Ir a contenido

Jo Nesbo y la venganza

El escritor noruego presenta 'Cuchillo', nueva entrega de la serie del detective Harry Hole

Beatriz Martínez

Jo Nesbo, la pasada semana en Madrid. 

Jo Nesbo, la pasada semana en Madrid.  / EFE / KIKO HUESCA

Uno de los grandes exponentes de la novela negra nórdica, el noruego Jo Nesbø, presentó en Madrid su última novela, ‘Cuchillo’ (Roja & Negra / Proa), la decimosegunda entrega de la saga Harry Hole que supone un punto de inflexión dentro de la trayectoria del personaje abocándonos a un posible final. Quizás por eso, antes de comenzar su intervención el autor anuncia: “Que nadie me pregunte si esta será la última, ni yo mismo lo sé y en eso, hay que mantener también el misterio”. 

Lo que sí parece claro es que con ‘Cuchillo’ ha querido cerrar cabos sueltos y aportar una perspectiva nueva y fresca a una serie de novelas que comenzó en 1997 con ‘El murciélago’. “En los libros anteriores Harry Hole era un mero observador, pero en este caso se sitúa delante de la cámara, él es el principal foco de atención. Todos los hechos que tienen lugar evolucionan en torno a él. Por eso es mi libro más personal. Es un libro que trata sobre Harry”. 

Las cosas no le van demasiado bien al protagonista en esta ocasión. La única mujer a la que ha logrado amar, Rakel, lo ha echado de su vida. Ha sido readmitido en la policía de Oslo, pero en un departamento en el que no puede investigar los casos que le interesan, por ejemplo, devolver a la cárcel al violador múltiple Svein Finne. De nuevo comenzará a beber y entrará en una espiral pesadillesca que lo enfrentará a sus propios demonios. 

La venganza se convierte en uno de los motores de la acción. Para el autor, es un sentimiento que forma parte intrínseca del ser humano. “El ojo por ojo está presente en la historia de nuestra civilización. Es algo visceral. Como diría John Wick (en alusión al personaje cinematográfico que interpreta Keanu Reeves), cuando haces algo en contra de alguien, hay consecuencias. Es un sentimiento complejo y peligroso, pero que está presente aunque no lo queramos admitir, porque en el fondo, provoca satisfacción. Además, no tiene por qué ser una venganza de sangre, hay formas mucho más sofisticadas”. 

Violencia psicológica

La violencia en ‘Cuchillo’ no se manifiesta en esta ocasión de una manera física, sino psicológica. Se trata, en palabras de Nesbø, de una violencia mental que nos sumerge en los fantasmas íntimos del personaje destruyendo todo su mundo. 

El autor, acostumbrado a plasmar en sus novelas el lado más oscuro del ser humano, reconoce que uno de sus grandes miedos es que puedan hacer daño a sus seres queridos. La idea de un secuestro, le aterra. Por eso ha escrito un testamento en el que especifica que todo su patrimonio irá a parar a la Fundación Harry Hole para la alfabetización infantil, no solo para que quede claro que no podría pagar un rescate, sino porque no cree "ni en Dios ni en los líderes, pero sí en el poder ser útil a los demás”. 

Reconoce que no es su intención incluir una visión política en sus novelas, pero opina que cualquier decisión que se toma en cualquier aspecto de la vida, tiene un trasfondo político, y que eso inevitablemente se cuela en los personajes, que ha defendido como el motor de sus historias. Para Nesbø, el crimen es una metáfora sobre la descomposición moral del mundo

El cine

Sobre la posibilidad de que ‘Cuchillo’ pudiera convertirse en película al igual que ocurrió con ‘El muñeco de nieve’, el escritor ha manifestado que no siente que haya una especial necesidad y que una obra literaria no se encuentra supeditada a su adaptación cinematográfica. “Algunas funcionan, otras no. Cuando leí las críticas de ‘El muñeco de nieve’ decidí que no quería verla para no tener que opinar”, ha comentado sobre la fallida adaptación a cargo de Tomas Alfredson y protagonizada por Michael Fassbender. 

La crítica ha alabado ‘Cuchillo’ como la mejor entrega de la serie desde ‘Petirrojo’ (2000), consagrando a Jo Nesbø como uno de los grandes maestros del enigma contemporáneos.