28 mar 2020

Ir a contenido

REGRESO DE UNA BANDA DE CULTO

José Ignacio Lapido: "Quien quiera tranquilidad, que no monte una banda de rock'n'roll"

El histórico grupo granadino 091 muestra este sábado en Apolo su primer disco con canciones nuevas en 24 años, 'La otra vida'

Jordi Bianciotto

091.

091.

Hace cuatro años que 091, ilustre banda de rock granadina, reaparecía en los escenarios dos décadas después de su canto del cisne. Alboroto en la afición ante una gira que dio a entender lo importantes que habían sido canciones como ‘La vida qué mala es’, ‘La calle del viento’ o ‘Qué fue del siglo XX’ para una generación de aficionados. La reunión se reanuda ahora yendo más allá del ‘revival’: un álbum con material de estreno, ‘La otra vida’, que el grupo muestra este sábado en Apolo, dentro del festival Guitar BCN.

Para José Ignacio Lapido, guitarrista y compositor, que en los años de la desbandada desarrolló una sustanciosa carrera en solitario, este segundo regreso “debía ser con canciones nuevas”, destaca, aun siendo consciente de que, por muy buenas que fueran, lo tendrían difícil para medirse el pasado. “La gente que nos ha seguido asocia cada canción a una época de su vida, mezclando la música con sus vivencias personales, y es difícil competir con eso”, reflexiona. Pero las novedades, asegura, “está funcionando igual de bien en los conciertos”.

No hay vuelta atrás

Empezando por ese ‘Vengo a terminar lo que empecé’ que abre el álbum y que, aunque no lo parezca, escribió sin pensar en la peripecia de la banda. “Pero al grabarla nos dimos cuenta de que sonaba a declaración de intenciones, y mucha gente lo ha entendido así”. Lapido, compositor de culto del rock español, cree que no escribe distinto al trabajar en un disco en solitario o en uno de 091. “Yo voy componiendo y seleccionando lo mejor que veo”. Lo que tuvo claro es que retroceder en el tiempo no era una opción factible. “No podía volver al punto en que lo dejamos, en 1995; habría sido un ejercicio absurdo, porque en estos 25 años yo he seguido creciendo como músico, y cumpliendo años”. La actitud sigue siendo la misma, subraya. “Seguimos siendo unos enamorados del rock’n’roll, pero profesionalizados”.

Pero 091 es la unión de cinco músicos, a los que se suma ahora un sexto, el teclista Raúl Bernal (que ya trabajó con Lapido en solitario), y los que figura su distintivo vocalista, José Antonio García, “cantante de una gran expresividad y con una voz que, cuando la oyes, sabes que es él”, piropea el guitarrista. A él le corresponde así hacer suyos unos textos en los que Lapido advierte rasgos evolucionados. “Hay una distancia, una ironía y cierto humor negro, ingredientes que a una canción de rock’n’roll, tocando temas como el amor, la muerte y el paso del tiempo, le sientan bien”, considera. Cierto fatalismo parece asomarse en piezas como ‘Condenado’, ‘Déjalo morir’ o ‘El rey’. “Cuando uno cumple años y ve que el fin está más cerca que el principio, el tema del final se vuelve más presente”.

Una lucha constante

Lapido ha cumplido los 57 y sabe que la vida del músico es “un sube y baja”, pero le admira constatar que lleva tanto tiempo en esto, desde que, en 1984, 091 debutó con ‘Cementerio de automóviles’, un disco lastrado por una producción desenfocada con aires caseros pos-punk. “Fue un peaje que pagamos casi todas las bandas de la época: grabación precaria, poco tiempo, falta de experiencia, ausencia de un productor que te guiara”, recuerda. Desde aquel entonces, “la lucha ha sido una constante” porque “quien quiera tener una vida tranquila, que haga oposiciones en lugar de montar una banda de rock”.

Él abrió durante unos años otras vías laborales: columnismo en el diario ‘Granada Hoy’ y guiones para series de televisión como ‘Arrayán’, del Canal Sur. Todo curte, y al fin y al cabo se trata de escribir, ¿no? “Pero tiene poco que ver con hacer canciones; era una serie de emisión diaria y se funcionaba un poco en plan industrial”, explica. Y ahora, recuperado 091, ¿se centrará en el grupo o lo alternará con su obra solista? “Es un poco pronto para decirlo. Este año toca disfrutar del nuevo disco y de los conciertos. Pero mi faceta en solitario no la voy a abandonar. Ya veremos de qué forma se compaginan las cosas”.