ESTRENO EN NETFLIX

'Los dos Papas': duelo de sotanas en Netflix

Fernando Meirelles reúne a los dos últimos pontífices en 'Los dos Papas', que acaba de llegar a la plataforma de 'streaming' tras su paso limitado por las salas de cine

Benedicto XVI (Anthony Hopkins) y Francisco (Jonathan Pryce), en ’Los dos Papas’.

Benedicto XVI (Anthony Hopkins) y Francisco (Jonathan Pryce), en ’Los dos Papas’.

2
Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

Fernando Meirelles estaba sumergido en la preparación de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Río cuando le llegó la propuesta de adaptar la obra de teatro de Anthony McCarten, una ficción documentada alrededor de los tres encuentros que tuvieron lugar entre el Papa Benedicto XVI y el cardenal Bergoglio antes de convertirse en pontífice.

El director brasileño responsable de títulos de denuncia social como ‘Ciudad de Dios’ o ‘El jardinero fiel’, se sintió atraído por la idea de que dos personas con una visión del mundo y de la Iglesia totalmente antagónicas se sentaran a dialogar. “Es algo que cada vez se hace menos. Hay una polarización y radicalización en todas las áreas y el tema central de la película es la tolerancia. ¿Es posible que dos personas que piensan diferente puedan sentarse a hablar? ¿Es posible escuchar al otro?”.

‘Los dos Papas’, recién llegada a Netflix tras su paso limitado por las salas de cine, se ha convertido en una de las tres películas producidas por la plataforma  que ha acaparado nominaciones a los Globos de Oro, junto a ‘El irlandés’, de Martin Scorsese e ‘Historia de un matrimonio’, de Noah Baumbach. Opta a cuatro galardones: mejor guion, mejores intérpretes (Jonathan Pryce que encarna a Bergoglio y Anthony Hopkins que se metamorfosea en Benedicto XVI) y mejor película dramática.

¿Demasiado 'light'?

¿Su secreto? Acercarse de forma humana y divertida a la figura de los dos pontífices. Para algunos, un planteamiento irrespetuoso, para otros, demasiado 'light' a la hora de hablar de temas peliagudos como el abuso a menores o la condena de la homosexualidad y el aborto. “Todos esos aspectos se hablan en la película y creo que existe una visión muy crítica hacia ellos, pero no queríamos que se centrara en los problemas de la Iglesia”

Noticias relacionadas

Meirelles reconoce que es fan del Papa Francisco porque se siente cercano a su visión del mundo. “Habla del planeta como una casa común que estamos destruyendo. Mientras los líderes quieren construir muros, él quiere tender puentes”. Sin embargo, se ha sentido algo decepcionado ante los escasos cambios que se han producido en el seno de la Iglesia. “Como voz política está siendo muy importante, pero no ha logrado revolucionar la institución como yo esperaba”.

Por el momento, el director no sabe qué piensa el Papa Francisco de su película. No contaron con el beneplácito del Vaticano, tampoco con su censura. Pero el cardenal Turkson le pidió un DVD para que el Pontífice pueda verla. 

Temas

Netflix