05 ago 2020

Ir a contenido

FILMACIÓN DE UN CLÁSICO

'Hamilton' salta de Broadway a nuestras pantallas

Disney+ estrena mañana, viernes, la versión filmada del ya mítico musical de Lin Manuel-Miranda sobre los padres fundadores de Estados Unidos

Juan Manuel Freire

Lin-Manuel Miranda y Philippa Soo en una imagen de ’Hamilton’. 

Lin-Manuel Miranda y Philippa Soo en una imagen de ’Hamilton’. 

Quien más, quien menos ha oído hablar de 'Hamilton', el musical sobre los padres fundadores de Estados Unidos con ritmo hip hop. Pero, en realidad, no son tantos quienes se han podido permitir verlo, y mucho menos en una versión con casi la integridad de su reparto original. Todo eso cambiará cuando mañana, viernes, día 3, la versión filmada de este fenómeno cultural –distinguido con el Pulitzer de drama y el Tony al mejor musical en el 2016– aterrice en Disney+.

La obra escrita, compuesta y protagonizada por Lin-Manuel Miranda ya llamó la atención incluso en su primera, más modesta encarnación en el Off-Broadway, en el 2015. No podía ser de otro modo. 'Hamilton' no era el primer musical sobre los padres fundadores: en 1969 se estrenó '1776', con canciones de Sherman Edwards y libreto de Peter Stone. Pero sí era el primero en que dichos estadistas eran interpretados por actores negros y latinos, en un recordatorio de que Estados Unidos es de todos, como le recordaron cuatro senadoras demócratas a Donald Trump el pasado verano.

'Hamilton' alcanza, por fin, a una gran cantidad de público en un verano tristemente emblemático para las relaciones raciales en Estados Unidos. Durante los pasados cinco años, el mensaje integrador, progresista e inspirador de la obra no parece haber cuajado del todo en el país, pero ¿y si esta versión filmada lo consiguiera? Soñar es gratis. Un mes de Disney+ cuesta 6,99 euros.

De síndrome de Stendhal

Hay algo en lo que esta versión filmada gana a la vivencia real: además de filmar dos representaciones con nueve cámaras dispuestas por todo el teatro, el equipo del filme, capitaneado por Thomas Kail (también director del montaje escénico), capturó de cerca, de forma exclusiva, trece de los cuarenta y seis números, lo que permite al espectador acercarse a los rostros de los actores, casi bailar entre ese reparto celestial.

Eso permite experimentar con, si cabe, aún mayor intensidad un espectáculo que no es solo política, sino también pasión amorosa. Del tesorero Alexander Hamilton se cuenta –o se canta– tanto la vida oficial como la personal: el cuadrilátero en que se mete con su esposa Eliza (Philippa Soo), su cuñada Angelica (Renée Elise Goldsberry) y su amante Maria Reynolds (Jasmine Cephas Jones).

Las baladas R&B que surgen de estas relaciones son eléctricas: el primer síndrome de Stendhal llega con 'Helpless', en la que Soo parece basarse en Beyoncé para sus cadencias medio cantadas, medio rapeadas. Durante toda la obra, se rinde tributo al legado de Broadway al tiempo que se recuperan frases, ganchos y elementos clásicos de la reciente música negra. Es un musical como no, no hay otro. Abrácenlo en la distancia.