05 jun 2020

Ir a contenido

ESTRENO EN SITGES

'Ventajas de viajar en tren', revulsivo contra la inercia

Belén Cuesta y Luis Tosar participan en la atrevida ópera prima de Aritz Moreno, adaptación de la novela de Antonio Orejudo

Juan Manuel Freire

Belén Cuesta y Luis Tosar, mirados de reojo por el director Aritz Moreno, en Sitges.

Belén Cuesta y Luis Tosar, mirados de reojo por el director Aritz Moreno, en Sitges. / JORDI COTRINA

"Últimamente se ha hecho mucho cine a la carta, como respondiendo a las supuestas necesidades del público", nos explica Luis Tosar, casi un clásico de Sitges. "Se hacen comedias, ahora familiares, ahora más de amigos, ahora más de chicos y chicas… Buscando fórmulas todo el rato. La gente está empezando a buscar alternativas. Hay una cierta reacción al predominio de los algoritmos y se ansía cierta sorpresa".

En la proyección matinal de 'Ventajas de viajar en tren' en el festival de Sitges hubo sorpresas muy audibles: brotes de risa, gruñidos de grima, tomas de aire. Sobre todo si no has leído la novela de Antonio Orejudo en que se basa, la ópera prima de Aritz Moreno puede ser una desconcertante (en el mejor sentido) montaña rusa de estímulos. Lo que parece una comedia negra sobre un psiquiatra chalado (impagable Ernesto Alterio) no es solo eso ni mucho menos. Como en una matrioshka, cada historia oculta otra historia, cada una enmarcada en un género distinto, pero todas ellas presididas por el humor negro y la perversión.

Una novela inadaptable

Moreno escribió él mismo un primer tratamiento del guion, pero supo que necesitaría ayuda. Él no es guionista, según reconoce. Y además era demasiado fan del libro de Orejudo. "Más que fan diría casi talibán. Y claro, hacer cambios era inevitable… Ahí fue donde hizo su magia Javier Gullón". El mismo guionista que convirtió una obra tan compleja como 'El hombre duplicado', de José Saramago, en un 'thriller' adictivo, 'Enemy', de Denis Villeneuve, sin anular un ápice de ambigüedad. "En algunos momentos se trataba de contar lo que ocurre en la novela, pero de otra manera", añade Moreno. "La historia de Pilar [Castro] ha cambiado mucho respecto a la novela".

Ya hemos mencionado a Luis Tosar. Y sí, también está Pilar Castro. Pero además aparecen Ernesto AlterioQuim GutiérrezMacarena García, Javier Botet o Belén Cuesta. Preguntamos a esta última por qué confió en un director debutante con un proyecto tan extravagante: "Ante todo, era el guion. Con un guion como ese, no dudas, solo te dejas llevar. Lo que no quiere decir que algunos investigásemos un poco para ver quién era Aritz. Y ver sus cortos daba confianza". En uno de ellos, 'Cólera', visto en Sitges en el 2013, ya aparecía Tosar.

Todo bajo control

Cuesta y Tosar no habían coincidido antes en un rodaje, quizá porque ella frecuenta más las comedias y él los 'thrillers'. Esa colección de géneros que es 'Ventajas de viajar en tren' ha reunido a dos grandes por fin. La experiencia ha sido, dice Cuesta, "rara", por motivos que no se pueden decir sin 'spoilear' el filme. "Fue todo muy divertido, muy loco de hacer", añade. ¿Y a qué se refiere la nota de prensa cuando dice que los actores se sorprendieron por cómo se abordaba el rodaje? Comenta Belén: "En mi caso, me sorprendió que todo estuviera tan medido. Hay un momento en que sale volando una croqueta y ese día vino un señor de Francia solo para que la croqueta volase".

"No me gusta sufrir", explica Moreno. "No me gusta improvisar. Por eso todo estaba tan preparado". Una actitud que se traduce, a nivel cinematográfico, en una dirección controlada, mucho más depurada de lo que suele verse últimamente en el cine español (o no). "Me pasé varias semanas planificando cada secuencia plano a plano con mi director de fotografía [Javier Agirre, el de 'Loreak' o 'Handia']. No había 'storyboard', pero sí usábamos como referencia imágenes de otras películas. Siempre que había una duda, volvíamos a 'Magnolia' y todo listo".