03 abr 2020

Ir a contenido

POLÍTICA CULTURAL

"El audiovisual catalán sale de la uci para subir a planta"

El Institut Català de les Empreses Culturals presenta su plan de acción con un incremento presupuestario del 8,5% respecto del 2019

Ramón Vendrell

Belén Funes y Marçal Cebrián recogen el premio al mejor guion por ’La hija de un ladrón’ en los últimos Gaudía, hace un mes.

Belén Funes y Marçal Cebrián recogen el premio al mejor guion por ’La hija de un ladrón’ en los últimos Gaudía, hace un mes. / ACN / JORDI PLAY

"El audiovisual catalán entró en la uci en el 2018". Y en el 2020 saldrá de la uci pero no camino del "tanatorio", que era una posibilidad, sino para "subir a planta". Con este símil extensible a casi toda la cultura catalana que depende en mayor o menor medida de las ayudas de la Generalitat ilustró Miquel Curanta, director del Institut Català de les Empreses Culturals (ICEC), la relativa buena nueva que significa para el organismo el presupuesto catalán 2020, el primero nuevo desde el 2017, cuya aprobación todavía tardará en torno a un mes y medio.

Recordatorio: las cuentas autonómicas acordadas suponen que la Conselleria de Cultura pasa de 251 a 287 millones de euros, casi el 1,2% del presupuesto. "La normalidad sería que Cultura se llevara el 2%", dijo Curanta. Pero algo es algo. Para el ICEC el magro incremento significa pasar a gestionar 63,6 millones de euros, el 8,5% más que en el 2019. Cuaranta presentó ayer el plan de acción del ICEC.

El instituto, dependiente del Departament de Cultura, convocará este año nueve nuevas líneas de subvenciones, entre ellas para el cómic en catalán (100.000 euros), la emprendeduría cultural (350.000 euros), la creación de podcasts en catalán (120.000 euros), la producción y difusión de programas culturales para televisión o redes (300.000 euros) y las coproducciones cinematográficas internacionales minoritarias (por cuantificar).

Los seis ejes sobre los que se estructurará el acceso a las ayudas son la igualdad de género, la sostenibilidad, el desarrollo de públicos, la emprendeduría, el talento emergente y el catalán, que tendrá más peso como baremo. Nota sobre la sostenibilidad: de momento se introduce de manera "tímida" para el ámbito libresco (papel reciclado, por ejemplo), pero el ICEC ha encargado al Consell Nacional de la Cultura i de les Arts (CoNCA) un informe sobre el impacto de los sectores culturales en el medioambiente que más adelante acarreará requisitos. Es un melón por abrir que antes o después repercutirá en los festivales musicales.

Por áreas culturales, el ICEC destinará al audiovisual 16,3 millones de euros (el 34, 6% del total de ayudas), siete millones a las artes escénicas (14,8% del total), 5,6 millones a la música (11,9% del total), 1,7 millones al libro (3,6% del total), 0,8 millones a las artes visuales (1,7% del total) y 0,7 millones a la cultura digital (1,5% del total). Hay asimismo partidas transversales para el desarrollo empresarial (11,4 millones; 24,2% del total), la internacionalización (2,3 millones; 4,9% del total) y la creación y fidelización de públicos (1,3 millones; 2,7% del total).

Los 16 millones que faltan para llegar a los 63,6 son para estructura y acción directa del ICEC.

Menos Premis Nacionals de Cultura

Por otro lado el CoNCA informó ayer de que reduce de diez a cinco los Premis Nacionals de Cultura, para dar mayor «visibilidad» a lo largo de todo un año a los creadores y entidades distinguidos. El consejo trabaja en la elaboración de un programa plurianual de cultura y de un plan interdepartamental de educación, cultura y universidades, así como en la puesta en marcha de una mesa entre administraciones.