21 feb 2020

Ir a contenido

CRÓNICA

The Waterboys, segunda juventud en Razzmatazz

El grupo de Mike Scott gestionó su veteranía con modos refrescantes en un concierto en el que alternó el material de los 80 y 90 con su inquieta obra reciente

Jordi Bianciotto

Mike Scott, durante la actuación de The Waterboys en Razzmatazz.

Mike Scott, durante la actuación de The Waterboys en Razzmatazz. / FERRAN SENDRA

Mike Scott está en racha, publicando buenos discos a razón bienal y ofreciendo conciertos en los que nunca sabes qué va a pasar. Su banda luce estable, atenta a sus cambiantes necesidades, y no es exagerado afirmar que The Waterboys viven a su discreta manera una segunda juventud, con pases edificantes como el de este lunes en Razzmatazz (Festival Mil·lenni).

Quinta visita en siete años (contando la del 2018 en Sant Cugat) y nueva demostración de cómo gestionar un capital amplio, 36 años de canciones, sin dar la impresión de que el pasado es más grande que tú. Scott da a su catálogo un tratamiento de material vivo, retocando contornos (dos coristas), recomponiendo desarrollos (un poco de ‘síndrome Crazy Horse’) y vulnerando la regla de colocar los ‘hits’ al final. El concierto comenzó a golpe del álbum ‘Fisherman’s blues’, de 1988 (la suave ‘When ye go away’ apuntando al himno céltico que le da título), y la quinta pieza fue la famosa ‘The whole of the moon’, integrada como una canción más.

Rock con negritud

Un pie en el legado clásico y otro en el siglo XXI, casi la mitad del ‘set’, si bien extrañamente solo cayeron tres piezas del nuevo disco, ‘Where the action is’. Pero Scott y los suyos transmitieron intensidad más allá de cuáles fueran las canciones elegidas. Sonido tendente al rock rugiente con flexibilidad negra, de guitarra eléctrica y órgano telúrico, el de Brother Paul Brown, mirando de reojo al sonido de mercurio ‘dylaniano’. Y con otro puntal en el violín de Steve Wickham (el único cómplice de Scott que aguanta desde los 80) realzando la novedosa ‘Ladbroke grove symphony’.

Scott mira sin manías a quienes le precedieron en el oficio, y lanzó dedicatorias a Keith Richards (‘Still a freak’) y al finado Ginger Baker: esa pieza titulada ‘Blues for Baker’ que es, en realidad, un solo de batería. Y basculando entre la delicadeza acústica (‘The pan within’) y la crudeza con ingredientes de ‘jam’ (‘Morning came too soon’), The Waterboys siguieron entregándose a la música sin mirar el reloj, hasta rebasar las dos horas en tiempo de bis, cuando ‘A girl called Johnny’ y ‘How long will I love?’ completaron el retrato de una palpitante banda con una larga historia detrás.

Temas Conciertos