ahorcaron y que sus restos fueron saqueados e incluso su calavera, que se conservaba en el almacén de la prisión, fue aparentemente robada en 1978.

Interior de la cárcel de Melbourne donde Ned Kelly fue ajusticiado y que se puede visitar/ c. álvarez