Ir a contenido

ESTRENO EN GIRONA

Joan Ollé lleva a escena 'La mort i la primavera'

El director adapta la novela más autobiográfica de Mercè Rodoreda que aparece en el montaje como narradora interpretada por Rosa Renom

Marta Cervera

Un momento de ’La mort i la primavera’.

Un momento de ’La mort i la primavera’. / MAY ZIRCUS

Mercè Rodoreda (1908-1983) escribió 'La mort i la primavera' a la vez que su conocida novela 'La plaça del Diamant'. Joan Ollé adaptó con éxito esta última en un espectáculo que bordó Lolita. Este sábado, el director estrena en el Teatre El Canal de Salt, dentro del festival Temporada Alta, su propia versión de 'La mort i la primavera', una distopía ambientada en un lugar imaginario donde el dolor y el sufrimiento son el  denominador común. Es una coproducción con el TNC, donde recalará a partir del jueves en la Sala Petita.  

La novela Rodoreda, que se publicó de forma póstuma, sitúa la acción en un lugar extraño donde reina un orden férreo y el deseo sexual es reprimido con todo tipo de torturas. Es una reflexión amarga sobre la sociedad y el poder. "Lo que narra la obra podría ocurrir hoy. De hecho en Corea del Norte ocurre algo semejante", dice Ollé. "También podría pasar en un país primitivo. Rodoreda retrata un lugar infernal cuyos dirigentes no pretenden la felicidad de su gente sino todo lo contrario: que sufran y no deseen.  Es una pesadilla  o como la autora misma dice: 'un universo alucinado donde todo es maldad'".

Ollé incluye en su dramaturgia a la propia Rodoreda como narradora. Rosa Renom encarna a la escritora. Es ella quien guía al espectador a través de la historia con un reparto integrado por Francesc Colomer y Sara Morera, Joan Anguera, Pepo Blasco, Roger Vila. 

"Es una pesadilla o como la autora dijo: 'un universo alucinado donde todo es maldad", señala Ollé

Reducir y dar forma teatral a las 300 páginas de la novela para convertirla en un drama de 30 ha sido una árdua tarea, sobre todo teniendo en cuenta que el director no ha añadido ni una palabra que no estuviera en el texto original. Su versión se basa en la edición realizada por Núria Folch en 1986. "Aunque Rodoreda dejó el texto inacabado, he optado por esta es una versión cerrada", apunta el director. "Todo lo que se dice en la obra es de Rodoreda. Quiero que sus palabras lleguen con fuerza".

Ollé, como muchos expertos en Rodoreda, está convencido de que esta obra habla del horror de los campos de concentración. La escribió a principios de los años 60 cuando estaba exiliada en Ginebra, a la vez que otras obras como 'La plaça del Diamant'.  

Existe una la gran distancia aparente que hay entre esta obra y el resto de las novelas de Rodoreda. "En este cuento negro la acción no transcurre en el siglo XX ni ocurre en zonas urbanas ni tiene personajes civilizados como protagonistas como es habitual en sus novelas", resalta Ollé.  El universo de 'La mort y la primavera' se adentra a un mundo más próximo al de sus cuentos, como los de 'Viatges i flors', donde narra viajes a planetas imaginarios y sórdidos. "Rodoreda siempre dijo que 'La mort i la primavera' era su libro más autobiográfico. Quizá tenga que ver con que su amante Armand  Obiols tuviera que colaborar con la organización responsable de las deportaciones a campos de exterminio nazis, algo a lo que no se ha dado demasiado bombo en la literatura catalana". El horror de todo aquello resuena en la obra.  

El director ambienta la obra en un espacio vacío, con pocos elementos, una escenografía geométrica donde juega con luces y sonidos para crear atmósferas.