CRÓNICA

Kiko Veneno, vibrante 'flamencodelia' en Apolo

El músico lució su buen momento con el inquieto repertorio de 'Sombrero roto' en la primera edición del festival 'Rock & Palmas'

Concierto de Kiko Veneno. 

Concierto de Kiko Veneno.  / FERRAN SENDRA

Se lee en minutos

No va con Kiko Veneno lo de acomodarse en logros pasados e ir tirando, y ahí está el disco que publicó la pasada primavera, ‘Sombrero roto’, en el que somete su arte de la canción a nuevos enfoques y tratamientos sin dejar de ser él mismo. Estrofas reflexivas con ironía sureña, filosofía cotidiana a golpe de rumba y funk, a su estilo, ahora con más textura electrónica, si bien en directo, este sábado en Apolo, todo ello volvió a cambiar un poco de forma con la entrada en escena de una hermosa banda de ocho músicos.

Veneno culminó la noche de ‘Rock & Palmas’, el ‘primer festival flamencodélico’, que contó con propuestas de otras dos generaciones:  la autodenominada ‘kinkidelia’ del grupo sevillano Derby Motoreta’s Burrito Kachimba y el ‘set’ de Dj Panko, el ex-Ojos de Brujo. Artistas cuyos mundos entroncan con la tradición representada por el rock andaluz de los 70 y por el mismo Kiko, que abrió su actuación, a modo de brújula, con el clásico ‘Los delincuentes’ (de su alto debut, el álbum ‘Veneno’, de 1977), canción que desliza la idea de la que parte el nuevo repertorio: “Me quiero asegurar / que mi sombrero está bien roto y así los rayos / pueden entrar en mi cabeza”.

La pista ‘dylaniana’

Te puede interesar

Así, con la cocorota despejada, dejando que las vibraciones mundanas le insuflaran nuevas motivaciones, nos adentró Kiko en composiciones de estreno a partir de la descarada ‘Titiri titiri’, listo para hacer uso de una “goma pa borrar lo que no importa”. En Kiko hay mucho sur y bastante surrealismo, pero también un poso de Dylan, aspecto reforzado en el campo instrumental por esa copiosa ‘troupe’ a lo ‘Rolling Thunder Revue’ con cuatro guitarras tanto españolas y como eléctricas (una de ellas a cargo del ex-‘delinquente’ Diego Pozo) y el violín de Félix Roquero, presto a la filigrana solista en la suave ‘Ojalá’.

Canciones como ‘La higuera’ y ‘Autorretrato’ mostraron a un Veneno refrescante, sin miedo a hacer equilibrios sobre tramas cibernéticas de un modo que haría feliz a David Byrne, y convivieron a gusto con rescates del pasado lejano (‘Traspaso’, dando paso al trance psicodélico) o no tanto (la rumba caliente de ‘La rama de Barcelona’). Y al final, dos caras de ese finísimo Veneno de madurez: el extrovertido funk de ‘Sombrero roto’ y, en otro extremo, la melancolía de ‘Obvio’, otro momento álgido del disco, este sin inventos, a voz y guitarra, cruzándose con viejos trofeos (‘Joselito’, ‘Volando voy’) y consumando el prodigio de mantener inquieta una carrera tras más cuatro décadas de servicio.