Ir a contenido

UN NOMBRE DE CULTO DEL HARD ROCK

Graham Bonnet resucita Alcatrazz

La banda del excantante de Rainbow y Michael Schenker Group, que en los 80 fue lanzadera de Yngwie Malmsteen y Steve Vai, actúa en Razzmatazz 2 con su nueva formación

Jordi Bianciotto

Alcatrazz, en una imagen promocional.

Alcatrazz, en una imagen promocional. / EL PERIÓDICO

La historia del hard rock y del metal reserva una vitrina para el culto a Alcatrazz, la banda que Graham Bonnet creó en los años 80 tras sobrevivir a dos ‘guitar heroes’, Ritchie Blackmore y Michael Schenker. Su receta fue entonces apostar por más 'vedettes' de la guitarra: unos jóvenes Yngwie Malmsteen y Steve Vai, sucesivos fichajes para una formación, Alcatrazz, de vida breve pero inspiradora, que este domingo actúa por primera vez en Barcelona (Razzmatazz 2) con una renovada alineación.

La sinceridad por delante: "El nombre de Alcatrazz llama más la atención que el de Graham Bonnet Band", confiesa el que fuera cantante de Rainbow para explicar el porqué de este regreso. La nueva versión del grupo rescata al teclista original, Jimmy Waldo, y pone en el disparadero al guitarrista Joe Stump, "el mejor, capaz de tocar todo el material que el público espera". Confiando que no siga el mismo camino que sus predecesores. "En los 80, Alcatrazz podría haber tenido más éxito si hubiera durado más, pero siempre llegaba un punto en el que el guitarrista quería seguir su camino".

Repertorio panorámico

Bonnet cree que el segundo álbum de Alcatrazz, 'Disturbing the peace' (1985), con Steve Vai, fue el mejor de los tres que grabó la banda. "Porque con Malmsteen éramos una especie de Rainbow II, a la búsqueda de un sonido. Con Vai, el cambio fue radical", estima. Pero el actual repertorio de Alcatrazz abre el espectro al conjunto de la carrera de Bonnet, incluyendo temas de Rainbow, Michael Schenker Group e Impellitteri. "Todo el mundo te pide que toques esto o aquello, y es difícil con 40 años de material. Trato de satisfacer al conjunto del público", razona el cantante británico, que colabora ocasionalmente con Schenker ("algo muy agradable dado que en los 80 la relación acabó en un desastre") y se mira con distancia el regreso de Rainbow con nueva formación. "No he querido ni escucharla. No creo que sea esto lo que debería estar haciendo Ritchie". Su futuro pasa ahora por Alcatrazz: "tenemos un álbum casi terminado".