Ir a contenido

ESTRENO EN EL MERCAT

Quim Bigas revisa 40 años de danza en 'Desplaçament variable'

El coreógrafo se inspira en 38 filmaciones de solos conservados en el Mercat de les Flors para hacer una reinterpretación con tres bailarines

Marta Cervera

Un momento de ’Desplaçament variable’, de Quim Bigas.

Un momento de ’Desplaçament variable’, de Quim Bigas.

Él archivo del Mercat de les Flors da vida a 'Desplaçament  variable', una obra de Quim Bigas ('Hippos', 'La llista', 'Molar') que repasa los últimos 40 años de danza a través de 38 diferentes solos que ha seleccionado del archivo del Mercat de les Flors. "Es una sala pequeña donde guardan videos VHS y cedés. Entrar allí es como viajar en el túnel del tiempo", afirma el creador catalán, que vive entre Barcelona y Copenhage. Bigas ha confiado a tres bailarines reinterpretar esas piezas sin imitar, aunque plasmando su espíritu y algún trazo.

Es la primera producción del Mercat esta temporada y la primera que utiliza el archivo para crear una pieza. Su responsable, Manel Alcobé, dejó el puesto en el 2012 a causa de los recortes presupuestarios. "El Mercat funciona con unos presupuestos inferiores a los del 2010", recordó Àngels Margarit, directora del centro. La mayoría de piezas se han representado en el Mercat, aunque no todas. El archivo del Mercat conserva documentos desde la época de L’Espai, antiga sala situada en Travessera de Gràcia que fue epicentro de la danza en los años 80. 

Los bailarines Aina Alegre, Soren Linding Urup y Sílvia Sant Funk reformulan
las obras

Bigas eligió trabajar a partir de solos donde no había escenografía u objetos, con un cuerpo que se desplaza en el espacio. De los 256 trabajos de danza con un único intérprete que visionó ha elegido 38 solos de ellos para realizar una lectura y reformulación de los mismos con un sólido trio de bailarines formado por Aina Alegre, Soren Linding Urup y la veterana Sílvia Sant Funk. "Se trata de una pieza documental. En la primera parte se reproducen pedazos de esas coreografías. Es una obra que juega con la memoria, porque trabajamos a partir de recuerdos. En ella la presencia es tan importante como la ausencia", señala Bigas, creador catalán que vive entre Barcelona y Copenhage. Su intención es mostrar una narración de los movimientos para ver "cómo se mueve la danza".

Más que crear un 'medley' con retazos de movimientos de distintas sensibilidades lo que ha acabado surgiendo en la obra es "una superposición de cuerpos habitando el espacio".  La pieza sigue un orden cronológico. Los primeros movimientos pertenecen a 'Es schwant', que Susanne Linke presentó en el Mercat en 1983, y el último, a 'What scratches the glasses from inside', de Kat Valastur/Adlibdances.  "Aunque todas las obras han salido del archivo del Mercat no todas se han visto en él", apunta. Es una obra empapada de memoria donde "la presencia es tan importante como la ausencia". El presente de la danza y el pasado se funden en un desplazamiento sin fin.