08 ago 2020

Ir a contenido

'THRILLER' SUPERVENTAS

Los poderes ocultos de Juan Gómez-Jurado

El autor regresa con 'Loba negra' tras vender 280.000 ejemplares de 'Reina Roja', ambos protagonizados por "el ser humano más inteligente del mundo", Antonia Scott

Anna Abella

Juan Gómez-Jurado, este noviembre durante su visita a Barcelona.

Juan Gómez-Jurado, este noviembre durante su visita a Barcelona. / JOAN CORTADELLAS

Antonia Scott -“el ser humano más inteligente del mundo”, insiste Juan Gómez-Jurado (1977)-, una mujer fría e inconsolable, cuyo ‘pasatiempo’ es “imaginar, durante tres minutos al día, cómo matarse” porque eso la mantiene cuerda, caza asesinos y criminales usando su privilegiada mente. Gracias a ella, y a su compañero, el policía Jon Gutiérrez, bilbaíno, gay, protector, sentimental y fan de Sabina, el escritor madrileño ha vendido 280.000 ejemplares de ‘Reina Roja’, donde ambos personajes, “condenados a encajar aunque sean como el yin y el yang”, debutaban hace un año. Ahora ataca con una segunda entrega, ‘Loba negra’ (Ediciones B), con una tirada inicial de 150.000, donde sigue pidiendo a sus lectores que guarden el secreto de la serie. Igual que a todo periodista que se le pone delante: “Sabes que no vamos a hablar del libro, ¿no?”, lanza al empezar la entrevista. 

"Les agradezco que protejan la experiencia de lectura. No entiendo qué necesidad hay en el mundo cultural de contar ‘spoilers’. Hay tráileres que te explican todo lo que pasa en la película. ¡Yo no quiero saber qué va a pasar! El lector es inteligente, no hay necesidad de dárselo todo mascado”, reitera el cocreador de los pódcast 'Todopoderosos' y 'Aquí hay dragones', que comparte con Rodrigo Cortés, Javier Cansado y Arturo González Campos –con quien firmó ‘Batman mola más que tú’ y a quien acaba de prologar ‘Marvel ¡Qué hermosa eres!’ (Minotauro)-.

Mafia rusa en la Costa del Sol

Autor de otras siete novelas, publicadas en 40 países, Gómez-Jurado asume que tanto ‘Reina Roja’ y ‘Loba negra’ tratan sobre “poderes invisibles”. En esta última, centra la acción en una Costa del Sol colonizada por las mafias, en especial la rusa. “Cada semana hay crímenes que no salen en las noticias porque hay que proteger el turismo y porque como se matan entre ellos no afecta mucho la vida diaria de los ciudadanos”. Son mafias, especifica en la trama, que blanquean dinero de los negocios de la droga, la extorsión y la prostitución. Por el puerto de Málaga, cifra, pasan al año 200.000 contenedores con tres millones de toneladas de productos, pero solo hay 11 aduaneros para controlarlos.

El cascabel al gato

Pero no busca “denunciar nada”. Con sus libros, en una época con tantas “tentaciones de ocio”, solo busca, afirma, “divertir a la gente y que esta se enganche y se olvide de Twitter, del móvil”. Lo dice alguien muy activo en las redes, con miles de seguidores, que jamás podrá decir que “las redes sociales sean un peligro”, a pesar de que su serie trata sobre otro poder oculto, el control del ciudadano desde internet. “En casa tengo a Siri [el altavoz inteligente de Apple]. Un amigo me dice si no me da miedo.‘¿No llevas tú todo el día el móvil en el bolsillo?’, le respondo. Si hablas con alguien de quesos al poco te salta un anuncio de quesos… vivimos en escucha permanente desde que hace años la sociedad decidió dar una parte de nuestro intelecto y nuestra conciencia a un buscador. Tenemos la agenda en el teléfono, las fotos en una nube… Lo hemos asumido. La pregunta es cómo le ponemos el cascabel al gato, cómo combinar sus enormes bondades con los enormes peligros. El mundo es mejor y también está más amenazado”.

Con algo de inspiración en el humor de “Eduardo Mendoza con su detective dramático e inverosímil a la vez”, Gómez-Jurado va volcando sus referentes. “A mí me interesa tanto Shakespeare como BatmanPlatón como la Oreja de Van Gogh. Es cosustancial a nuestros tiempos, cada día se borran más las fronteras entre alta y baja cultura. La gente consume lo que le divierte y eso es síntoma de madurez como sociedad. Puedes reconocer a Hamlet en ‘El rey león’. Aquí pueden estar ‘The Wire’ o las canciones de Sabina. Cada lector reconoce sus códigos”.